La increible historia de Jimmy Moore. Cómo perdió 80 kilos y recuperó la salud

“Nunca sabrás que consecuencias pueden tener tus acciones. Pero si no haces nada, no habrá resultado” — Mahatma Gandhi

Siempre me han llamado mucho la atención las personas obesas. En el fondo, siempre las he culpado injustamente de ser incapaces de perder peso, de ser “débiles de espíritu”. Con el tiempo te das cuenta de que sin llegar a ser obeso, poco a poco se van cogiendo kilos. Nomal, vida más sedentaria, más comilonas… pero algo no cuadraba, llevaba corriendo un año dos veces por semana y no perdía kilos. A mi mujer le pasaba lo mismo. Tampoco comía demasiado, no repetía, comía 5 veces al día…¿qué fallaba?

Todas estas dudas me llevaron a investigar sobre nuestra alimentación y descubrí para mi sorpresa, que mucho de lo se asume como cierto sobre la nutrición no está basado en ciencia. Que puede importar más qué comemos, que cuánto comemos. Que el ejercicio físicio no es siempre una forma efectiva de perder peso o mantenerlo.

A lo largo de este viaje de investigación me encontré con Jimmy Moore. Un hombre que pasó de ser obeso a perder 80 kilos, desafiando lo que el pensamiento convencional sobre nutrición y dietas sostiene. Tras esta hazaña decidió compartir su experiencia a través de internet, en forma de blog, podcast, libros, youtube. Pensé que quizá os gustaría conocer su historia, y me decidí a entrevistarle (original English version here). Espero que os guste y os sorprenda:

En tu blog dices que “¡era una hombre con una obesidad mórbida de 410 libras (186 Kg) con un billete sin retorno a una rápida tumba!” ¿Cuál fue tu primer pensamiento sobre “bueno, tengo que cambiar. No estoy condenado a estar obeso para siempre”?

No fue un único pensamiento, sino muchos. Los muchos pantalones desgarrrados, el chico en la clase de inglés en la que era sustituto llamándome “gordo”, no ser capaz de sentarme cómodamente en un avión, dificultades al respirar, tomar muchos medicamentos recetados, vestir pantalones con una talla 62 de cintura o camisetas 5XL, y muchos más similares. En ocasiones es necesario el efecto acumulatorio de un montón de cosas para obligarnos a adoptar un cambio. Y lo hice.

¿Cuántas dietas has empezado? ¿Cuáles han sido los resultados y/o las desventajas?

¿Tienes todo el día? No, en serio, he intentado muchas y la mayoría de ellas construidas alrededor de la premisa de que una una dieta alta en hidratos de carbono y baja en grasas era, de alguna forma, la mejor forma de comer para la salud. Esta es la mentira que se ha hecho creer a la gente como verdad y esa es la razón por la que aún tenemos tantos problemas. Para mucha gente, comer de esta manera solo conduce a más hambre, incapacidad para perder peso y la sensación de seguir atrapado en la vida como una persona obesa para siempre.

Finalmente, optaste por la dieta Atkins. ¿Cuál fue el motivo que te hizo seguir esta dieta? Porque es una dieta muy poco intuitiva, o mejor dicho, muy alejada del pensamiento convencional (alta en grasas/proteínas y baja en hidratos). ¿Cómo y por qué decidiste adoptar una dieta como ésta?

Mi suegra me compró este libro las navidades de 2003 y lo leí. Pensé que toda la información en el era falsa porque aún seguía anclado en la grasa-fobia. Pero todo lo anterior me había fallado antes, así que por qué no probar una dieta alta en grasas, moderada en proteínas y baja en hidratos. Y muy pronto me di cuenta de que esta no iba a ser una simple dieta con un principio y un final. Ésta iba a ser algo permanente y un CAMBIO DE ESTILO DE VIDA saludable que podría hacer durante el resto de mi vida. Todavía sigo con ello unos siete años después.

En tu blog mencionas que te sentías realmente hambriento con las dietas bajas en grasas, ¿ocurre estos también en la dieta Atkins? ¿Por qué?

