Fé de erratas del cafelito

“Hoy en día, la mayoría de las personas mueren de una especie de rastrero sentido común y descubren, cuando ya es demasiado tarde, de que las únicas cosas de las que uno nunca se lamenta son de sus propios errores” – Oscar Wilde
error

El cafelito lleva ya suficiente tiempo como para que haya acumulado no pocos errores. Va siendo hora de reconocerlos, señalarlos y pasar página. Creo que los lectores del cafelito merecían una muestra de honestidad intelectual por mi parte y de eso trata el post de hoy.

La idea es hacer una lista de los post que, con lo que se hoy en día, son incorrectos, incompletos, o que simplemente, tras haber aprendido o investigado más cosas, me han hecho cambiar de opinión. