Las 8 cosas que nadie te cuenta cuando tienes hijos y cómo superarlas

Es propio de un padre sabio conocer a su hijo. William Shakespeare

Ser padre o madre es algo para lo que nadie nos prepara. Básicamente por dos motivos, todos venimos “de serie” preparados para ser padres y porque cada uno somos distintos. Tengo la impresión de que criar a los niños es hoy en día, infinitamente más frustrante y complicdo que hacerlo hace miles de años. No estoy hablando de la generación de tus padres o abuelos, ellos lo tenían igual o peor que nosotros. Estoy hablando de que la forma en la que está organizada nuestra sociedad, hace muy difícil ser padre o madre, y disfrutarlo. Los niños solo necesitan una cosa, tiempo. Y tiempo es justo lo que nuestra sociedad no está sabiendo resolver. La conciliación solo podrá llegar cuando se ponga el cuidado de los hijos por delante de todo lo demás, y eso es algo muy complicado de conseguir.

Mientras tanto, en el cuidado de los hijos hay siempre una serie de cosas que son comunes a todos ellos, y fuente de preocupación, frustración, problemas y que muchas veces no sabemos cómo llevar. Aquí os comento algunas de las más comunes, y cómo las podéis afrontar:

  1. Las cacas. Si, te lo cuentan pero no te lo puedes imaginar. Los niños cagan muuuucho, es un hecho. Sobre todo al principio. En mi caso creo que no ha sido de lo peor, pero la frustración que le entra a uno cuando le cambias el pañal, y al segundo ya tiene producto de nuevo, es muy grande. Siempre me pregunto lo siguiente ¿qué hacían los hombres de las cavernas con las cacas de los bebés? ¿Se les cagaban encima? ¿Les ponían pieles? Si alguien sabe la respuesta que me lo diga por favor. En general, creo que los pañales generan más problemas a la larga que soluciones. En mi caso, está costando un triunfo quitar el pañal. Al principio era muy agobiante, pero investigando descubrimos que su caso no era único, ni mucho menos. Al obligarles a usar pañal, les hacemos muy dependientes de él. En Japón, por ejemplo, no usan pañales, los niños llevan un pantalón especial, y así solo tienen que agacharse. Creo que es más inteligente. Solo hay que enseñarles en qué zona pueden hacer caca, y de ahí al orinal y al váter, la transición es más fácil. ¿Cuál es vuestra experiencia con las cacas?
  2. La comida. En mi caso y por circunstancias especiales, un infierno. Es una de las grandes preocupaciones y frustraciones. Aquí hay de todo. Niños que comen de todo y otros para los que comer es una pérdida de tiempo. Mi caso es el segundo, agravado por el hecho de que mi hija tiene que seguir una dieta especial y si o si, tiene que tomar un preparado 5 veces al día. Si tienes la suerte de que tu hijo no tiene ningún tipo de alergia, no te obsesiones con la comida. Hace poco vi unas pastillas para suplementar al niño. Me parece absurdo, salvo prescripción médica. A la hora de comer, una de las cosas que más me costó fue entender, que los niños quieren jugar con la comida. Nosotros como adultos, tenemos muy regulada la comida. Horas, formas, etc. Olvídate de seguir rutinas tipo “apaga la tele”, “siéntale en el mismo sitio”, etc… Haz lo que te sea más cómodo para que tu hijo coma y a ti no te suponga una lucha permanente. Lo creas o no, casi todo lo que haga lo aprenderá por sí mismo, por mucho que tu trates de forzar la situación. ¿Qué tal lleváis lo de la comida con vuestros hijos?
  3. Dormir. Ya comenté hace tiempo que los métodos para obligar a los niños a dormir me parecen más encaminados a que los padres puedan ver la tele tranquilos que a su propio bien. Los niños cuanto más pequeños más cerca de nosotros querrán estár. Tratar de alejarlos va a provocar problemas siempre. Tenerlos en brazos para que se duerman, o dormir con ellos o lo que sea que haya que hacer no les va a dejar ninguna secuela. Es más se puede disfrutar muuuucho de su compañía. En mi caso, también perdí un tiempo precioso tratando (sin mucho éxito) de aplicar rutinas de sueño. La realidad es que ahora mi hija duerme sola en su cama, pero no como una imposición, sino como algo natural, que ella ha ido pidiendo. Repito, coger en brazos a tu hijo es de las cosas más bonitas que hay en el mundo, no dejes que ningún libro o consejo de madres/abuelas expertas, te impida disfrutarlo. Si lo intentan, les dices ¿me puedes dar la referencia de algún estudio científico con más de 2000 niños y una metodología replicable y fiable, que demuestre que le voy a causar algún mal?