Esta es la belleza y el secreto de comer una dieta alta en grasas y baja en hidratos como la dieta Atkins – tu hambre queda completamente eliminada! Las grasas y las proteínas son extremadamente saciantes y tu cuerpo no necesita estar constantemente rellenándose con nueva comida cada dos horas. Los hidratos de carbono estimulan que el azúcar en sangre se eleve, lo que a su vez aumenta la insulina y eso te hace tener hambre. Por tanto, si reduces los hidratos, aumentas las grasas y mantienes las proteínas a unos niveles adecuados para tu cuerpo, ¡NUNCA estarás hambriento!

¿Cuál es la parte más difícil de la dieta Atkins?

Superar los primeros días es un verdadero reto. Algunas personas experimentan algunos síntomas de abstinencia por el azúcar/hidratos que consumían y esto puede ser algo duro para el cuerpo tanto física como emocionalmente. Pero una vez que se atraviesa ese periodo de miedo temporal, de lo que pronto te das cuenta es que tu cuerpo se vuelve más sano muy rápidamente una vez que lo nutres bien. Aunque me sentía fatal al principio, llegar al punto en el que me sentí sano por primera vez en mi vida mereció el esfuerzo.

¿Qué le dirías a aquellos que se oponen a la dieta Atkins?

No me preocupan mucho las críticas porque la mayor parte de ellas provienen de vegetarianos o de aquellos están influenciados por los mitos acerca el estilo de vida bajo en hidratos. Y esto sorprendería a mucha gente, pero no soy un partidario de las dietas bajas en hidratos para todo el mundo. Si alguien decide comer de otra forma por su salud, ¿quién soy yo para decirles que se equivocan? Las personas necesitan encontrar el plan que les funcione, seguir ese plan tal y como lo han planeado y continuar haciéndolo el resto de su vida. Da igual que sea una dieta vegana, baja en grasas o baja en hidratos, símplemente hay que escoger un plan y hacerlo. Este constante discutir acerca de qué dieta es la mejor es inútil.

¿La dieta Atkins es para cualquiera o es solo una dieta para perder peso? ¿Se la recomendarías a una persona no obesa? ¿Por qué?

Las dietas bajas en hidratos han demostrado tener enormes beneficios para la salud, incluso para personas no obesas. El gran médico de Lawrence, Kansas Dr. Mary C. Vernon dice que existe un tipo de paciente del tipo “Metabólicamente obeso de peso normal”, una persona que puede ser delgada, pero cuyos marcadores sanguíneos tienen algunos valores anormales. Mi esposa Christine es un perfecto ejemplo. Sus triglicéridos rondaban los 300 hace un par de años a pesar del hecho de ella no está gorda en absoluto. Sin embargo, justo después de seis semanas siguiendo una dieta baja en hidratos, sus niveles bajaron drásticamente a 130. El colesterol “bueno” HDL se incrementó, y la mayor parte del LDL es del tipo grande y esponjoso que es deseable, la presión sanguínea bajó así como otros muchos beneficios de salud que apunto en mi último libro 21 LECCIONES DE LIVIN’ LA VIDA LOW-CARB.

¿Realmente tomabas 16 latas de coca-cola por día?

¡SIP! No me lo pensaba dos veces antes de engullir todo ese jarabe de glucosa de maiz hasta más o menos 1000 gramos de azúcar diarios. No me importaba y tampoco le importan a mucha gente ahí fuera.

Antes de la dieta, necesitabas pastillas para el colesterol, la hipertensión, etc… ¿las sigues necesitando ahora?

¡NO! Ya no necesito ningún tipo de prescripción médica. Woo hoo!!!

¿Cuáles son ahora tus niveles de LDL y HDL?

Me gusta ver mis niveles de triglicéridos y HDL como los mejores marcadores para mi salud cardiovascular y sus números son de 65 y 57 respectivamente. En cuanto a mi LDL, es el tamaó de las partículas lo más importante (se puede consultar la Lección nº2 de mi último libro para más información) y las mías son principalmente las de tipo largo y esponjoso que actúan como protectoreas contra las enfermedades cardiovasculares. Además, me hice una scanner torácico del corazón en 2009 par ver si tenía algún tipo de placa formándose en mis arterias y mis valores resultaron ser de un perfecto ¡CERO! ¡No tenía nada de plaqua formándose en absoluto!

¿Cuál es la opnión de tu médico de cabecera acerca de tu diet? ¿Está de acuerdo? ¿Se opone?

