Los métodos más efectivos para ayudar a tus hijos a hacer los deberes

 “Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.” Aristóteles

Studying Science. Aitana's first #mindmap

El primer MindMap de Aitana

En uno de mis últimos post se generó un “interesante” debate acerca de la educación. Yo sigo sosteniendo, y parece que no soy el único, que la educación en España va a mejor. El post mencionaba la necesidad o no de los deberes, y acabó derivando en cómo educar a los hijos. Se compartieron muchos enlaces, y mientras tanto yo seguí investigando sobre el tema, al fin y al cabo, no soy más que un “knowmad”.

He encontrado algunas webs con información muy interesante sobre qué funciona y qué no en educación, y lo que es más importante para nuestro día a día con nuestros hijos, qué técnicas educativas podemos utilizar para ayudarles de forma efectiva. Primero irá la teoría y luego la práctica.

Lo que dice la ciencia pedagógica sobre la educación. Top y bottom ten

En definitiva, ¿qué es lo que funciona y qué no? O mejor dicho, que es lo qué dicen los estudios que parece funcionar mejor y qué es lo que no. Bien, pues en esta web se destacan tanto los 10 mejores métodos como los 10 peores. Analicemoslos.

Curiosamente, entre esos 10 primeros aparece la repetición. Eso tan odiado como “aprender de memoria”, que no “de memorieta” y para ello ¿qué recomiendan? Deberes, preguntas y repuestas, tests… Está en el número 4. El top three se lo llevan, 1º Similitudes y analogías, 2º Tomar notas y hacer resúmenes 3º, Refuerzo positivo (mi traducción de “reinforcing effort”, corregidme si me equivoco). Vamos con la tercera que tiene más chicha.

Básicamente, el refuerzo positivo viene a decir que, LOS PROFESORES Y LOS PADRES, deben dejar de premiar los méritos diciendo algo así como “es muy bueno en cálculo”, “o tiene una memoria prodigiosa” o “tienes un talento natural para la pintura”. Es posible que sea así, pero no estamos hablando de elogiar sino de técnicas para que nuestros hijos aprendan. En vez de eso habría que decir, “cómo se nota que has trabajado mucho las sumas y las restas” o “le has tenido que echar horas para aprenderte eso” o “has tenido que practicar mucho”. Esto es justo lo contrario de lo que promueven charlas como la de Sir Ken Robinson en TED o en su libro “El Elemento” y mucho más en la línea de evitar buscar nuestras pasiones, y trabajar más en ellas. No lo digo yo, lo dice la evidencia en educación.

A mi me parece mucho más liberador. ¿Que hay talento innato? Seguro ¿Que rendirse ante la “falta de talento” para X,Y o Z, es peligroso? Mucho. “Es que no soy bueno para los idiomas” Chorradas. No tendrás motivación suficiente o interés, pero no busques escusas. Bruce Willis o Anthony Hopkins son tartamudos, ¡supera eso! La cuestión es, “ser lo suficientemente bueno con las habilidades que tienes y que puedes desarrollar por ti mismo“. Eso es tener talento.

Y ahora vamos con los 10 peores. Y quiero resaltar especialmente uno que, además, es el que marcan específicamente como “negativo”, repetir curso. No hay una medida educativa más controvertida que aprobar una ley de educación que suprima que un niño repita curso. Inmediatamente se la tildará de que no valora el esfuerzo, de que premia a los vagos, etc… Sin embargo, la evidencia es clara, es netamente negativa. Y lo que es más grave, es negativo para el propio niño, y para la propia sociedad. Yo no repetí, pero vi a unos cuantos compañeros hacerlo (por favor, si hay repetidores me gustaría oír vuestra historia).

Parad a pensar, ¿cómo se sentiría un niño al que le separan del resto de sus compañeros, para volver a leer el mismo libro subrayado ya, y con niños nuevos al año siguiente? No imagino un entorno más desmotivador. No he buscado estadísticas, pero intuyo que el porcentaje de abandono escolar entre repetidores será tremendo. Aun así, y a pesar de que el propio ministro de Educación ha reconocido y cuantificado la lacra que supone repetir curso, en la LOMCE se repetirá curso si se suspenden a la vez, lengua y mates. ¿Si alguien me lo puede explicar? Yo no logro entenderlo.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a hacer los deberes?