  4. La consejitis. En cuanto tu hijo venga al mundo te verás rodeado de auténticos expertos en el cuidado de los niños. Lo voy a decir muy claro. No tienen ni idea, ni saben de lo que hablan. Aunque hayan sido padres, cada niño y cada padre es un mundo. Tu eres quien decide. Si necesitas consejos o apoyos no dudes en pedirlos, pero huye de los consejos no solicitados. ¿En qué cabeza cabe que para evitar el estreñimiento le metas a tu hijo una ramita de perejil por el ano? ¡Métetela tu! ¿Estamos tontos o qué? Por defecto, pon cualquier consejo no solicitado en duda. ¿Qué consejos absurdos os han dado para vuestros hijos?
  5. Frustración y paciencia. Descubrirás sin lugar a dudas los límites de ambas. Dedicar el tiempo que sea a preparar una comida para ver luego cómo tu querido retoño la esparce por el más preciado de tus sillones, tras una jornada de 10 horas de trabajo, es una experiencia multisensorial de primera magnitud. Nada que te hayan contado puede superarlo. Es imposible, que alguna vez no grites o llores, o lo que sea. Lo único que puedes hacer en estos casos es tratar de aprender. Con el tiempo, sabrás afrontar este tipo de situaciones frustrantes y sabrás qué no debes hacer para que se hagan aún peores. Yo trato siempre ponerme a pensar cómo lo haría mi hija, si ha tirado la comida, o si da guerra para bañarse, pienso en qué motivo tiene para comportarse así. Ayuda  a poner las cosas en perspectiva. Eso sí, no pretendas que ellos te comprendan a ti. ¿Cuáles han sido vuestras peores situaciones de este tipo?
  6. La falta de sueño. Sobre todo al principio puede ser algo complicado si eres especialmente dormilón/a. Siempre tendrás la sensación de que no duermes lo suficiente. No hay que alarmarse, el cuerpo está perfectamente adaptado a esta situación, aunque no lo creas, serás capaz de dormir 4-5 horas e ir a trabajar. Yo lo que hacía cuando llegaba a casa era tomarme un cafelito y dormir 20 min (para no llegar a entrar en fase de sueño profundo). Eso te permite coger energía para acabar el día. Aunque el sueño no se recupera, el fin de semana puedes aprovechar para dormir más.
  7. El sexo con tu pareja. Dicen que cuando tienes hijos el sexo ya no es lo mismo. Otra de esas grandes verdades sin ningún tipo de base. Cada uno lo llevará de una forma distinta. Los hijos no son ninguna excusa para no practicar sexo. Desde luego dificultan el aquí te pillo aquí te mato, pero ocasiones siempre hay. Si el sexo con tu pareja era bueno antes de tener hijos, seguirá siendo igual de bueno después. No hay que tratar de encontrar el momento perfecto, porque con hijos esto es complicado. Sí, un llanto puede arruinar algún que otro momento, pero nada nos impide retomarlo más adelante.
  8. Remordimiento. En muchas ocasiones lo harás mal, gritarás, se te olvidará algo, te despistarás o lo que sea. No te flageles con ello, aprende del error y sigue adelante. Es imposible ser un padre/madre 100% perfecto, cariñoso, atento, compasivo, juguetón, etc… Tus hijos no se van a traumatizar porque algún día se te vaya la cabeza y les grites sin sentido, por algo absurdo. Es parte de la vida, de vuestra vida juntos. Eso sí, pídeles perdón, no tengas miedo a mostrar que tu también te equivocas y que sabes reconocerlo. Eres el mejor ejemplo para ellos. ¿Cuántas veces habéis sentido remordimiento por algo que habéis hecho mal? ¿Por qué?

En realidad, nosotros aprendemos más de nuestros hijos que ellos de nosotros,y hagamos lo que hagamos, queramos o no, van a crecer y a aprender miles de cosas que nosotros no les vamos a enseñar. Disfrutar el momento con ellos al máximo debería ser nuestra única prioridad para poder ser felices y hacerlos felices.