Depende de con quien hables. Estoy seguro de que la antigua generación de doctores simplemente quiere tratar a los pacientes con medicamentos tal y como siempre han hecho. Pero hay una nueva generación de médicios que están más a favor de un tratamiento más natural para tratar las enfermedades y una dieta baja en hidratos es un excelente método terapéutico para muchas enfermedades crónicas con las que se enfrenta la gente. En la próxima generación, veremos una mayor aceptación de este tipo de nutrición dentro de la profesión médica.

¿Crees que los médicos tienen suficiente información acerca de la nutrición?

Por desgracia, no. De los doctores que he entrevistado en mi programa de podcast, la mayoría de ellos admiten que solo tuvieron unas pocas semanas de formación en nutrición en todo su periodo de formación como médicos. Y desgraciadamente, una vez que están ejerciendo su principal fuente de formación continua viene de los representantes farmacéuticos. Me gusta tener la oportunidad de compartir la última información sobre las investigaciones en nutrición que apoyan la restrición de hidratos con los doctores, pero el público general queda fuera por el monstruo burocrático.

¿Por qué crees que tanta gente presta tan poca atención a lo que come?

La respuesta más simple es porque, no son conscientes de las consecuencias de sus acciones. La gente piensa que se ponen enfermos porque es algo genético que les viene de familia. Pero puedes resistirte a la tendencia de las enfermedades coronarias, incluso del cáncer que hayan sido comunes en tu familia alimentándote con una buena dieta que nutra a tu cuerpo. Y si las personas supieran cuán bien se sentirían comiendo de esta forma, comparado con comer todoas esas bebidas azucaradas y las almidonadas comidas basura, lo harían hoy mismo. Convencerlas de esto una batalla cuesta arriba.

¿Qué opinas del movimeinto vegetariano/vegano?

En el caso de los seguidores más fanáticos, creo que se corresponde más con un movimiento político y militante que con la persona media que cree que matar animales para comer está mal. No tengo ninguna queja (NdT: Jimmy usa “beef”= queja y juega con las dos acepciones en inglés, queja y filete) con alguien que elija el estilo vegano o vegetariano. Pero también deseo que aquellos que comen así repeten mi decisión de comer una dieta basada en carne y baja en hidratos como MI elección. Es tratado más como una religión que como una dieta.

¿Por qué te decidiste a empezar el blog de “Living la vida LowCarb”? ¿Cómo está yendo el blog?

¡INCREIBLE! Aquí está 5 años después y he tenido acerca de 5 millones de visitantes a mi blog durante ese periodo. He intentando siempre ser brutalmente honesto acerca de mi experiencia y proporcionar la mejor y más actualizada información acerca de un estilo de vida bajo en hidratos en el planeta. Mi motivación es siempre la de educar, fomentar e inspirar a gente que desea perder peso y estar saludable. Ese ha sido mi objetivo desde el primer día siempre será lo que me haga continuar. AMO a mis lectores y aprecio su dedicación hacie el mensaje que comparto.

¿Qué casos de éxito te has encontrado entre tus lectores desde que empezaste con tu blog? ¿Cuál ha sido el caso más sorprendete (aparte del tuyo propio?

Hay tantos que no podría ser justo al señalar específicamente uno. Pero los he visto de todo tipo, desde pérdidas de peso de 3 dígitos hasta personas que han controlado su diabetes tipo 2 con el uso exclusivo de una dieta baja en hidratos y sin medicación. ¡Eso es simplemente increible!

También has publicado dos libros acerca de tu experiencia, ¿cómo están funcionando y cuáles son tus planes para el futuro? ¿Crees que habrá más gente que se una al movimiento/dieta bajo en hidratos?

Mis libros son herramientas para hacer llegar el mensaje y estoy agradecido a aquellos que apoyan lo que estoy haciendo. Mi plan es continuar con el blog, escribir libros, hacer entrevistas en el podcast, hacer vídeos en YouTube y cualquier cosas que pueda para seguir manteniendo el mensaje vivo de que la dieta baja en hidratos es el camino si quieres tener una salud y peso óptimos. Y si, el mensaje se está extendiendo como el fuego, no solo en Estados Unidos sino por todo el mundo de que vivir la vida loca low-carb es una increíble forma de comer. Epero que la tendencia continue para construir un impulso en los próximos años.

Finalmente, y ya que tu blog tiene un nombre inpirado en el español ¿te atreverías a decir algo en español a los lectores de 1C11?

