Puertos y barcos. Una historia de visión, liderazgo e innovación probada con niños

No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige – Arthur Schopenhauer

Rotterdam by night Train

No publicaba en el cafelito desde hace mucho tiempo. Excusas hay miles, y no voy a entrar en ellas. El principal motivo es que he pasado por una fase en la que mi trabajo me dejaba mentalmente agotado, y apenas tenía fuerzas para escribir algo que mereciera ser publicado. Hoy sí. Además, hoy quiero compartir con vosotros parte del motivo por el que hace tiempo que no escribo. Os quiero contar en qué trabajo. Pero comencemos con una historia.

La idea en la servilleta del puerto de Rotterdam

Hace un par de días recibimos en mi empresa, Esri España, la visita de uno de nuestros clientes a nivel internacional más importantes. El puerto de Rotterdam. Habían llegado a un acuerdo para usar nuestros productos durante un periodo de 10 años. Para cualquiera que trabaje en el sector de las TI (Tecnologías de la Información), podéis suponer que para fiarte de alguien en este mundo durante 10 años, tienes que tener muy claro con quién te estás casando.

El puerto de Rotterdam lo ha hecho con esri, y una persona de su equipo, junto con parte del equipo de mi empresa en Europa, venía a contarnos su historia. Y esta sí que es una historia que merece ser cafelito.

¿Cómo se te ocurrió la idea?

Fue una pregunta mía, y hacía referencia a una frase que resumía toda la visión que tuvo el responsable de transformar el puerto de Rotterdam desde un punto de vista tecnológico.

Bueno, mi jefe me había asignado este reto, y en ese momento estaba trabajando en mejorar la eficiencia de las farolas del puerto, haciendo que fueran de tipo LED, así que fue algo que fui “procastinando”. Pero un día, cuando iba hacia el trabajo en el coche, me vino a la cabeza la imagen de un interruptor. ON, OFF, ENCENDIDO, APAGADO, y es algo que todo el mundo sabe. No tienes que explicar a nadie cómo funciona. Aunque lo que hay por detrás es muy complejo, usar esa tecnología es muy simple. Y eso es lo que quería para el puerto de Rotterdam. En ese momento, paré el coche y escribí esta frase en una servilleta.

La frase era,

toda la información sobre el puerto a tres clics de distancia

Si habéis trabajado como programadores, o en el mundo de las TI, sabréis lo complicado que es hacer esta visión realidad. Y lo más importante, y lo más novedoso del caso, es que uno puede tener esa visión, pero luego acabar construyendo un churro, que esté muy lejos de esa visión. El reto es ¿cómo se al final del día, que mi visión se ha hecho realidad? La idea de este responsable (TOP) del puerto fue brillante e innovadora.

Las pruebas del sistema las haremos con unos usuarios avanzados y muy exigentes.

Cuando un consultor oye esto, se pone traje y corbata. Y eso fue lo que hicieron mis compañeros de esri en Europa. Lo que no se esperaban, bajo ningún concepto, es que esos usuario avanzados y muy exigentes, fueran niños de 8 a 12 años. ¿No os parece genial? Si realmente quieres probar un sistema y quieres demostrar que realmente es sencillo, ¿quién mejor que ellos? Además, son ellos, quienes lo van a usar en el futuro. A mis hijas jamás les expliqué como encender una luz, o cómo usar el iPad (salvo para poner la clave).

Por supuesto, detrás de todo esto la complejidad es muy grande y ahí es donde entra mi trabajo. Yo trabajo en el diseño e implantación de unos sistemas de información que se conocen como Sistemas de Información Geográfica (SIG o GIS en inglés).

Mapas y datos

Una gran parte de los datos que manejamos a diario ocurre en un lugar y en un momento. Y al ser así, dónde están, donde estarán, dónde han estado, dónde podrían estar, dónde no podrían estar, dónde estoy, donde voy, y muchas más preguntas, necesitan para su respuesta un sistema que sea capaz de tener en cuenta la componente espacial. Ese sistema es un SIG.

Mi empresa es esri España, y hacemos cosas como esta:


Ver mapa más grande en una nueva página

Este mapa os puede parecer muy simple, pero dejadme que os explique… El mapa muestra, sobre el fondo negro, las zonas no ocupadas del puerto de Rotterdam. Esta información es clave para que los gestores del puerto, puedan saber dónde ampliar el espacio, dónde construir o dónde dar nuevas licencias. Y eso es posible, porque debajo de ese mapa tan simple, hay un sistema de información geográfica, que todos comparten, y que siempre está actualizado. De otra forma, sería imposible gestionar una “ciudad” portuaria de esa magnitud. Por cierto, podéis navegar por el mapa, y acercaros o alejaros como queráis. Además podéis cambiar el fondo de mapa a vuestro gusto y ver imágenes aéreas con más detalle.

Volviendo a la historia, ¿qué hicieron en Rotterdam y para qué? Vamos a responder primero a la segunda pregunta, ¿para qué? Rotterdam es el mayor puerto del mundo. Hoy en día tienen una longitud de unos 50 Km y si has comprado algo de china, es muy probable que un gran barco mercante haya atracado antes allí para luego traerlo definitivamente a España. Es un hub logístico mundial de primer orden. Y tiene una visión.

Su visión es ser el mejor puerto del mundo. No el más grande, el mejor. Hoy un puerto en Europa ya no puede competir en tamaño. Solo puertos en Asia pueden seguir ese modelo, por eso Rotterdam se tenía que reinventar. Pero, ¿de qué vive un puerto como éste?

En parte, de vender licencias de atraque. Si yo soy una compañía de importación y exportación, o si me da por abrir un negocio de compra venta en Argentina, es muy posible que tenga que ir al puerto de Rotterdam. Y es casi seguro que voy a necesitar un lugar en un puerto donde atraquen mis barcos. En el momento de elegir ese lugar, su localización, características, servicios, etc… puede ser clave para mi negocio. Y es ahí donde compiten los puertos. Y es ahí donde Rotterdam sabía que tenía que cambiar. Y lo hizo, y para ello usó un sistema de información geográfica.

Cuando una empresa pide una licencia de actividad en un puerto, no os podéis imaginar la cantidad de factores que hay que tener en cuenta. Tamaño de los barcos, calado, combustibles, enlaces a otros sistemas de transporte, espacio de almacenamiento, etc… y todo ello, sin un sistema unificado, supone retrasos en el tiempo que tarde el puerto en otorgar la licencia. Si les das un sitio con poco calado, tendrás un problema. Es más, los puertos se colmatan por los sedimentos, y tu tienes que saber que cada X tiempo, tendrás que dragar el puerto para que pueda seguir operando. Es más, mientras estás dragando, estás afectado al tráfico marítimo. ¿Y si un barco tiene un vertido? ¿En qué estado de conservación están mis muelles? ¿Qué rutas siguen mis barcos de abastecimiento de combustible? ¿Estará disponible esta zona dentro de 4 meses para un nuevo cliente? Todas esas preguntas son las que tiene que resolver un sistema de información geográfica de un puerto.

Por eso me gusta trabajar con mapas e información geográfica.

Lo grande de cómo abordaron el proyecto es que fueron capaces de evitar esto:

¿Estás demasiado ocupado para mejorar?

Durante un año, y a pesar de que todos estaban muy ocupados, se obligaron a encontrar el tiempo para reunirse y hablar entre todos los interlocutores del puerto. 50 reuniones donde poco a poco iban destilando un licor que acabó en un modelo de gestión del puerto. 10 niveles de información fue su resultado final. Con eso sabían que tenían todo lo necesario para dar respuesta a todas las cuestiones anteriores y muchas más.

Y sí, luego vino la tecnología. Big Data, mapas, inventarios, PDFs, etc… pero la visión fue lo que guió su rumbo.

Para mi la moreleja fue clara. Si quieres hacer algo relevante, tienes que tener una visión, tienes que tener capacidad de liderazgo y alguien que respalde ese liderazgo, y cómo no, tienes que probar por el camino si el resultado de lo que vas obteniendo, es lo que prometía tu visión.

¿Qué proyectos con estas características conocéis vosotros? Ah y casi se me olvidaba, si alguna vez necesitáis algo que tenga que ver con información geográfica, espacial o de direcciones, aquí me tenéis.

6 comentarios para “Puertos y barcos. Una historia de visión, liderazgo e innovación probada con niños”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige – Arthur Schopenhauer No publicaba en el cafelito desde hace mucho tiempo. Excusas hay miles, y no voy a entrar en ellas. El principal motivo es que…

  2. picaedro dice:

    Hacía tiempo que no publicabas pero la espera ha merecido la pena.

    Magnífico el post y sobre todo la información de que siguen existiendo empresas españolas de ese nivel, trabajando y desarrolando proyectos punteros e innovadores.

    Los GIS ayudan a mover nuestro mundo, esperemos que siga así y que la tecnología en general no se vea atropellada por las fabulaciones de nuestros políticos.

    Un saludo y enhorabuena por el trabajo bien hecho.

    • Gracias Picaedro! En realidad el trabajo lo han hecho nuestros compañeros de Europa y USA, pero la tecnología es igual en muchos otros proyectos aquí.
      Los políticos, poco a poco, sí que van captando lo importante que es saber dónde ocurren las cosas para poder tomar decisiones.

  3. Rosa M Cantón dice:

    Hola Aitor! Sabes si se ha hecho algo así en puertos de España? Me parece una idea genial. Un saludo!

  4. […] perfil con bastante experiencia en puestos similares en sistemas de información geográfica, que es a lo que me dedico. Decidir a quién se incorpora en una empresa y dentro de esta, en un equipo de trabajo, es una […]

Dejar un comentario