Ya hemos tenido suficiente teoría. Vamos con la aplicación práctica para ayudar a nuestros hijos a hacer los deberes. Para ello, además del top ten mencionado antes, me voy a apoyar en otro recurso de educación basado en la evidencia, se trata de un conjunto de herramientas de la Toolkit Endowment Foundation, que también califica las mejores y peores prácticas educativas. La mejor forma de ayudar a nuestros hijos, y que están a nuestro alcance en casa, serían las siguientes:

  • Similitudes y analogías. Básicamente consiste en preguntarles ¿en qué se parece esto a lo otro? ¿Podrías ponerme un ejemplo de X que conozcas?
  • Autoregulación. Introducirles en los conceptos de la productividad y el GTD. Es decir, cosas que se deberían enseñar en la escuela como tales, técnicas de estudio.
  • Tomar notas y resumir. Claramente es una técnica que depende de la edad, pero que podemos ir practicando.
  • Valorar el esfuerzo. Aplaudir el tiempo que se ha dedicado a aprender algo, o el número de aciertos que se ha tenido. Valorar el esfuerzo y no “habilidades innatas”.
  • Repetición. Ayudar a aprender de memoria. Tablas de multiplicar, ríos, cordilleras, nombres… No es porque ese conocimiento concreto vaya a ser necesario. Es porque esa técnica es útil para su desarrollo como personas. Alguna vez tendrán que saber cómo recordar algo, hablar en público en inglés, o ser actores… El contenido es lo de menos.
  • Métodos gráficos. MindMaps (MapasMentales) como el de la foto, aunque no solo, como el que ilustra el artículo y que hizo mi hija Aitana. Dudo que fuera efectivo, pero le divirtió hacerlo y aprendió la técnica. Visualmente son una herramienta muy poderosa.
  • Activar/Reforzar conocimientos previos. ¿Te acuerdas de eso que viste sobre…? Tratar de relacionarlo con conocimientos previos, que su mente busque en sus recuerdos y les obligue a pensar en patrones comunes.
  • Tecnología digital. Usar iPad, móviles, internet. Hay cientos de aplicaciones educativas, divertidas, y muy bonitas y ¡les encantan! No seamos cerriles, a nuestros hijos les encantan los iPhones por el mismo motivo que a nosotros, moooolan. Punto. Molan por el mismo motivo que nos molaban los relojes casio calculadoras hace 30 años.
  • Deberes. Yo lo dije todo antes. Básicos, para ellos y para nosotros. Sí, son un rollo, para ellos y para nosotros. Y sí, la evidencia dice que son efectivos. Por cierto, más en secundaria que en primaria.
  • Aprender con aventuras en la naturaleza. En mi debe. Siempre pienso que salgo poco al campo con ellas. Este verano estuve en De Pino a Pino y ¡qué gozada! Cómo aprendió a manejar arneses, a valerse a por sí misma a 10 metros de altura, a superar miedos… Un refuerzo tremendo y muy divertido.

El orden y la selección es totalmente personal, pero basada en ambas fuentes. He excluido de forma deliberada aquellas técnicas que solo pueden llevarse a cabo en la escuela, bien porque dependan directamente del profesor, o porque necesiten un trabajo colaborativo con sus compañeros. Por supuesto, no todas aplican a todas las edades, y debemos ser nosotros y los profesores, los que usemos unas u otras para ayudarles a crecer y a aprender. Pero tener estas pautas en la cabeza, seguro que ayudan a nuestros peques en el fascinante mundo del aprendizaje.

¿Cómo lo veis? ¿Utilizabais ya alguna de estas técnicas? Lo comentamos.

 

 

 

 

18 comentarios para “Los métodos más efectivos para ayudar a tus hijos a hacer los deberes”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:  “Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.” Aristóteles El primer MindMap de Aitana En uno de mis últimos post se generó un “interesante” debate acerca de la educación. Yo sigo sosteniendo, y parece qu…

  2. David dice:

    Debo decir que discrepo completamente con tu opinión respecto a repetir curso. En este caso la idea "tradicional", de que suprimir la repetición implica despreciar el esfuerzo y premiar a los vagos es totalmente válida. No podemos pecar de buenismo ni de ingenuidad en este tema, tan característico de la izquiereda bienintencionada (y lo dice un votante del PSOE) y presuponer que un estudiante que no ha sabido sacar adelante un curso será capaz de hacerlo al año siguente, con la rémora adicional de las asignaturas que arrastre, es exactamente eso. No digo que no haya excepciones, pero la norma es la que es.