Hace mucho tiempo que estudié español en el instituto y la universidad, pero lo intentaré: Nunca te rindas y sigue “Livin’ La Vida bajas en carbohidratos”

¡JA, lo he dicho y hacía mucho tiempo!. ¡MUCHAS GRACIAS por la oportunidad de compartir mi historia!

Hasta aquí la entrevista. Quiero dejar claro algunas cosas. No apoyo, ni pretendo apoyar ningun tipo de dieta de adelgazamiento. Simplemente, creo que es bueno que se sepa que hay formas distintas de conseguir perder peso y que deberían ser consultadas, y contrastadas con los médicos y especialistas, siempre desde una posición lo más informada posible. Si conocéis a alguien a quien las típicas recomendaciones de “fuerza de voluntad”, “haz más ejercicio”, o “come menos” no le hayan o esten funcionando, dadle a conocer esta información y que pueda decidir sobre una alternativa.

No me gustan nada el tema de las dietas milagro o veraniegas, y un caso particular no sirve en absoluto, porque las personas y las genéticas son muy variables, pero adoptando algunos de los principios que se apuntan en la entrevista, renunciando al desayuno inflamatorio y cambiándolo por uno anti-inflamatorio, pasé de 82 Kg (entrenaba y jugaba fútbol 3 veces por semana) a 75 Kg (peso que llevo manteniendo sin esfuerzo durante varios meses).

Dicho esto, mi opinión, cada vez más respaldada por los hechos, es que la mayoría de los fracasos a la hora de perder peso, no son debidos a una falta de voluntad, o por ser vagos, o por no hacer suficiente ejercicio, sino que más bien se deben a efectos de las hormonas sobre el metabolismo, y es la regulación de estas hormonas a través de la dieta, el aspecto clave. Ya se sabe que el exceso (que no la completa erradicación) de los carbohidratos (sobre todo los refinados como apuntaba el Dr. Andrew Weil hace poco) provocan una respuesta de la insulina (hormona) que provoca la acumulación de grasa, el incremento de apetito, eleva los niveles de LDL y triglicéridos… Creo que poner esta información a la vista es interesante, y permite contrastar las ideas preconcebidas que tenemos sobre la nutrición.

¿Qué pensáis? Espero vuestros comentarios y preguntas.

Muchas gracias por pasarte por aquí. Espero verte de nuevo. Si quieres también puedes seguir a 1C11 en Twitter, suscribirte a al RSS o hacerte fan en Facebook. También tengo otros vídeos interesantes en Vimeo.

Si te gusta este artículo o cualquier otro de 1C11 os agradecería que le diérais vuestro voto pulsando en el botón de abajo o que me ayudaras a su difusión. Muchas gracias.

14 comentarios para “La increible historia de Jimmy Moore. Cómo perdió 80 kilos y recuperó la salud”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tardas en leerlo de 13 a 21 minutos “Nunca sabrás que consecuencias pueden tener tus acciones. Pero si no haces nada, no habrá resultado” — Mahatma Gandhi Siempre me han llamado mucho la atención las personas obesas…….

  2. Leela dice:

    Hola!

    Bueno, primero enhorabuena por el blog. Me he animado a escribir porque desde hace poco he empezado a cambiar mi alimentación y quería contribuir:

    Yo antes no comía mal del todo, frutas, verduras, carne, pescado y poca "comida basura".

    Pero no sabía por qué estaba en un peso que para mí empezaba a resultar incómodo. Tenía molestias gástricas y el tiroides se me empezó a "revolucionar", no sé si relacionado o no con la alimentación.

    El caso es q el médico no supo qué decirme, simplemente que tenía niveles de hormonas "raros", pero no quería darme pastillas porque no sobrepasaban ciertos límites, pero tampoco me dijo qué podía hacer. Así que me animé a consultar a un hombre que practica medicina tradicional y me aconsejó simplemente que cambiara la dieta:

    Nada de dulces (ni azucar, ni miel con lo que me gusta ésta), la leche y las grasas animales prohibidas y me aconsejó que poco a poco dejara la carne y la fuera sustituyendo por otras cosas.

    Los dulces no me costó dejarlos porque casi no tomaba más que lo justo para endulzar el té o el café, y la leche ya me la había quitado yo "intuitivamente". Pero lo de la carne no se me había ocurrido…

    Ahora como todos los hidratos integrales (todos!), muchas verduras, muchas sopas de verduras, grasas vegetales, frutas, frutos secos y ya no uso miel para el té. El caso es que en poco tiempo mis digestiones han dejado de ser pesadas y sin quererlo he bajado unos kilos sin que me haya costado nada.