¿Qué otras cosas añadiríais a la lista? ¿Cómo habéis superado estas situaciones? Comparte tu experiencia.

Muchas gracias por pasarte por aquí. Espero verte de nuevo. Si quieres también puedes  seguir a 1C11 en Twitter, suscribirte a al RSS o hacerte fan en Facebook. También tengo otros vídeos interesantes en Vimeo.

Muchas gracias por pasarte por aquí. Espero verte de nuevo. Si quieres también puedes  seguir a 1C11 en Twitter, suscribirte a al RSS o hacerte fan en Facebook. También tengo otros vídeos interesantes en Vimeo.

37 comentarios para “Las 8 cosas que nadie te cuenta cuando tienes hijos y cómo superarlas”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tardas en leerlo de 8 a 12 minutos Es propio de un padre sabio conocer a su hijo. William Shakespeare Ser padre o madre es algo para lo que nadie nos prepara. Básicamente por dos motivos, todos venimos “de serie” prepara……

  2. Genial el post. A nosotros no nos ha traumatizado nada lo de las cacas y menos lo del pañal, porque casi no nos hemos enterado al quitárselo (aún queda la noche), pero es verdad que con el asunto comida se montan unas movidas increíbles para nada. Como nuestro hijo come normalmente muy bien, el día que no lo hace parece que se va a caer el mundo y solemos entrar en un tira y afloja absurdo, cuando está claro que de hambre no se va a morir teniendo el frigorífico lleno y que ya pedirá cuando sienta el agujero en el estómago.

    En lo de la frustración, el remordimiento y la falta de paciencia me reconozco al 100%. Después de 16 meses cuidándolo a tiempo completo, cuando me incorporé al trabajo me rechazó y no quería ni que lo tocara. Eso sí que es frustración de la buena…

    Y lo de "consejos no, gracias" habría que enmarcarlo y colgarlo por las calles.

  3. Genial el post. A nosotros no nos ha traumatizado nada lo de las cacas y menos lo del pañal, porque casi no nos hemos enterado al quitárselo (aún queda la noche), pero es verdad que con el asunto comida se montan unas movidas increíbles para nada. Como nuestro hijo come normalmente muy bien, el día que no lo hace parece que se va a caer el mundo y solemos entrar en un tira y afloja absurdo, cuando está claro que de hambre no se va a morir teniendo el frigorífico lleno y que ya pedirá cuando sienta el agujero en el estómago.
    En lo de la frustración, el remordimiento y la falta de paciencia me reconozco al 100%. Después de 16 meses cuidándolo a tiempo completo, cuando me incorporé al trabajo me rechazó y no quería ni que lo tocara. Eso sí que es frustración de la buena…
    Y lo de “consejos no, gracias” habría que enmarcarlo y colgarlo por las calles.

  4. Ramón dice:

    Post de 3 tenedores.

    Yo añadiría dos cosas:

    1.-  los niños comprenden cuando ya entienden. No sé si me explico: dejarles fuera de las explicaciones, de la planificación diaria, de la organización de "eventos" (salir a comprar, ir al parque después de la merienda, hoy toca baño…) les perturba. Siempre (desde que empezó a andar) he compartido con mi hija la idea de qué ibamos a hacer y dónde: la hacía partícipe de la agenda del día. Imagínate que ahora te cogen, te meten en el coche sin decirte nada y te dan un viaje interminable: estarías frustrado porque no sabes qué va a pasar a continuación.  ¿no es mejor anticiparle lo que va a encontrar y decirle: nos vamos en coche hasta el centro comercial, donde vas a jugar un rato en el parque y luego hacemos unos recados? Lo agradecen bastante.

    2.- Cuando son bebés y no entienden, agradecen también saber lo que va a pasar. ¿y cómo? con rutinas, no tanto horarias, sino comportamentales. Me explico con un ejemplo típico que yo he usado:  a la hora de dormir siempre tenía que hacer lo mismo (y más o menos a la misma hora, pero un día podía ser una hora más tarde que el siguiente):  Preparar el agua en su presencia (ya sabe que se va a bañar); bañarle, secarle y ponerle el pijama (sabe que después viene la cena); darle la cena; meterle en la cuna mientras cierras su persiana (ya sabe que se va a la cama); y darle un último trago al biberón (y ya sabe que hay que dormirse).

    Estas rutinas (o más bien encadenamiento de sucesos previsto, previsible y esperable) se aprenden, y es en el proceso de aprendizaje donde hay que ser constante (siempre igual) y tener paciencia y cariño.

    Un saludo.

  5. Ramón dice:

    Post de 3 tenedores.
    Yo añadiría dos cosas:
    1.-  los niños comprenden cuando ya entienden. No sé si me explico: dejarles fuera de las explicaciones, de la planificación diaria, de la organización de “eventos” (salir a comprar, ir al parque después de la merienda, hoy toca baño…) les perturba. Siempre (desde que empezó a andar) he compartido con mi hija la idea de qué ibamos a hacer y dónde: la hacía partícipe de la agenda del día. Imagínate que ahora te cogen, te meten en el coche sin decirte nada y te dan un viaje interminable: estarías frustrado porque no sabes qué va a pasar a continuación.  ¿no es mejor anticiparle lo que va a encontrar y decirle: nos vamos en coche hasta el centro comercial, donde vas a jugar un rato en el parque y luego hacemos unos recados? Lo agradecen bastante.
    2.- Cuando son bebés y no entienden, agradecen también saber lo que va a pasar. ¿y cómo? con rutinas, no tanto horarias, sino comportamentales. Me explico con un ejemplo típico que yo he usado:  a la hora de dormir siempre tenía que hacer lo mismo (y más o menos a la misma hora, pero un día podía ser una hora más tarde que el siguiente):  Preparar el agua en su presencia (ya sabe que se va a bañar); bañarle, secarle y ponerle el pijama (sabe que después viene la cena); darle la cena; meterle en la cuna mientras cierras su persiana (ya sabe que se va a la cama); y darle un último trago al biberón (y ya sabe que hay que dormirse).
    Estas rutinas (o más bien encadenamiento de sucesos previsto, previsible y esperable) se aprenden, y es en el proceso de aprendizaje donde hay que ser constante (siempre igual) y tener paciencia y cariño.
    Un saludo.

  6. […] This post was mentioned on Twitter by Encarna Batet and Celia-Concilia2, Aitor Calero García. Aitor Calero García said: Nuevo en 1C11: Las 8 cosas que nadie te cuenta cuando tienes hijos y cómo superarlas @ http://bit.ly/c7gg8Q […]

  7. Fernando dice:

    A mí consejos también me han dado sin pedirlos. Pero lo que odiaba y sigo odiando es que me digan: " pues ya verás…" y aquí puede ser cualquier cosa: cuando no duerma, cuando se mee, cuando ande, cuando no ande…

    Como si su felicidad dependiera de ver a los demás sufriendo por lo que ellos han tenido que pasar.

    De todo lo que dices lo peor que hemos pasado nosotros han sido las cacas y cuando nos dijeron que a Cristina le teníamos que quitar el pañal (ya tenía casi 6 años) Tardó mucho tiempo en darse cuenta de dónde las tenía que hacer. Un abrazo. Fernando.

  8. Fernando dice:

    A mí consejos también me han dado sin pedirlos. Pero lo que odiaba y sigo odiando es que me digan: ” pues ya verás…” y aquí puede ser cualquier cosa: cuando no duerma, cuando se mee, cuando ande, cuando no ande…
    Como si su felicidad dependiera de ver a los demás sufriendo por lo que ellos han tenido que pasar.
    De todo lo que dices lo peor que hemos pasado nosotros han sido las cacas y cuando nos dijeron que a Cristina le teníamos que quitar el pañal (ya tenía casi 6 años) Tardó mucho tiempo en darse cuenta de dónde las tenía que hacer. Un abrazo. Fernando.

  9. MM dice:

    Hombre, me uno a la enhorabuena por el post, pero al menos reconoce la inspiración (por aquello del agradecimiento) en el siguiente: http://www.zenfamilyhabits.net/2010/04/8-things-p… o en otro que se haya "inspirado" en ese. No sé.

    • Aitor dice:

      Hola MM, tienes razón. Hace tiempo que tenía pensado escribir un artículo así (mira la nota original) desde Agosto de 2009, pero solo esta semana me decidí a publicarlo. Justo entonces salió el artículo de zenfamilyhabits, y pensé, "justo lo que iba a publicar". Como verás no es una traducción, y aunque hay puntos en común (inevitabes si hablamos de hijos), otros no. Cuando completé la lista lista también me salieron 8, así que decidí usar un título similar porque es muy sugerente.

      De todas formas y aunque el otro blog es "uncopyrighted" no está demás incluir la referencia como dices. Gracias por el apunte. Creo que debía una explicación.

      El tema de los hijos es algo que se ha tratado bastante en 1c11, por si te interesan más artículos: http://www.uncafelitoalasonce.com/tag/hijos/

  10. Pinciano dice:

    Post de 3 tenedores.

    Yo añadiría dos cosas:

    1.-  los niños comprenden cuando ya entienden. No sé si me explico: dejarles fuera de las explicaciones, de la planificación diaria, de la organización de "eventos" (salir a comprar, ir al parque después de la merienda, hoy toca baño…) les perturba. Siempre (desde que empezó a andar) he compartido con mi hija la idea de qué ibamos a hacer y dónde: la hacía partícipe de la agenda del día. Imagínate que ahora te cogen, te meten en el coche sin decirte nada y te dan un viaje interminable: estarías frustrado porque no sabes qué va a pasar a continuación.  ¿no es mejor anticiparle lo que va a encontrar y decirle: nos vamos en coche hasta el centro comercial, donde vas a jugar un rato en el parque y luego hacemos unos recados? Lo agradecen bastante.

    2.- Cuando son bebés y no entienden, agradecen también saber lo que va a pasar. ¿y cómo? con rutinas, no tanto horarias, sino comportamentales. Me explico con un ejemplo típico que yo he usado:  a la hora de dormir siempre tenía que hacer lo mismo (y más o menos a la misma hora, pero un día podía ser una hora más tarde que el siguiente):  Preparar el agua en su presencia (ya sabe que se va a bañar); bañarle, secarle y ponerle el pijama (sabe que después viene la cena); darle la cena; meterle en la cuna mientras cierras su persiana (ya sabe que se va a la cama); y darle un último trago al biberón (y ya sabe que hay que dormirse).

    Estas rutinas (o más bien encadenamiento de sucesos previsto, previsible y esperable) se aprenden, y es en el proceso de aprendizaje donde hay que ser constante (siempre igual) y tener paciencia y cariño con el bebé.

    Un saludo.

  11. Pinciano dice:

    Post de 3 tenedores.
    Yo añadiría dos cosas:
    1.-  los niños comprenden cuando ya entienden. No sé si me explico: dejarles fuera de las explicaciones, de la planificación diaria, de la organización de “eventos” (salir a comprar, ir al parque después de la merienda, hoy toca baño…) les perturba. Siempre (desde que empezó a andar) he compartido con mi hija la idea de qué ibamos a hacer y dónde: la hacía partícipe de la agenda del día. Imagínate que ahora te cogen, te meten en el coche sin decirte nada y te dan un viaje interminable: estarías frustrado porque no sabes qué va a pasar a continuación.  ¿no es mejor anticiparle lo que va a encontrar y decirle: nos vamos en coche hasta el centro comercial, donde vas a jugar un rato en el parque y luego hacemos unos recados? Lo agradecen bastante.
    2.- Cuando son bebés y no entienden, agradecen también saber lo que va a pasar. ¿y cómo? con rutinas, no tanto horarias, sino comportamentales. Me explico con un ejemplo típico que yo he usado:  a la hora de dormir siempre tenía que hacer lo mismo (y más o menos a la misma hora, pero un día podía ser una hora más tarde que el siguiente):  Preparar el agua en su presencia (ya sabe que se va a bañar); bañarle, secarle y ponerle el pijama (sabe que después viene la cena); darle la cena; meterle en la cuna mientras cierras su persiana (ya sabe que se va a la cama); y darle un último trago al biberón (y ya sabe que hay que dormirse).
    Estas rutinas (o más bien encadenamiento de sucesos previsto, previsible y esperable) se aprenden, y es en el proceso de aprendizaje donde hay que ser constante (siempre igual) y tener paciencia y cariño con el bebé.
    Un saludo.

  12. MM dice:

    Hombre, me uno a la enhorabuena por el post, pero al menos reconoce la inspiración (por aquello del agradecimiento) en el siguiente: http://www.zenfamilyhabits.net/2010/04/8-things-p… o en otro que se haya "inspirado" en ese. No sé.

    • Aitor dice:

      Hola MM, tienes razón. Hace tiempo que tenía pensado escribir un artículo así (mira la nota original) desde Agosto de 2009, pero solo esta semana me decidí a publicarlo. Justo entonces salió el artículo de zenfamilyhabits, y pensé, "justo lo que iba a publicar". Como verás no es una traducción, y aunque hay puntos en común (inevitabes si hablamos de hijos), otros no. Cuando completé la lista lista también me salieron 8, así que decidí usar un título similar porque es muy sugerente.

      De todas formas y aunque el otro blog es "uncopyrighted" no está demás incluir la referencia como dices. Gracias por el apunte. Creo que debía una explicación.

      El tema de los hijos es algo que se ha tratado bastante en 1c11, por si te interesan más artículos: http://www.uncafelitoalasonce.com/tag/hijos/

  13. Está claro que cada uno tiene unas experiencias distintas, hay cosas de las que mencionas que para mí han sido irrelevantes…
    Yo hay una cosa que he aprendido: tu vida nunca volverá a ser igual. Me sorprende ver gente que pretende seguir llevando la misma vida con hijos que la que llevaban sin hijos… Si aceptas este hecho, todo lo que viene después es más asumible.
    Otra cosa que he aprendido: no hay dos niños iguales. Ni siquiera aunque los dos sean tuyos :). Lo que para uno funciona, para otro no. Tener la capacidad de adaptarse es fundamental.
    Creo que en general no hay que obsesionarse con “métodos” para educarles: creo que si un niño tiene unos padres “decentes”, y éstos le dedican una cantidad razonable de tiempo, el niño acaba aprendiendo de lo que ve.
    Sorprende ver lo razonables y lógicos que pueden llegar a ser los niños. A veces, más que los adultos. Dedicar tiempo a explicarles las cosas es una inversión.
    Son niños, sí. Pero no por eso siempre debemos imponer nuestros criterios… que a veces responden más al egoismo propio que al interés del niño.
    En fin, es una aventura fascinante. A veces te agotan la paciencia, sí, pero… ¿qué haríamos sin ellos?

  14. Aitor dice:

    Gracias a todos por los comentarios.

    @Ramón/Pinciano. Totalmente de acuerdo con 1. En cuanto al nº2, también, el problema es que muchos toman lo de las rutinas como una fin y no como un medio. Las rutinas son inevitables, están ahí (dia/noche, verano/invierno) pero tratar de imponerlas a toda costa no me parece lo mejor, ni para los niños ni para los padres.

    @Fernando, efectivamente cuánto experto/a hay por ahí suelto con el "pues ya verás, como se acostumbre…"

    @Raúl, yo pienso igual, siendo razonable y normal, los niños se crían muy bien ellos solitos y todo el tiempo empleado en explicarles las cosas siempre es poco.

  15. Aitor dice:

    Gracias a todos por los comentarios.
    @Ramón/Pinciano. Totalmente de acuerdo con 1. En cuanto al nº2, también, el problema es que muchos toman lo de las rutinas como una fin y no como un medio. Las rutinas son inevitables, están ahí (dia/noche, verano/invierno) pero tratar de imponerlas a toda costa no me parece lo mejor, ni para los niños ni para los padres.
    @Fernando, efectivamente cuánto experto/a hay por ahí suelto con el “pues ya verás, como se acostumbre…”
    @Raúl, yo pienso igual, siendo razonable y normal, los niños se crían muy bien ellos solitos y todo el tiempo empleado en explicarles las cosas siempre es poco.

  16. Está claro que cada uno tiene unas experiencias distintas, hay cosas de las que mencionas que para mí han sido irrelevantes…

    Yo hay una cosa que he aprendido: tu vida nunca volverá a ser igual. Me sorprende ver gente que pretende seguir llevando la misma vida con hijos que la que llevaban sin hijos… Si aceptas este hecho, todo lo que viene después es más asumible.

    Otra cosa que he aprendido: no hay dos niños iguales. Ni siquiera aunque los dos sean tuyos :). Lo que para uno funciona, para otro no. Tener la capacidad de adaptarse es fundamental.

