No te especialices, huye de la perfección y sé un general

“Los adultos están siempre preguntado a los niños pequeños qué quieren ser cuando crezcan porque están buscando ideas” - Paula Poundstone

Nos estamos convirtiendo en máquinas. Somos individuos hiper-especializados en una de las sociedades con más conocimientos (colectivamente) de la historia. Somos individuos como piezas dentro de un engranaje que conforma la máquina de nuestra sociedad. Desde pequeños, a través de la educación (familiar y escolar) se nos fuerza a contestar a la pregunta ¿qué quieres ser de mayor? La pregunta es, ¿por qué hay que ser una sola cosa de mayor? La especialización es la clave para que una cadena de producción funcione. Ford fue el primero que entendió este concepto. Chaplin, en Tiempos Modernos, ya nos apuntó los efectos que la especialización podría tener en nosotros. ¿Qué tiene de malo ser aprendiz de todo y maestro de nada? Por cierto que la famosa cita completa es “aprendiz de todo maestro de nada, normalmente es mejor que maestro de una“.

Es muy probable que hayas tenido que elegir ciencias o letras, universidad o formación profesional, y que te hayas especializado en una sola cosa durante tu vida profesional. Es la línea que nos marcan. Ahora bien, esa linea ¿nos hace felices? ¿nos hace individuos completos? ¿nos prepara para los cambios o sorpresas en nuestra vida laboral o personal? Yo creo que no, más bien al contrario.

Salvo casos muy contados, el ser humano tiene una tendencia natural a la diversidad, al conocimiento, a no centrarse en una sola cosa. Si no, nuestra sociedad sería muy similar a la de los insectos coloniales. Pero no es así. Si algo premió la evolución en nosotros fue precisamente, nuestra inquietud por investigar y conocer, no por ser perfectos en una sola cosa. La cuestión es que ahora parece que es necesario ser especialista en algo para poder progresar o ganarte la vida. Aparentemente, ser un experto es lo que nos abrirá más y mejoras puertas. ¿Es así?

Buscar la perfección, saber todo de algo concreto, es lo que nos señalaría como expertos en algo. Pero, ¿qué es más efectivo? ¿conocer el 99% de algo (la perfección no existe) o el 80% de varias cosas? ¿Cuánto nos lleva pasar del 80% al 99%? Ese 19% de diferencia puede superar con creces el tiempo que hemos necesitado en alcanzar el 80%. ¿Cuántas oportunidades de crecimiento personal y mejora habremos dejado escapar por mejorar un 19%? ¿Cuánto se nos habrá escapado en busca de la perfección imposible?

Un ejemplo personal para ilustrarlo. El inglés. Por mucho que lo intente, hay aspectos de mi inglés que ya no voy a mejorar a no ser que vaya a vivir a un país de habla inglesa. Eso no significa que no intente mejorar y aprender más cada día, pero no me merece la pena emplear horas y horas en mejorar un poco mi inglés, teniendo en cuenta que el uso que hago de él hoy día cumple de sobra con mis necesidades. Por supuesto, si más adelante necesitara mejorar mi idioma por un objetivo concreto, tendría que reconsiderarlo. A día de hoy, prefiero emplear mi tiempo escribiendo un blog, o aprendiendo a jugar al baloncesto y pádel.

Muchos de nosotros no mejoramos como personas porque nos han educado en la especialización. Sin embargo, en una sociedad tan cambiante y diversa como la que nos ha tocado vivir, ser especialista en una sola cosa puede no ser la mejor opción para asegurarnos el futuro. Aprendemos un oficio y luego no queremos que nos saquen de nuestro espacio de comodidad. Es un error. El verdadero conocimiento no radica en saber una sola cosa, sino en ser capaces de conectar ideas aparentemente no relacionadas, para crear algo totalmente nuevo o distinto. La cuestión es entonces, ¿cómo recuperar al Leonardo Da Vinci que todos tenemos dentro?

