Heliofobia o por qué no deberías echarte tanta crema solar

El sol es tan vital para tu salud y bienestar como la comida, el cobijo, el agua o el oxígeno” Dr. Holick, auto de The Vitamin D Solution

Cogiendo el Sol

Tomar el Sol es tan importante como respirar

España es el país del sol. Dependiendo de la región tenemos hasta 3200 horas de sol año. Por desgracia, durante los últimos años el sol sale, pero no aprovechamos sus beneficios para nuestra salud. Antes al contrario, parecemos vampiros, como si un rayo de sol fuera a matarnos. Mucho ha tenido que ver en esto la percepción de que al reducirse la capa de ozono los rayos del sol son cada vez más dañinos. Lo que es seguro, es que sin Ozono estamos perdidos pero a día de hoy tenemos ozono y nos protege. También ha jugado su parte la potente industria cosmética, que nos quiere embadurnar y “proteger” con sus factores 5000.

Veamos la cuestión con perspectiva evolutiva. Hace 100 años no había cremas solares, desde luego no teníamos la obsesión por ponernos morenos, pero la gente que trabajaba en el campo estaba morena. Es decir, les daba el sol aunque no quisieran. Es más, estar blanco era símbolo de estatus social, porque indicaba que no trabajabas en el campo, que no eras un campesino. La cuestión dio la vuelta, cuando irse de vacaciones era símbolo de estatus social. Estar moreno significaba que se tenía cierto estatus social. Pero 100 años atrás no es una escala evolutiva. Volvamos más atrás. Nacimos en África y muy probablemente negros de piel, solo a raíz de que fuimos migrando hacia latitudes con menos horas de sol, fuimos perdiendo melanina (nuestro pigmento natural y lo que nos hace ponernos morenos) y adoptamos tonos de piel más claros. El cuerpo (y no digamos la evolución) es muy ahorrador, y cuando no necesita algo lo desecha. Ahora bien, ¿cuántas horas al día estábamos expuestos al sol? Yo diría que muchas más que ahora. No es que tomáramos el Sol, es que nos daba el Sol. Cuando los días iban teniendo más horas de sol, nos poníamos morenos poco a poco y de forma natural y progresiva. El caso es que esa exposición al Sol fue aprovechada por nuestro orgnismo y nuestra piel para sintetizar varios fotoproductos. Uno de ellos y puede que el más importante, la Vitamina D.

Ahora bien, comenzó la modernidad y con ella el cáncer. Y con el cáncer, el cáncer de piel. Muchos tipos de cáncer no sabemos exáctamente cómo se producen. Cuando se dice que el factor X produce cáncer, lo que realmente dice la ciencia es”se ha demostrado por N estudios que el factor X está asociado con una mayor incidencia de cáncer”. El matiz es muy importante. Una correlación no implica un mecanismo de causa y efecto. Por ejemplo, se sabe con mucha seguridad que fumar provoca cáncer. Un primer paso fue estudiar cuántos fumadores morían de cáncer, es decir había una correlación. El problema de las correlaciones es que pueden ocultar otros factores. Por ejemplo, se puede ser fumador, pero también beber alcohol o vivir en cierto lugar. ¿Cuál es el causante entonces? Para saberlo hay que investigar más. Eso fue lo que se hizo en el caso del tabaco y se demostró que tenía decenas de compuestos que provocaban mutaciones en las célulasycrecimiento anormal. Luego ya había base para la relación causa efecto.

Con el cáncer de piel también se ha podido demostrar una relación causa-efecto directamente relacionada con los tipos de rayos solares los UVA y UVB (los UVC los más cancerígenos son bloqueados por la capa de Ozono). Cada uno tiene un efecto distinto sobre nuestra piel. Los UVA los más peligrosos y están directamente asociados al cácer de piel o melanoma. Los segundos, los UVB son los que nos”queman”, es decir los que nos ponen morenos al estimular la producción de melanina. El problema es que los rayos UVB son los necesarios para la producción de vitamina D. Por cierto, algunas cremas solares solo protegen contra los rayos UVB (los que nos queman) y permiten que pasen los rayos UVA (los más cancerígenos) y como no nos quemamos, lo único que hacen es permitir que estemos más tiempo expuestos a los rayos más peligrosos (UVA) impidiendo además que sinteticemos Vitamina D al bloquear los rayos UVB. Una situación trágica.