    Creo que en general no hay que obsesionarse con "métodos" para educarles: creo que si un niño tiene unos padres "decentes", y éstos le dedican una cantidad razonable de tiempo, el niño acaba aprendiendo de lo que ve.

    Sorprende ver lo razonables y lógicos que pueden llegar a ser los niños. A veces, más que los adultos. Dedicar tiempo a explicarles las cosas es una inversión.

    Son niños, sí. Pero no por eso siempre debemos imponer nuestros criterios… que a veces responden más al egoismo propio que al interés del niño.

    En fin, es una aventura fascinante. A veces te agotan la paciencia, sí, pero… ¿qué haríamos sin ellos?

  17. Pinciano dice:

    Perdón por la repe.

  18. Pinciano dice:

    Perdón por la repe.

  19. Elena dice:

    Hola, genial el post, me ha encantado y estoy de acuerdo con todo lo que dices. Lo mío es muy reciente pues mi niño acaba de cumplir 21 meses, quiero empezar a quitarle el pañal y me parece que me va a costar. Yo se lo voy explicando, porque creo que todavía no se da cuenta de cómo lo hace, o sea, del momento en que lo hace, pero es que reconozco que soy muy muy tolerante con él, y ya le permito tener su "personalidad" 😉 Come genial aunque a su modo (todavía le tengo que triturar algunas comidas), y lo peor es que todavía no duerme, (al igual que les pasaba a sus padres!), y con él no funciona ni la rutina, (me ayuda a preparar el baño, sabe que hay que bajar la persiana… en fin, la teoría toda), ni por supuesto el "duérmete niño", del que soy totalmente contraria pero que algún día por cansancio y desesperación tratamos de hacer, se reía y jugaba! incluso moviendo la cuna! Por lo demás también pienso que si decides tener un hijo debes haber decidido primero que tu vida va a cambiar y ya, organizarte y adaptarte a la nueva situación, y a la nueva personita que ha llegado. Un beso a todos.

  20. Elena dice:

    Hola, genial el post, me ha encantado y estoy de acuerdo con todo lo que dices. Lo mío es muy reciente pues mi niño acaba de cumplir 21 meses, quiero empezar a quitarle el pañal y me parece que me va a costar. Yo se lo voy explicando, porque creo que todavía no se da cuenta de cómo lo hace, o sea, del momento en que lo hace, pero es que reconozco que soy muy muy tolerante con él, y ya le permito tener su “personalidad” 😉 Come genial aunque a su modo (todavía le tengo que triturar algunas comidas), y lo peor es que todavía no duerme, (al igual que les pasaba a sus padres!), y con él no funciona ni la rutina, (me ayuda a preparar el baño, sabe que hay que bajar la persiana… en fin, la teoría toda), ni por supuesto el “duérmete niño”, del que soy totalmente contraria pero que algún día por cansancio y desesperación tratamos de hacer, se reía y jugaba! incluso moviendo la cuna! Por lo demás también pienso que si decides tener un hijo debes haber decidido primero que tu vida va a cambiar y ya, organizarte y adaptarte a la nueva situación, y a la nueva personita que ha llegado. Un beso a todos.

  21. Maria Jesus dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, a mi mi madre me tenia frita con el dejale que llore un poco, y que no duerma contigo en la cama que se va a acostumbrar. Y bueno ahora duerme sola en su cuarto, y se despierta a veces pero en general no me quejo.

    A mi lo que mas me frustra es que mi enana es una gran desobediente, y aunque es pequeña aun 24 meses a veces es algo desesperante

  22. Maria Jesus dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, a mi mi madre me tenia frita con el dejale que llore un poco, y que no duerma contigo en la cama que se va a acostumbrar. Y bueno ahora duerme sola en su cuarto, y se despierta a veces pero en general no me quejo.
    A mi lo que mas me frustra es que mi enana es una gran desobediente, y aunque es pequeña aun 24 meses a veces es algo desesperante

  23. Aitor dice:

    @Elena, gracias por el comentario. Como dices no hay recetas mágicas para todos los niños, lo mejor es que cada uno se haga su propio "libro".

    @Maria Jesús, mi hija con dos años no me hacía ni caso. Creo que a esa edad descubren que son ellos mismos, y no hacernos caso en un paso importante para ellos. De 3 a 4 cambian, y son más "obedientes".