  • Lee cosas totalmente contrarias a lo que crees. Crees como yo, que el calentamiento global es un hecho, mira este vídeo. Eres religioso, lee a Richard Dawkins. Eres de izquierdas o derechas, lee a Fukuyama o a Marx. Cuanto más lejos de tus creencias, más se abrirá tu mente a nuevas ideas o nuevas reflexiones. No te regodees siempre en tus propias convicciones. ¿Qué libro ultimamente te ha hecho cambiar de opinión sobre algo?
  • Lee sobre algo totalmente nuevo. No te limites a los géneros que ya conoces. Lee ensayos, biografías, monólogos, teatro. Busca temáticas nuevas, mecánica, deportes, drogas, religiones. Hazlo cada cierto tiempo. Piensa en algo de lo que no tengas ni idea, busca referencias sobre un buen libro en la materia, y abre tu mente. ¿Qué género no has leído nunca? ¿De qué has leído ultimamente sobre lo que sabías y ha sido un descubrimiento?
  • Haz actividades que nunca hayas hecho nunca. Pinta un cuadro, toca un instrumento, patina, escribe, haz deporte, baila. La vida tiene un montón de actividades interesantes por hacer y nuestro tiempo en ella es limitado. No lo acortes tu limitándote a lo de siempre. Mi última experiencia ha sido jugar al baloncesto “en serio” por primera vez con 35 años, ¿cuál ha sido la tuya?
  • Oye música que no hayas oído antes. Ópera, rap, soul, new age, étnica. Experimenta oyendo voces, ritmos e instrumentos nuevos. ¿Tienes alguna sugerencia?
  • Prueba comidas nuevas. No hace falta que visites El Bulli. Símplemente pide cosas nuevas en los restaurantes o busca restaurantes de otros lugares del mundo que no hayas visitado nunca. ¿Qué comida del mundo ha sido tu último descubrimiento?

Limitarnos a lo de siempre nos empobrece y limita poco a poco. Cuando somos niños estamos abiertos a todo, a medida que crecemos nos cerramos cada vez más. Vuelve a ser niño y aprende de ellos. Cuando hacemos lo de siempre, lo habitual, lo cotidiano, nuestros circuitos neuronales recorren siempre el mismo camino. En eso se basan en aprendizaje y la memoria. Por el contrario, al hacer algo distinto nuestro cerebro crea nuevas conexiones neuronales. Nuevos caminos se abren en nuestro pensamiento. Lo mejor de todo es que explorar nuevos territorios nos llena como personas y nos hace más felices.

Estamos en el mundo para ser expertos. Es cierto, pero para serlo en el sentido etimológico original, es decir, para experimentar. La vida es un experimento. No dejes que se convierta en una película que ves desde el patio de butacas. Sube al escenario y se protagonista. ¿Te has preguntado alguna vez por qué la palabra que define el rango más importante en cualquier ejército del mundo es “general”? No es casualidad.

¿Qué pensáis? ¿hasta qué punto es bueno especializarse en algo? Dejad vuestras opiniones en los comentarios.

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdame a promocionar 1C11 en Bitácoras.com, haciendo clic en el icono que aparece más abajo. Mil gracias.

20 comentarios para “No te especialices, huye de la perfección y sé un general”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tardas en leerlo de 6 a 10 minutos “Los adultos están siempre preguntado a los niños pequeños qué quieren ser cuando crezcan porque están buscando ideas” – Paula Poundstone Nos estamos convirtiendo en máquinas. Somos individu…..

  2. [...] No te especializes, huye de la perfección y sé un general http://www.uncafelitoalasonce.com/no-te-especializes-huye-de-la-…  por 1cafelitoalas11 hace 4 segundos [...]

  3. Jean Machuca dice:

    Me gustó ver la frase “La vida es un experimento” en el artículo publicado, ya que es una frase que uso y aplico mucho.
    También admiro a Da Vinci por su versatilidad, ingenio y valentía, su búsqueda de la excelencia en todas las actividades que realizaba y no sólo en una como el resto de los limitados.