Hay tres tipos cáncer de piel, el carcinoma de células basales, el escamocelular y el melanoma. Mientras que los dos primeros son los menos peligrosos y casi todos los casos se resuelven con cirugía, el tercero es el que produce mayor cantidad de muertes. Ahora bien, hay algunas cuestiones no muy claras respecto al melanoma. Resulta que es un cáncer que se produce en zonas poco expuestas al sol, y que afecta más a personas con alto nivel socieconómico y que no trabajan expuestos al sol, además los melanomas aparecen en regiones de la piel raras veces expuestas al Sol. Algo no cuadra. Ahora viene la mejor parte. Resulta que la falta de vitamina D está directamente asociada con el melanoma. ¿Cómo se come eso? Bueno, podemos tomar pastillas con vitamina D, ¿no?. Ya, pero resulta que la vitamina D que se produce en la piel dura el doble que la ingerida y que además, cuando tomamos el sol nuestro organismo produce unos 5 fotoproductos más que no se pueden suplementar en la dieta. ¿Cómo puede ser que la recomendación para evitar el cáncer de piel sea evitar la mejor forma que tiene el cuerpo humano de sintetizar vitamina D?

Pero además de prevenir el resfriado y fortalecer los huesos, ¿es tan importante la vitamina D? Mirad lo que dice el Dr. Holick en su libro The Vitamin D Solution (cuyo prólogo es del Dr. Weil)

“Si tuviera que dar un único ingrediente secreto que se pudiera aplicar a la prevención (y en muchos casos el tratamiento) de enfermedades coronarias, cánceres comunes, infartos, enfermedades infecciosas desde catarro a tuberculosis, diabetes tipo 1 y 2, demencia, depresión, insomnio, debilidad muscular, dolor articular, fibromialgia, osteoartritis, artritis reumatoide, osteoporosis, psoriasis, esclerosis múltiple e hipertensión sería este: Vitamina D”

Pues bien, ¿qué ocurre cuando aplicamos una crema solar factor 8 (SPF8)? Que estamos reduciendo en un 95% la síntesis de Vitamina D. Con un factor 30, el típico que empleamos para nosotros o nuestros hijos, cero de Vitamina D. Por supuesto, la exposición excesiva al Sol puede provocar otros problemas en la piel como envejecimiento o cataratas en los ojos, pero lo que no es tan conocido es que a medida que nos vamos alejando del ecuador hacia el norte o el sur, el número de cánceres asociados con la carencia de vitamina D también aumenta. Lo que ganamos por un lado lo perdemos por otro ¿Con qué nos quedamos?

Por supuesto, la solución no es pasar 4 horas expuestos al sol de mediodía. Además, cada uno de nosotros tenemos un tipo distinto de piel, lo que se conoce como fototipos de piel. De acuerdo con el siguiente estudio (Calculated Ultraviolet Exposure Levels for a Healthy Vitamin D Status) , según tu fototipo, la exposición podría variar desde unos 16 min (si tienes la piel muy clara) hasta unos 83 minutos si eres de color. Una vez pasado este tiempo deberías protegerte del Sol o echarte crema. Yo prefiero ponerme a la sombra y no embadurnar mi piel con una cosa que lleva más de 20 componentes que nunca encontraría por ahí. Con nuestros hijos la situación es diferente, es complicado que quieran quedarse a la sombra, pero yo no les privaría de unos minutos de un saludable sol.

Mi impresión es que toda esta información no está llegando a todo el mundo, y que se tiende a simplificar mucho el problema del cáncer de piel, relacionándolo unicamente con el Sol, cuando realmente su origen pude ser mucho más complejo. Sin embargo, vivimos en una sociedad que tiende hacia la simplificación. Los dirigentes necesitan recomendaciones claras que puedan aplicar a todo el mundo, pero todos somos distintos, y en algo tan complejo como un ser vivo raras veces la causa de algo se debe a un único factor.

El Sol ha estado con nosotros miles de años, durante los cuales la evolución nos ha seleccionado, entre otras muchas cosas, porque sabíamos convivir con el Sol sin necesidad de cremas. Por supuesto, esto no tiene nada que ver con la obsesión de ponerse moreno, o tomar rayos UVA. Simplemente ser coherentes, pensar de la misma forma que haría un hombre de las cavernas en un día soleado y caluroso. Estaría con poca ropa, le daría el Sol, probablemente tomaría a gusto los primeros rayos del día, y en cuanto le entrara calor bebería agua (sin pensar si ha bebido tres u ocho vasos) y se pondría a la sombra. ¿Realmente hacen falta cremas cuando podemos usar el sentido común y estar más sanos?