    He vuelto a comer carne por compromisos ineludibles (comidas familiares, etc), porque no me apetece ser un elemento "molesto", como algo menos y ya está. Y lo curioso es que noté que se me alargaban las digestiones bastante.

    Imagino que mi tendencia natural es la de comer poca carne, no por temas políticos ni de defensa de animales, si no simplemente porque, por lo que he experimentado, no me va bien.

    Estoy muy contenta con el cambio y quería compartirlo en el blog.

  3. Leela dice:

    Hola!
    Bueno, primero enhorabuena por el blog. Me he animado a escribir porque desde hace poco he empezado a cambiar mi alimentación y quería contribuir:
    Yo antes no comía mal del todo, frutas, verduras, carne, pescado y poca “comida basura”.
    Pero no sabía por qué estaba en un peso que para mí empezaba a resultar incómodo. Tenía molestias gástricas y el tiroides se me empezó a “revolucionar”, no sé si relacionado o no con la alimentación.
    El caso es q el médico no supo qué decirme, simplemente que tenía niveles de hormonas “raros”, pero no quería darme pastillas porque no sobrepasaban ciertos límites, pero tampoco me dijo qué podía hacer. Así que me animé a consultar a un hombre que practica medicina tradicional y me aconsejó simplemente que cambiara la dieta:
    Nada de dulces (ni azucar, ni miel con lo que me gusta ésta), la leche y las grasas animales prohibidas y me aconsejó que poco a poco dejara la carne y la fuera sustituyendo por otras cosas.
    Los dulces no me costó dejarlos porque casi no tomaba más que lo justo para endulzar el té o el café, y la leche ya me la había quitado yo “intuitivamente”. Pero lo de la carne no se me había ocurrido…
    Ahora como todos los hidratos integrales (todos!), muchas verduras, muchas sopas de verduras, grasas vegetales, frutas, frutos secos y ya no uso miel para el té. El caso es que en poco tiempo mis digestiones han dejado de ser pesadas y sin quererlo he bajado unos kilos sin que me haya costado nada.
    He vuelto a comer carne por compromisos ineludibles (comidas familiares, etc), porque no me apetece ser un elemento “molesto”, como algo menos y ya está. Y lo curioso es que noté que se me alargaban las digestiones bastante.
    Imagino que mi tendencia natural es la de comer poca carne, no por temas políticos ni de defensa de animales, si no simplemente porque, por lo que he experimentado, no me va bien.
    Estoy muy contenta con el cambio y quería compartirlo en el blog.

  4. bitIO dice:

    Primero de todo: joder que buenos son tus post! Cada día me gustan más. Mas currados y muy buena la reflexión final tuya.

    Como gordo que soy puedo aportar mi propia experiencia con dietas y, te puedo asegurar que algo no normal tengo puesto que la única vez que he conseguido bajar de peso ha sido haciendo una dieta un tanto extrema y combinándolo con muchiiiisimo ejercicio; este es un estilo de vida que a) no puedo llevar por las obligaciones diarias b) no me parece sano que un tio como yo (1,85 y de constitución fuerte) pueda mantener (de hecho, cuando me dijeron que poco a poco fuese aumentando las calorías diarias -eran menos de 800 al día- he vuelto a mi peso).

    La experiencia me demuestra que tienes que tener unas costumbres alimenticias sanas y hacer algo de deporte, pero sin excesos y sobre todo conocer tu cuerpo.

    Un tema que comentas de manera tangencial es que, a parte del metabolismo, hay conocer si tenemos intolerancias -lactosa, trigo, etc – ya que cada día somos más los que las padecemos sin saberlo (hasta que no demasiado no sabía que tenia intolerancia a la lactosa y el trigo).

    Lo dicho, enhorabuena!