    Evidentemente que el mecanismo educativo no puede expulsar de primeras a los menos válidos como residuos del Sistema, sino que debe ofrecer instrumentos para tratar de recuperarlos e integrarlos de nuevo. No obstante, este justicia social no debe anteponer el bien de unos pocos al de la mayoría. Repetir curso seguro que no es agradable para ningún crío. No obstante, desde la experiencia del profesorado, puedo asegurar que si un niño no alcanza el nivel suficiente como para pasar de curso, obligar al resto de compañeros a cargar con esa losa el año siguiente es injusto y contraproducente. Para el y para los demás.

    Salvo casos excepcionales, en estas ocasiones el niño no es capaz de seguir el ritmo del resto, no en vano llega a ese curso sin los conocimientos y habilidades que sus compañeros sí tienen. Y las clases de apoyo tal como están concebidas no sirven para que las alcance. El problema en un 90% de las veces no es académico, sino familiar, de educación en casa, y en definitiva ajeno al desempeño del centro. Y eso no se soluciona eliminando la repetición de curso.

    Además, cuando un niño no ha podido aprobar un curso entero, dificilmente podrá sacar adelante el siguiente más las asignaturas pendientes.

    En definitiva, la alternativa debe pasar por tratar de poner los medios de apoyo y ayuda a lo largo del curso vigente, no a toro pasado. Y si aun así el alumno no lo supera, no puede se le puede transmitir el mensaje de "no pasa nada, el año que viene ya lo harás mejor.. o no".

    Un saludo.

    Pd: desearia desarrollar más la argumentación, pero escribo desde un móvil y cuesto horrores redactar de esta manera.

    • David, la cuestión es que los estudios dices que no es efectivo, y que es perjudicial no solo para el repetidor ni para el resto. La solución no sé cuál podría ser, pero si un repetidor es una carga para sus compañeros, ¿no lo será también para sus futuros compañeros cuando repita? ¿Por qué la siguiente promoción tiene que pagar con la carga de repetidor? ¿no sería también injusto para ellos?

      No es un tema de "buenismo" es un tema de evidencia científica pedagógica y ver qué mecanismos son los que funcionan y cuáles no, aunque vayan en contra de la intuición. No seré yo el que quiera dejar de premiar el esfuerzo 😉

  3. chicageek dice:

    A mí me llama la atención el concepto "ayudar a los hijos a hacer los deberes". A mí mis padres nunca me ayudaron a hacer los deberes, y no pienso por ello que no me educaron bien o se desentendieron. Sí que se preocupaban por mi formación, por lo que había hecho en el cole o por las tareas que tenía que hacer en casa. Pero eso de sentarse conmigo a hacerlos, nada. Los deberes eran mi responsabilidad y los hacía yo por mi cuenta.

    No tengo muy claro si ayudar a hacer los deberes es algo positivo. Por supuesto que está muy bien que los hijos sepan que nos pueden preguntar si tienen dudas o no entienden algo, pero de ahí a ayudarlos siempre por defecto hay un trecho. Son los niños los que tienen que hacer el esfuerzo para resolver el problema de mates o responder las preguntas del comentario de texto, no los padres. ¿No es un poco "sobreprotecció"?

    (Nota: no tengo hijos, así que sólo puedo hablar de mi experiencia como hija, no como madre)

    Saludos 🙂

    • Hay que precisar lo que yo entiendo por ayudar. Ayudar NO es hacerle los ejercicios, para mi es enseñarles a estudiar. Si les enseñamos a lavarse los dientes, peinarse o comer, también debemos enseñarles a hacer los deberes, e igual que les ayudamos a vestirse creo que es importante que les ayudamos, y mucho más al principio, a tener hábitos de estudio.

      Cuando sean más mayores, la mejor ayuda será, seguramente, ayudarles cada vez menos, como en todo, para que sean 100% independientes.