  4. [...] This post was mentioned on Twitter by Francisco Morales, Iwakura Akisuki. Iwakura Akisuki said: Huye de la perfeccion y se un general. http://bit.ly/eT1PB8 [...]

  5. rm. adarraga dice:

    Yo apostaría por el justo medio: tener de base una especialización es necesaria para “trabajar” en tus inicios profesionales, y también cuando vienen mal dadas -pej quiebra/despido y búsqueda de nuevo trabajo-, porque en esas ocasiones ser generalista no te va a ayudar.

  6. [...] No te especialices, huye de la perfección y sé un general. en Un cafelito…. [...]

  7. [...] de todo maestro de nada, normalmente es mejor que maestro de una”, es una frase que leí en un artÍculo hace poco que me gustó mucho y que se me vino a la cabeza al ver las diferentes formas de [...]

  8. Gerson E. A. Arenivar dice:

    Me ha encantado este post. Definitivamente es necesario volver a tomar consciencia de lo que dices. Hoy en día es fácil que alguien critique a otro porque no trata de “especializarse” y aunque estoy de acuerdo en lograr un equilibrio, la idea de que experto es experimentar y que el título de General sea el rango más importante en un ejército, es muy aleccionadora.

  9. [...] de los que tenemos algo que decir y nuevos caminos que emprender. Como bien decía Aitor en su post No te especialices, huye de la perfección y se un general, el ser humano tiene una tendencia hacia la diversidad y parece como si poco a poco quisiéramos [...]

  10. muy buen tema recapacite .un poco enserio y ahorita me doy cuenta que no disfruto mi vida .y que como un sabado .yo sola lo hago lunes .y mis actividades ,casi siempre son las mismas:D

  11. lena dice:

    Abrirse a nuevos mundos, crear otros caminos, darse nuevas oportunidades eso es vivir y es cierto la vida es más corta de lo que nos imaginamos sin contar con los accidentes y sorpresas que se te presentan sin previo aviso. Intenta cosas que simplemente nunca haz hecho.

  12. Elena Rodríguez dice:

    Genial Aitor, totalmente de acuerdo, y a ver si a la gente con infinitos intereses y ganas de aprender nos dejan de ver como inconstantes o vagos… que es lo que me ha pasado a mí muchas veces. Por simple charlar, te cuento que me acuerdo de una chica que fue mi amiga que sólo leía a Jane Austen y a otro que no recuerdo, y sus vidas, obras y milagros, sólo oía dos o tres grupos musicales, y acabó dejando de ser mi amiga porque decía que no era normal que todo me interesara (oye, no todo me interesa, pero hasta que no sé de qué va no puedo saberlo!!) Siento la vanalidad del comentario. Saludos!

  13. [...] el apoyo de Francia contra los ingleses), científico, en definitiva la definición de ungeneral. Franklin tenía un enemigo en el congreso que nunca le había dirigido la palabra. Para acercar [...]

  14. [...] apoyo de Francia contra los ingleses), científico, en definitiva la definición de un general. Franklin tenía un enemigo en el congreso que nunca le había dirigido la palabra. [...]

  15. [...] No te especialices, sé un general y huye de la perfección [...]

  16. Javier dice:

    No estoy en absoluto de acuerdo.

    Si hay algo que odio en esta vida son los dilettantes que saben y opinan de todo.
    “Saber” algo cuesta mucho esfuerzo y tiempo y la vida no es tan larga como para desperdiciar esfuerzos.

    • Tan malo es ser un diletante (con una sola t por cierto) como no saber el mundo en el que vives y solo tener interés por una cosa en la vida. Se puede y debe, en mi opinión, estar bien informado de muchas cosas y por supuesto, ser especialista en algunas de ellas.

      Una cosa es ser superficial y otra estar informado

  17. Muy orteguiano el planteamiento.

  18. Anónimo dice:

    […] principal problema de la mayoría de las personas es que ¡nos gustan cientos de cosas! somos generales en potencia. Es una de las virtudes que la selección natural decidió premiar en la especie […]

Dejar un comentario

Please leave these two fields as-is:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.