  5. bitIO dice:

    Primero de todo: joder que buenos son tus post! Cada día me gustan más. Mas currados y muy buena la reflexión final tuya.
    Como gordo que soy puedo aportar mi propia experiencia con dietas y, te puedo asegurar que algo no normal tengo puesto que la única vez que he conseguido bajar de peso ha sido haciendo una dieta un tanto extrema y combinándolo con muchiiiisimo ejercicio; este es un estilo de vida que a) no puedo llevar por las obligaciones diarias b) no me parece sano que un tio como yo (1,85 y de constitución fuerte) pueda mantener (de hecho, cuando me dijeron que poco a poco fuese aumentando las calorías diarias -eran menos de 800 al día- he vuelto a mi peso).
    La experiencia me demuestra que tienes que tener unas costumbres alimenticias sanas y hacer algo de deporte, pero sin excesos y sobre todo conocer tu cuerpo.
    Un tema que comentas de manera tangencial es que, a parte del metabolismo, hay conocer si tenemos intolerancias -lactosa, trigo, etc – ya que cada día somos más los que las padecemos sin saberlo (hasta que no demasiado no sabía que tenia intolerancia a la lactosa y el trigo).

    Lo dicho, enhorabuena!

  6. Smara dice:

    Es una delicia que cada vez haya mas gente “enterada” de estos temas. Lo primero a cambiar es la piramide nutricional esa tan desfasada que tenemos por norma. Lo segundo todos los topicos que nos han vendido, pero es una lucha complicada, porque que hay mas barato que un monton de carbs???

  7. Smara dice:

    Es una delicia que cada vez haya mas gente "enterada" de estos temas. Lo primero a cambiar es la piramide nutricional esa tan desfasada que tenemos por norma. Lo segundo todos los topicos que nos han vendido, pero es una lucha complicada, porque que hay mas barato que un monton de carbs???

  8. Aitor dice:

    @Leela, muchas gracias por comentar tu historia. Parece claro que al quitar el azúcar casi por completo la dieta funcionó. Lo que no tengo tan claro es por qué quitar la carne o el pescado. Son alimentos muy nutritivos y saludables .

    @Bitio, lo que comentas es cierto, el método de comer menos y hacer mucho ejercicio no funciona. Lo que comentas de la lactosa y el trigo (supongo que el glúten) es algo que muchos desconocen pero padecen, ¿has probado a restringir los hidratos tipo pasta, pan, arroz, azúcares, bebidas azucardas, zumos, etc…?

    @Exacto, Smara ofrece mucho más márgen vender prepardos a base de almidones que un buen pescado. Tengo la impresión de que en unos años en las etiquetas de los alimentos aparecerán indicacioens sobre el índice glucémico/carga glucémica, cantidad de azúcar, etc… en vez de la obsesión con las grasas que hay hoy en día.

  9. Aitor dice:

    @Leela, muchas gracias por comentar tu historia. Parece claro que al quitar el azúcar casi por completo la dieta funcionó. Lo que no tengo tan claro es por qué quitar la carne o el pescado. Son alimentos muy nutritivos y saludables .
    @Bitio, lo que comentas es cierto, el método de comer menos y hacer mucho ejercicio no funciona. Lo que comentas de la lactosa y el trigo (supongo que el glúten) es algo que muchos desconocen pero padecen, ¿has probado a restringir los hidratos tipo pasta, pan, arroz, azúcares, bebidas azucardas, zumos, etc…?
    @Exacto, Smara ofrece mucho más márgen vender prepardos a base de almidones que un buen pescado. Tengo la impresión de que en unos años en las etiquetas de los alimentos aparecerán indicacioens sobre el índice glucémico/carga glucémica, cantidad de azúcar, etc… en vez de la obsesión con las grasas que hay hoy en día.

  10. Marta dice:

    Como te lo curras !!

     

  11. Marta dice:

    Como te lo curras !!
     

  12. Dheina dice:

    Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho: felicidades!
    El último comentario de éste post es de hace 8 meses, pero no puedo pasar sin comentarlo porque yo llevo 2 años siguiendo Atkins.
    Solamente diré que tengo 31 años y nunca en mi vida me he sentido mejor, aparte he perdido un montón de kilos… sólo lamento no haber encontrado ésta dieta años antes.

  13. Elena dice:

    Aitor, podrías incluir en las entradas la posibilidad de mandarlas por mail o imprimir … me encantaría q determinadas personas de mi alrededor pudieran leerlas!
    Estoy leyendo el blog entero y me parece fantástico. Expones tus ideas de forma sencilla y muy comprensible así q gracias por el esfuerzo y enhorabuena.
    Elena.

Dejar un comentario

Please leave these two fields as-is:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.