  4. rcm25 dice:

    En primer ligar deseo felicitarte por tu blog. Te sigo desde hace mucho y todavia no habia participado. ¡Enhorabuena!

    Aunque comparto buena parte de tus ideas y he encontrado otras muy interesantes frecuentemente esta vez tambien debo discrepar en cuanto a la repeticion de curso.

    Soy profesor es dificil otorgar normas generales pero desde mi experiencia puedo decirte que creo que debemos intentar desdramatizar la repetición de curso.

    Es una medida positiva, en buena parte de los casos. Es una cuestión de madurez. Siempre digo que esto es como la agricultura. Si las peras no estan maduras no es conveniente recolectarlas todavia.

    Hablas del esfuerzo pero te aseguro que en buena parte de los casos no hay ese esfuerzo. En los que lo hay es muy dificil que el profesor permita la repeticion. Te lo aseguro.

    En cuanto a los deberes en mi opinión crean hábito de trabajo y por tanto son positivos. El problema radica en que no deben ser excesivos.

    • Tu experiencia propia es muy fuerte, pero la evidencia parece clara, y lo he visto ya en dos fuentes distintas. La cuestión no es tanto si es positivo o negativo, sino qué otras medidas dejamos de tomar cuando obligamos a repetir curso completo, ¿no sería mejor que se repitieran/reforzaran solamente esas asignaturas? ¿Qué otras medidas se podrían tomar?

      A mi me parece clara la estigmatización que supone una repetición e intuyo que el porcentaje de abandono escolar / repetidores tiene que ser enorme. Claro que no sé si es causa / efecto.

  5. […] Las técnicas que funcionan y las que no funcionan en educación a la hora de enseñar y que nuestros hijos puedan aprender mejor  […]

  6. […] Continuar leyendo: Cómo ayudar a tus hijos a hacer los deberes basándote en la evidencia […]

  7. […] “ Las técnicas que funcionan y las que no funcionan en educación a la hora de enseñar y que nuestros hijos puedan aprender mejor”  […]

  8. Juan dice:

    La comunicación con nuestros hijos será un factor decisivo para que proliferen no sólo en sus estudios, sino en la vida en general. Hacerles ver la importancia de tener una disciplina y orientar su esfuerzo a resultados. Si no ven resultados, difícilmente querrán aprender. Todo te puede llegar a gustar si ves resultados, tienes que aceptar el reto y esforzarte.

  9. Iván Galán dice:

    Bueno he aquí alguien que ha repetido curso 3 veces en distintos años y la verdad no me considero nada estúpido o lento, era más bien algo rebelde otros profesores daban fe de que no era lento. Pasaba muchos test sin repasar, era muy inquieto y nada querido por los profesores, me interesaban más unas áreas de estudio a otras y me gustaba más una materia dependiendo del profesor que la dictase. Luego terminé mi secundaria en un programa a ciclos con una educación paupérrima. Mis conocimientos en química, física y otras áreas eran pobres, no me llegaron a interesar en su momento, ya hoy en día me parece sumamente fascinante el conocimiento en estos temas y bueno no es una historia de lamento de una víctima creo que al fin y al cabo de todo se aprende, la vida es eso: experiencia.

  10. tomasin dice:

    Yo he repetido curso en 2 ocasiones: 3º BUP y COU, por falta de interés y por falta de control en casa. Repetir curso me fue muy bien, asimilé bien los contenidos que no habia prestado atención, me sentí motivado ya que sacaba las mejores notas de la clase, y conseguí lo que quería llamar la atención de mis padres que no estaban pendientes de mi.

  11. recursos tic dice:

    Es positivo que los padres ayuden en las tareas de clase por si le surgen dudas o cuestiones con los ejercicios propuestos.

  12. Luis dice:

    Hola la mejor manera de hacer que un niño haga deberes es inculcandole desde niño responsabilidades, lo otro es que tengan pasión por lo que hacen

  13. Yo a mis hijos si quiero que hagan su tarea, pues trato de ayudarles con los quehaceres escolares, de pasada, como soy maestra de primaria pues tengo una idea de como se comportan estos niños y debo admitir que la lectura infantil, me ha ayudado a criarlos , porque a través de ellos les muestro y sobre todo enseño a hacer quehaceres

Dejar un comentario