  24. Aitor dice:

    @Elena, gracias por el comentario. Como dices no hay recetas mágicas para todos los niños, lo mejor es que cada uno se haga su propio “libro”.
    @Maria Jesús, mi hija con dos años no me hacía ni caso. Creo que a esa edad descubren que son ellos mismos, y no hacernos caso en un paso importante para ellos. De 3 a 4 cambian, y son más “obedientes”.

  25. Eva dice:

    Todo me agobió con la primera y la cuarta parte con la segunda. Mi pena es que no llegó un tercero para disfrutarlo a tope. La experiencia es un grado aunque cada hijo sea completamente distinto al anterior. Mis niñas son lo mejor que me ha pasado en esta vida.

  26. Eva dice:

    Todo me agobió con la primera y la cuarta parte con la segunda. Mi pena es que no llegó un tercero para disfrutarlo a tope. La experiencia es un grado aunque cada hijo sea completamente distinto al anterior. Mis niñas son lo mejor que me ha pasado en esta vida.

  27. Navanakamura dice:

    Lo único bueno que me dejo esta lectura es aprender y escuchar otros puntos de vista =^_^= Yo NUNCA planeo tener hijos, mi pareja MENOS quiere, la verdad no soportamos a los niños., Es tan frustrante que las personas lleven a sus pequeños engendros a todos lados y nosotros, la gente que NO los tiene (ni quiere), tenemos que soportarlos, ya sea en el Cine, el restaurante de comida rápida, la plaza comercial, la calle, el transporte publico, etc., Como me encantaría que hubiera Zonas de "NO SE PERMITEN NIÑOS" en lugares públicos =^_^=

    • Aitor dice:

      Te acabas de retratar muy bien. Supongo que cuando tu fuiste niño te gustó que tus padres te llevaran a esos lugares ¿no? Quizá es que no tuviste infancia…

    • Aitor dice:

      Te acabas de retratar muy bien. Supongo que cuando tu fuiste niño te gustó que tus padres te llevaran a esos lugares ¿no? Quizá es que no tuviste infancia…

  28. Navanakamura dice:

    Lo único bueno que me dejo esta lectura es aprender y escuchar otros puntos de vista =^_^= Yo NUNCA planeo tener hijos, mi pareja MENOS quiere, la verdad no soportamos a los niños., Es tan frustrante que las personas lleven a sus pequeños engendros a todos lados y nosotros, la gente que NO los tiene (ni quiere), tenemos que soportarlos, ya sea en el Cine, el restaurante de comida rápida, la plaza comercial, la calle, el transporte publico, etc., Como me encantaría que hubiera Zonas de “NO SE PERMITEN NIÑOS” en lugares públicos =^_^=

  29. Bygym dice:

    que horror! que desamor! sabes lo que se siente cuando un niño te abraza y te da un beso? por lo que veo no!!!!!!!!!!!!! son la recompensa y la bendicion mas hermosa que nos da la vida, si lo merecemos, claro! con ese desamor nunca nadie te querra, pero lo peor que ni tu mismo te quieres.. das lastima

  30. Ramón dice:

    A mí tampoco me gustan los niños… de los demás. La mía me encanta. Yo difícilmente soportaría a los demás niños si no fueran amigos de mi hija.
    Conclusión: el que no te gusten los niños no quiere decir que los tuyos no te harían feliz.

  31. Anónimo dice:

    Qué grande. Eres lo mejor que me he encontrado en una noche de insomnio, y el culpable de que mañana vaya al trabajo con las ojeras hasta el suelo…

  32. clubmamas dice:

    Si, hay cosas que jamás había escuchado como lo que cuentas de la ramita de perejil para el estreñimiento infantil, hay cosas que ni siquiera se sabe de dónde las han sacado? No es más fácil consultar con un pediatra? Saludos!

  33. Javier dice:

    Nuestros padres no lo tenían más difícil que nosotros.
    Antes simplemente no se le dedicaba tiempo a los hijos, que crecían a monte o cuidados por los hermanos pequeños y empezaban a arar los campos y pastorear cabras a muy corta edad.

    Hoy habéis endiosado a los niños, por eso le dedicáis la vida entera y aún os parece poco. Luego os quejáis de que son unos tiranos.

Dejar un comentario