Lecciones aprendidas como tesorero de una asociación

El mayor espectáculo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad; pero hay otro aún más grande: ver a otro hombre lanzarse en su ayuda”  Goldsmith, Oliver

Despacho Local Asfema

Ejerciendo de tesorero

Desde hace ya más de 2 años que formo parte de la junta directiva de ASFEMA, www.asfema.org, que es la Asociación de Fenilcetonúricos y OTM (Otros trastornos del metabolismo) de Madrid. Para los que no lo sepáis ya, mi hija mayor tiene fenilcetonuria, una enfermedad rara metabólica, que solo afecta a unas pocos cientos de personas en España, y a unos miles en todo el mundo.

Desde que le detectaron la enfermedad, a los 15 días de vida, mi mujer y yo tuvimos acceso a un nuevo mundo. Realmente, hasta que no te toca algo así personalmente no sabes de qué va esto de las enfermedades raras, o las diversas intolerancias y problemas que afectan a unos 3.000.000 de personas solo en España. Unos desconocidos que deberían conocerse más.

Pues bien, para ayudar a familiares y enfermos, hace ya unos años, se fundó ASFEMA, gracias al trabajo enorme de unos padres y médicos que dado que era algo tan desconocido, necesitaba de todo el apoyo y colaboración por parte de instituciones y familias. Desde el inicio fuimos colaborando con la asociación, ayudamos a repartir alimentos, fuimos a las asambleas, y en una de estas, me tocó se tesorero.

Sí, digo me tocó, porque a todos nos gusta que nos solucionen los problemas, pero cuando tenemos que dar un paso al frente, lo habitual es quedarnos quietos. Yo no fui una excepción y siempre opinaba desde la barrera, “habría que hacer esto, o lo otro, etc…, etc…” Pues bien, en una asamblea en la que nadie quería reemplazar a la anterior junta directiva, me tocó ser tesorero. A partir de ahí comenzó toda una historia de crecimiento personal. Y además, conjunto, porque también implicó a mi mujer, y creo que a ambos nos ha aportado mucho, como personas y como pareja.

Mi experiencia contable se limitaba a gestionar mi cuenta nómina, y aunque hay muchas ofertas en distintos bancos, siempre es bueno prestar más atención a lo que nos ofrecen y a sus ventajas, como comisiones, condiciones de créditos personales, ofertas, etc… Algo que aprendí tarde tras leer a Ramit Sethi y a empezar a tomar el control de mis finanzas personales. Aprendí lo importante de automatizar los ahorros, de usar con cabeza las tarjetas de crédito, o de invertir con garantías en fondos de inversión. Ahora me tocaba poner todo ese conocimiento incipiente en la práctica.

La verdad es que en una época de crisis como la que estamos viviendo ha sido todo un desafío. Para que os hagáis una idea, ASFEMA se financiaba antes de la crisis, en un 80% de fondos públicos, subvenciones del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad de Madrid. En el año 2012 el presupuesto fue de un 80% fondos privados. Por primera vez celebramos una ciclomarcha ciclista que nos reportó casi 6000€, que junto con la lotería de navidad, unos 1500€ netos nos cubría casi el presupuesto. El resto fue una contribución del Ayuntamiento. La Comunidad no nos dio nada.

La actividad principal de ASFEMA es la distribución de alimentos bajos en proteínas entre sus asociados. En el pasado, este tipo de alimentos no se conseguían fácilmente, y había que hacer complicadas gestionar para importarlos desde Italia, y otros países. Hoy en día, afortunadamente, ya son muchas las empresas que se dedican a este micronicho de la alimientación baja en proteínas, y la oferta y facilidades para encontrar estos alimentos es mayor. No obstante, la costumbre de distribuir alimentos ha quedado incorporada en el ADN de ASFEMA. Por tanto, como tesorero, mi principal labor, además de cobrar las cuotas anuales a los socios, es la de hacer pagos a los proveedores.

Además de todo esto, desde la tesorería, fuimos capaces de gestionar unas muy buenas subvencioens a través del Proyecto Dono, y conseguimos lineas telefónicas y recargas gratis, así como licencias originales de Microsoft (si eres ONG no tienes porqué piratear software). También tenemos una cuenta PRO en Flickr como resultado de esa misma donación. Realmente, cuando estás asociado, tienes más poder del que imaginas. El simple hecho de unirte, tener un CIF, unos estatutos, etc… abre muchas puertas. Eso sí, las puertas no se mueven solas, eres tú el que tiene que ir a llamar. Y se abren.

A futuro, tengo intención de llevar la contabilidad de la asociación de una forma más profesional. Para ello, me ha sorprendido gratamente encontrar un software de contabilidad 100% gratuito, pero son soporte opcional de pago, que se llama ContaSOL. Desconozco si finalmente seré capaz de hacerme con el manejo del mismo, y lo que es más complicado, de si seré capaz de aprender lo suficiente de contabilidad para ello. En cualquier caso, es algo que quiero hacer por puro crecimiento personal. Saber de contabilidad siempre puede venir bien en el futuro, y ya sabéis, me gusta ser un general.

Para mi, dedicar parte de mi tiempo libre colaborando voluntariamente como tesorero de ASFEMA, me ha aportado más de lo que me ha quitado. Dudo mucho que hubiera hecho algo mejor o más productivo con ese tiempo, y creo que ese es uno de los principales motivos por los que ser voluntario merece la pena. Además, es una gran forma de compartir una actividad con tu pareja si los dos colaboráis en la misma asociación. Gestión de equipos, contabilidad, reuniones eficaces, proyectos, informática, organización de eventos, relaciones personales… hay infinidad de habilidades que se afilan o que se adquieren colaborando en una ONG, o en cualquier organización, sindicato, etc…

En la asamblea en la que fui nombrado tesorero, todavía resuenan en mi cabeza las palabras de uno de los veteranos de ASFEMA, “ya es hora de que los nuevos den un paso al frente, si quieren que siga esto que se implique, y si no, disolvemos esto y fuera”. No dejo de pensar que esto también se podría trasladar a nuestro país y a nuestra situación actual. ¿Queremos que cambien cosas? Demos un paso al frente y dejemos de quejarnos cómodamente desde el público. Hay que participar, en organizaciones, partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales o de autónomos, y en el AMPA de los colegios, pero hay que hacerlo. Es nuestro tiempo, y si nosotros no damos ese paso al frente, otros lo darán por nosotros, y nos pisarán.

¿Colaboráis vosotros en alguna organización? Si es así, me gustaría saber vuestra opinión. Si no lo hacéis, también me gustaría saber qué os lo impide.

13 comentarios para “Lecciones aprendidas como tesorero de una asociación”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “El mayor espectáculo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad; pero hay otro aún más grande: ver a otro hombre lanzarse en su ayuda“  Goldsmith, Oliver Ejerciendo de tesorero Desde hace ya más de 2 año…

  2. Enhorabuena por la implicación.

    Lo cierto es que yo no colaboro con ninguna asociación de este tipo. ¿Por qué? Realmente, porque nunca me he visto vinculado con ninguna materia hasta tal punto. Supongo que muchas veces necesitamos que la vida nos ponga en situación para poder pasar de "buenas intenciones" a implicarnos de verdad en algo.

    También, siendo 100% autocrítico, llevo mal las cosas "comunitarias". Soy muy de "hacer lo que creo que debe hacerse", y eso de las juntas, las comisiones, los comités… y sobre todo los que critican desde la barrera… o los que intentan llevar las cosas a su propio interés… tengo poca paciencia con ello.

    • AitorCalero dice:

      Gracias Raúl. La verdad es que es justo lo que me pasó a mi. Siempre estuve en la "barrera" y participar en Asfema, ha sido toda una experiencia. De hecho, creo que es bueno que, además de trabajar solo, enfrentes tu trabajo a la crítica de los demás. Te acerca un poco a cómo puede funcionar la política, a menor escala.

  3. Carlos dice:

    Hola Aitor,

    Yo trabajo profesionalmente en una Asociación, y también uso Contasol. Me veo reflejado mucho en este post. Estaría encantado en resolverte (si puedo) las dudas que tengas tanto con el programa como con la contabilidad de una Asociación en general). Mucha suerte!

  4. […] Lecciones aprendidas como tesorero de una ONG | Un Cafelito a las Once – 1C11. […]

  5. Ana Maria dice:

    Hola Aitor.

    En primer lugar, felicitarte por tu gran expresividad escrita. Haces llegar las palabras, o será que simplemente las siento como socia y afectada que soy de ésta misma Asociación.

    Yo llevo 30 años como socia de Asfema, y he visto pasar la Asociación por muchas situaciones difíciles. Siento que tengas ésas palabras grabadas en aquella Junta, pero doy gracias a Dios y a vosotros que en ése momento aceptarais el barco y no dejarais que se hundiera.

    Me atrevo a decir que la asociación actualmente está en un buen momento, que aunque todas las ayudas económicas que pueda haber son pocas, partimos de la base de que las personas que se involucran y colaboramos en ella, lo hacemos con ilusión, y siempre para bienestar de los demás. Pero, da la casualidad de que el bienestar que intentamos dar a los demás, nos genera más a nosotros mismos de lo que nos quita. Estando así contentos con el trabajo que realizamos en ella. Esta claro que nadie puede ocupar un cargo eternamente, son muchas circunstancias las q pueden cambiar en la vida, pero esperémos que esto sea una CRISIS DE PERSONAL, ya no sólo a nivel solidario, asociativo, de colaboración, de participación, sino también de escurrirse de posibilidades. Hay asociaciones en las que se destinan los puestos de una junta directiva rotando entre los socios, ¿quizá podría plantearse en un futuro a c/p? y para terminar decirte que llevo como unos 5 años trabajando con Contasol. Es un programa gratuito en el que se puede o no pagar por un mantenimiento y actualizaciones. Es fácil de manejar, pero está un poco enredado su formato. Cualquier cosa en la q necesites información si puedo ayudarte ya sabes donde estoy. Un saludo

  6. rus dice:

    aitorchu amigo, decía un educador italiano llamado Lorenzo milani (con ese nombre como no iba a ser italiano) que lo importante no es como hay que hacer las cosas sino como hay que ser para hacerlas, y yo me lo creo, se necesita gente que se implique, pero primero consigo misma y desde ahí con los demás. yo estoy en el ampa del cole y en algunos tinglados mas, la cuestión es optimizar el tiempo para poder dar continuidad a lo que hacemos, porque o hacemos el presente proactivo y colectivo o el futuro no será, al menos nuestro no. abrazos para ti y family. agur..

  7. Borja dice:

    Genial post. Muchas gracias por tu aportación. Por cierto, el link de Flickr no está bien.

    Saludos!

  8. Hola,

    yo tengo un programa de contabilidad por ingresos y gastos llamado findemes – http://alanit.com/software/findemes – Permite llevar contabilidad por ingresos y gastos, y está enfocado a finanzas personales y autónomos pero creo que te servirá- Si le das un vistazo y te gusta te regalo la licencia para la asociación.

    Saludos,

    José Luis Sánchez

  9. […] Lecciones aprendidas como tesorero de una ONG | Un Cafelito a las Once – 1C11. […]

Dejar un comentario