Espero vuestras impresiones y comentarios. No olvidéis votar o compartir el artículo si os ha gustado.

18 comentarios para “Heliofobia o por qué no deberías echarte tanta crema solar”

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Club Bloggers, Aitor Calero García. Aitor Calero García said: Nuevo en 1C11: Heliofobia o por qué no deberías echarte tanta crema solar @ http://bit.ly/9dI5pm […]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tardas en leerlo de 8 a 13 minutos “El sol es tan vital para tu salud y bienestar como la comida, el cobijo, el agua o el oxígeno” Dr. Holick, auto de The Vitamin D Solution Tomar el Sol es tan importante como respirar E……

  3. Arturo dice:

    Interesante articulo, de verdad. A tenerlo en cuenta y seguir profundizando si se puede. Me gustaría enfrentarte a uno de esos dermatólgos que hablan pestes del sol.

    • Gracias. Bueno, en realidad no me gustaría enfrentarme con nadie, sino tratar de conocer mejor nuestro cuerpo. En el artículo hay muchos enlaces de estudios científicos publicados que se pueden investigar y seguir. También es interesante contar con la aportación de otros médicos especialistas para ver todo con más perspectiva.

  4. Violeta dice:

    Estoy de acuerdo con el post, y es cierto que hemos pasado de la "tanorexia" a la "tanofobia" y que la vitamina D juega un papel muy importante en nuestra salud (yo suplemento unas 2.000-3.000 UI).

    Sin embargo lo que sí está demostrado es que el sol provoca fotoenvejecimiento (de hecho se menciona en el artículo): o sea, arrugas, sequedad, piel más tiesa y menos elástica, etc. Tomar el sol es muy sano, pero tampoco creo que tenga sentido gastarnos la pasta en cremas antiarrugas y bótox cuando tenemos una forma sencillita de retrasar o paliar los efectos del envejecimiento en la piel: utilizar un buen protector solar.

    ¿Mi opción? Durante todo el año sólo utilizo SPF en la cara y el cuello por razones estéticas, como ya he comentado, y procuro exponer otras partes, que además suponen un mayor porcentaje de la piel del cuerpo (y la vitamina D se absorbe por cualquier zona de piel expuesta).

  5. Chema Cepeda dice:

    Muy interesante Aitor. Voy a dar mi opinión en la parte que no estoy totalmente de acuerdo
    Yo creo que si perdimos la pigmentación no fue porque no nos hacía falta sino por todo lo contrario: al irnos a zonas en las que los rayos del Sol no llegaban en abundancia, nuestra piel se fue aclarando para poder captar la tan necesaria y beneficiosa luz solar.
    Por otro lado, como dice Violeta, la exposición duradera al Sol causa envejecimiento prematuro de la piel, se pone más curtida y hace "callo", formando un escudo para protegerse de la exposición elevada.
    Por último, cuando hacemos nuestras labores diarias, no necesitamos darnos crema, ya que la exposición a la radiación solar no es suficiente como para causar daños. Otra cosa muy distinta es cuando nos vamos a la playa y alegremente nos quitamos la camiseta durante media hora seguida de exposición continua. Ahí es cuando realmente nos quemamos. Antes la gente si se exponía al Sol, se quemaba (me atrevería a decir que casi igual que ahora). Y por supuesto también sufrían melanoma y los mismo tipos de cáncer que nosotros, solo que no se tenían los mismos conocimientos médicos y la información no se compartía como ahora.
    Hoy en día esta de moda estar morenos, así que no podemos vivir sin las cremas. Yo personalmente me embadurno bien cuando voy a la playa, pero sólo para evitar las dichosas quemaduras, ya que paso casi todo el tiempo que puedo a la sombra.
    Ah, y los bebés, sobre todo antes de los 6 meses, no deben exponerse nunca al sol durante muchos minutos, ya que su piel es muy fina y pueden sufrir graves quemaduras. La vitamina D ya la sintetizan suficientemente durante sus horas de parque y de juegos en los que reciben la radiación indirectamente.
    Totalmente de acuerdo con lo de que lo mejor es el sentido común: donde esté una buena sombra y un botijo…

    • Gracias por el comentario Chema. Sobre la pérdida de pigmentación sería complicado saber qué fue antes. Me sigo quedando con mi teoría 😉 sobre todo por el hecho de que en latitudes altas parece que la incidencia de relacionadas con falta de Vitamina D es mayor que en las zonas cercanas al ecuador. Por lo que parece que la reducción de pigmentación no ayudó mucho. Pero es teorizar.
      Totalmente de acuerdo en lo de la playa, pero vuelvo al argumento evolutivo, ¿no estábamos antes más de media hora al Sol sin camiseta ni cremas? Seguro que sí, pero llegaríamos a esa situación tras habernos protegido de forma natural con un moreno progresivo. Claro está que desconocemos la incidencia de cáncer por aquel entonces como dices, pero podemos mirar a las poblaciones nativas de las zonas ecuatoriales o desérticas, ¿cuántos tienen cáncer de piel? He tratado de buscar estudios pero no he encontrado nada, y ese sería un dato interesante. Un buen caso sería el de los aborígenes Australianos.
      De nuevo, eso no tiene nada que ver con pasarte todo el año sin que prácticamente nos toque un rayo de Sol e irnos al Caribe y a pasarnos 5 horas en la playa sin protección. Es más los datos apuntan a que hay más cáncer con más estatus social y en trabajos "bajo techo", lo que cuadraría con nuestro modelo de "irnos de vacaciones para ponernos morenos".
      En cuanto a los bebés totalmente de acuerdo, pero la situación actual es que los niños bajan al parque y ¡ni siquiera permitimos que les de un poco el sol en los brazos y en la cara! En el libro que menciono el autor señala que la densidad de los huesos en los niños de latitudes altas es mucho menor que las de los países en el ecuador.
      Teniendo en cuenta la relación que tiene la falta de vitamina D con el Sol y los huesos, creo que es importante no ser extremistas con lo de tomar el Sol. Eso si, es más fácil recomendar ponte crema todo el rato, que leerse todo el rollo de cómo funciona nuestro organismo.

  6. Nicolas Ockier dice:

    Hola Aitor, este es un comentario un poco extenso a tu post sobre la Heliofobia.

    Y antes que nada me presento, soy Nicolás, trabajo como técnico en aplicaciones láser en un prestigioso centro médico barcelonés, lo que me alimenta el estómago. El espíritu me lo alimenta el diseño, al cuál me dedico en mis tiempos libres.

    Comencemos. En primer lugar apuntar que la heliofobia, según el Diccionario Médico es el temor mórbido a la luz del Sol, lo que se asocia más con una patología psicriática que con una cuestión estética o médico dermatológica (como todas las fobias).

    No nos parecemos tanto a los vampiros por que creamos que un rayo de sol fuera a matarnos. Lo que describes como una “percepción” de la reducción de la capa de ozono es una realidad. Felizmente la retirada del mercado de productos con CFC´s ha aminorado su reducción. Hay estudios que lo demuestran. Tenemos capa de ozono y nos protege, es verdad, y mi coche tiene airbag y me protege, pero no por eso voy a 250km en la carretera.

    Veamos la cuestión con perspectiva evolutiva. En España hace 100 años la esperanza de vida era de 38,25 años entre hombres y mujeres. Si tememos en cuenta que la esperanza de vida hoy es de 78,5 años y que la mayoría de los melanomas suelen aparecer hoy a partir de los 40 años, las cuentas están echadas. En esta escala, que es histórica, no debemos olvidarnos de los factores ambientales. Pero sigamos la evolución (o retroevolución).

    Nacimos como homínidos en África, es verdad. Probablemente negros, es verdad. Y también un tanto peludos, no hay que olvidarlo. Y perdimos melanina porque migramos, es verdad, pero también porque comenzamos a vestirnos. Y porque comenzamos a vestirnos perdimos la mayoría de nuestro bello corporal. Es decir, algo de nuestro fotoprotector natural.

    Con la modernidad no comenzó el cáncer. El cáncer ya existía. Con la modernidad comenzó el diagnóstico del cáncer. Sólo que antes, en la mayoría de los casos, no vivíamos lo suficiente para poder percibirlo (ni hablar de diagnosticarlo) o para morir de ello. Y lo que está claro es que existe una relación casi directa entre la exposición a la radiación solar el el cáncer de piel, especialmente si tenemos en cuenta estos factores agravantes:
    • Presencia de nevus atípicos. Estos nevus son más propensos a convertirse en malignos. El riesgo aumenta cuantos más lunares de esta clase se tengan en la piel y más todavía si son hereditarios.
    • Presencia de nevus en una cantidad superior a 40.
    • Presencia de nevus congénitos.
    • Tener antecedentes familiares (de nevus atípicos, de melanoma, de ambas cosas). Puede heredarse genéticamente una mayor predisposición a padecer melanoma.
    • Haber padecido unas o más quemaduras severas por el sol. Especialmente si se han sufrido en la infancia o la adolescencia pues los efectos de la irradiación solar es acumulativa.
    • Haber estado expuesto muchas horas a UV (sol, UVB, UVA) aunque se tenga la piel totalmente bronceada.

    La necesidad que el cuerpo tiene de Vitamina D no está en discusión. Que la mejor fuente natural de esta vitamina es la que sintetiza el organismo gracias a los rayos UVB no está en duda. Ahora, en lo que coinciden todos los dermatólogos a los que he consultado es que sólo se necesitan 10 minutos de exposición solar para poder sintetizar la dosis necesaria de Vitamina D, es decir, lo que tardo en caminar del Metro hasta mi trabajo. Ya lo sé, no camino en bañador ese trayecto. Pero no es necesario hacerlo tampoco. Con tener la cara y los brazos expuestos ya es suficiente.

    Retomemos los factores ambientales. Existen otras variables a tener en cuenta. Al altitud, la latitud, la alimentación y el tabaquismo entre otros. Si, el tabaquismo acelera el fotoenvejecimiento de la piel!!! Si bien estos no son determinantes son de obligada consideración a la hora de buscar las caudas del cáncer de piel (y de muchos cánceres).

    Por ello, camina hasta la playa, sintetiza Vitamina D y luego, ponte algo de protección solar.

    • Muchas gracias por tu extenso comentario. Agradezco mucho este tipo de respuestas. Lo primero de todo me quedo con tu última reflexión: "camina hasta la playa, sintetiza Vitamina D y luego, ponte algo de protección solar"

      Pero me gustaría hacer algunas observaciones.
      En cuanto al título lo puedes tomar más como una licencia retórica, para nada era mi intención relacionarlo con un trastorno psicológico.

      Respecto a la pérdida de pelo y la ropa, señalar que la ropa se utilizó principalmente para abrigarnos. En aquellas poblaciones que no pasan frio (ecuador) es raro ver que usen ropa a no ser por motivos culturales. Por ejemplo, se sabe que la incidencia de melanoma en estas poblaciones es menor que en las caucásicas.

      En cuanto a que antes no se detectaba el cáncer por una menor esperanza de vida, es cierto, pero la cuestión es si antes había más cáncer de piel o no. Mi impresión es que habría menos por dos motivos: había más ozono troposférico (ver más abajo) y no existía la moda de ponerse moreno en dos días.

      En cuanto al ozono es importante distinguir entre el estratosférico (el del famoso agujero) y el troposférico (el que tenemos en las ciudades). La reducción del primero se produjo de forma más significativa en regiones polares, y ahora parece que se está parando. No he podido encontrar ningún estudio que refleje un incremento de rayos UV en nuestras latitudes debido a esto. En cuento al segundo es otra historia, porque el ozono troposférico si que absorbe rayos UVB y la contaminción en las ciudades lo destruyen. Aquí si que hay estudios que relacionan los dos factores. Es decir durante los últimos años hemos ido estando más expuestos a los rayos UV en las ciudades.

