Sacar tiempo es una actitud

Change will not come if we wait for some other person or some other time. We are the ones we’ve been waiting for. We are the change that we seek. Barack Obama

Vamos con mi primer libro #scrivener #75000words #yopuedo #sacartiempoesunaactitud

Una foto publicada por Aitor Calero (@aitorcalerog) el

Justo hoy he publicado una foto en Instagram en la que muestro una captura de pantalla de lo que quiero que sea mi primer libro. El libro trata de gestión de micro ONGs, pero la temática es lo de menos. El objeto del artículo de hoy es hablaros de una problemática que es muy común a todos aquellos que tenemos inquietudes por hacer cosas.

Me estoy refiriendo a la típica pregunta de “y tú, ¿de dónde sacas el tiempo?” Sinceramente, creo que sacar tiempo es una actitud. Es decir, encontrar tiempo para hacer lo que te gusta es algo que depende de nosotros mismos.

Realmente, algunas veces tengo la impresión de que cuando me lanzan esta pregunta, yo debería devolver la pregunta siguiente ¿y tú cómo es que no lo encuentras?

Al hilo de lo que comentaba Tim Ferriss el otro día en este video sobre la procastinación, vamos a desgranar que supone escribir un libro de forma cuantitativa.

Buscando por Internet podréis encontrar que un libro viene a estar entre unas 60.000 y 90.000 palabras. Hace tiempo empecé a utilizar una herramienta que se llamaba 750 palabras, cuyo objetivo era obligarte a entrar en una dinámica de escribir al menos 750 palabras todos los días, que según su autor, venían a corresponder a tres hojas de un libro. Obviamente todo va a depender del tamaño de letra y del contenido, pero podemos hacer una estimación al alza y asumir que una página puede llegar a tener 400 palabras.

Tras haber usado esa herramienta durante bastante tiempo, sé que mi velocidad de escritura viene a ser unas 800 palabras en unos 30 minutos. Bueno, realmente puede que sean algo más, pero es mejor redondear para hacer unos cálculos más conservadores. Pues bien, si yo sé que soy capaz de escribir 800 palabras, dos hojas, en 30 minutos, seré capaz de escribir 1600 palabras, en una hora.

Supongamos ahora, que me dedico profesionalmente a escribir un libro (obviamente no tenéis nada más que mirar mi perfil en LinkedIn para saber que esto no es así). Si este fuera el caso, tendría un potencial de escritura de 8h × 1600, o lo que es lo mismo 12.800 palabras por día. Si multiplicamos 12.800 palabras por día por 365 días, tenemos que, el límite superior o el potencial de máxima productividad anual sería de 4.672.000 palabras. Y si dividimos este número por 90.000 palabras que podría tener el libro más largo, estaríamos hablando de que cada año sería capaz de escribir casi 52 libros. Si solo dedicara 4 horas, 26 libros, y si solo dedicara una hora unos 6 libros.

Éstos cálculos, aunque absolutamente irrealistas y absurdamente optimistas, sí que nos ayudan para responder a la pregunta. Es decir ¿cómo es que no encuentras tiempo para escribir un libro? Obviamente, quien dice escribir un libro dice cualquier otra actividad que se pueda plantear y que podamos medir (aprender un idioma, a tocar un instrumento, un lenguaje de programación, etc…)

Está claro que escribir un libro no es sólo ponerse a escribir y ya está como si fuera una churrera y está claro también que no hay nadie, o al menos nadie que yo conozca, que escriba de forma regular ocho horas al día los 365 días del año.

Así que, vamos a hacer una estimación realista de lo que yo podía lograr. Si entro en una dinámica en la que soy capaz de escribir 30 minutos por la mañana y 30 minutos por la noche de forma que el peligro de procastinar se divida por la mitad, podría funcionar. Me refiero al hecho, de que igual la tarea de ponerme una hora completa escribir hace que lo evite que diga “es que ahora no tengo una hora”. Sin embargo, la sensación de sólo tener que estar 30 minutos haciéndolo puede ser más llevadera.  Pues bien, asumiendo esto de una hora al día es dos periodos de 30 min, estaríamos hablando de unas 1200 ó 1600 palabras, siendo conservador, porque asumo que no todo el día tendré el mismo “flow” (como diría un rapero). Pues bien, asumiendo 1200 palabras por 365 tendríamos que podría escribir 438.000 palabras al año, lo que equivaldría a casi cinco libros. Creo que por una hora el día repartida en dos periodos de 30 minutos no está nada mal. Es más creo que es un cálculo motivador.

Otro aspecto interesante de este tipo de cálculos es que nos enfrenta a una realidad diferente. La realidad de que sacar tiempo realmente no es algo que alguien nos impida desde fuera, sino que es algo que nosotros podemos controlar.

Por cierto, que este post lo hecho dictando a Siri (con muy pocos retoques posteriores), así que tampoco hay excusa si estás lejos de un teclado. Es más, es posible que el hecho de poder dictar haga más llevadero esos momentos de debilidad cuando no queremos hace hacer frente a la tarea que nos hemos asignado.

Si sacar tiempo es una actitud, yo os pregunto ¿qué os impide hacer lo que queráis?

Un comentario para “Sacar tiempo es una actitud”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Change will not come if we wait for some other person or some other time. We are the ones we’ve been waiting for. We are the change that we seek. Barack Obama Vamos con mi primer libro #scrivener #75000words #yopuedo #sacar…

Dejar un comentario