      La recomendación genérica de los 10 min, es el tipo de recomendación que les encanta a los responsables de salud pero que es muy discutible. Por ejemplo, ¿cómo es tu piel? ¿a qué hora te expones a esos 10 minutos? ¿Cuáles son tus niveles de Vitamina D? ¿Dónde vives? En función de todo esto, tu tiempo de exposición al sol (sin cremas que lo bloqueen) debería ser mayor o menor. Mi impresión es que los que trabajamos de 9 a 6 en oficinas estamos muy muy por debajo de las necesidades mínimas de sol como para tener unos niveles saludables de vitamina D (unos 50 mg/ml de sangre). Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los rayos UVB llegan de 11 a 14 horas, justo cuando estamos trabajando. Tomar el sol 10 min a las 10 AM puede no ser suficiente. Pero eso es algo que no se sabrá hasta que se hagan estudios serios doble-ciegos y aleatorios sobre una muestra significativa de población en la que se midan los niveles de Vitamina D en sangre. Por cierto, como ahora también está la moda de comer todo sin grasa, el problema se agrava aún más (la vitamina D está en la leche entera, quesos, etc…). Otro aspecto a estudiar es el impacto de el elevado consumo de grasas omega-6 frente a omega-3 que parecen tener un efecto en nuestra piel. Los omega-6 se acumulan en la piel y son sensibles a la oxidación dejando bastantes radicales librres. De hecho, una cantidad adecuada de omega-3 reduce el riesgo de quemaduras solares, así como una buena cantidad de vitaminas C y E. Otro dato interesante es que al sintetizar vitamina D, también se elevan los niveles de Glutatione que es un potente antioxidante. Lo que me lleva a pensar que la evolución hizo muy bien su trabajo, si teníamos que estar al sol, nos ofreció sus ventajas y nos dejó también un mecanismo de reparación (dentro de un rango razonable y fuera de modas).

      Entretanto, y ese el objetivo del post es avisar sobre la importancia de la Vitamina D para que cada uno investigue y se informe. Yo como vengo de genes pelirrojos, dejaré que me de el sol hasta que mi cuerpo me avise (creo que los 10 están bien) y luego me pondré una camiseta y una gorra…

      Dejo enlaces y referencias para seguir investigando: http://www.marksdailyapple.com/vitamin-d-loose-enhttp://www.epax.com/filestore/Preventingskindamaghttp://www.healthy.net/scr/article.aspx?Id=3116 http://www.mja.com.au/public/issues/177_11_021202http://www.sciencedaily.com/releases/2008/06/0806http://www.usnews.com/usnews/news/articles/070715

  7. pilar dice:

    en las mujeres hay otro factor; las manchas por embarazo. Tras varios embarazos, es frecuente que te quede de por vida una mancha en el bigote, y alguna más, que con un rayo de sol se oscurece y queda fatal. Si te das tratamientos para quitarlas (ácidos, despigmentantes), son todos fotosensibilizantes, y te tienes que proteger del sol. Y si tomas una cervecita al sol, os juro que vuelves a casa con la mancha más oscura. Así que, o crema solar, o cara de leopardo.

    Aparte, hoy en dia tomamos cero sol en invierno (estamos en la oficina hasta la noche), y en agosto nos vamos a la playa…. pasamos de 0 a 100 en un mes, y eso tampoco es bueno, volvemos a necesitar fotoprotección.

    Yo como violeta, solar en la cara pero no en el cuerpo.

  8. Teresa dice:

    El mejor suplemento de vitamina D3 es el que tiene A.David, y tomar diariamente 2000 UI ó más, según los resultados que nos dé la analítica.

  9. pilar dice:

    estoy de acuerdo con violeta, yo me pongo protector por estética (mis manchas y arrugas). Entonces, cada vez se habla más de que si no tomas el sol debes suplementarte con vitamia D. Pero para ello, debes conocer tus niveles, y hacerte constantes análiticas para ver la evolución. Porque recuerdo que la vitamina D se acumula en la grasa del organismo, si tomas de más no se mea, como la vitamina C, y puede llegar a producir problemas (daño renal)
    Vaya rollo!

    • En cuanto a la toxicidad de la vitamina D, como ya comenté en el otro artículo hay que tomar mucha para que sea un problema. Os pego el comentario: "En cuanto a la toxicidad lo que el Dr. Ginde sugiere es elevar la dosis a 3000 unidades/día (unos 75 mgr). Parece que la vitamina D sería tóxica con niveles por encima de 40000 Unidades/día, como ves muy lejos de poder ser tóxico"

  10. Interesante entrada, aunque para mi gusto un poco extensa. Sobre la Heliofobia, todavia no he conocido ha ninguno que la padezca es mas todo lo contrario, la gente piensa que si no se da crema se pondra mas moreno en menos tiempo…

  11. valeria dice:

    esta paguina es un asco y hasta me dan ganas de bomitar

  12. camila dice:

    me ha encantado. muy bien explicado, ameno , sin tonterias . y tiene razon

Dejar un comentario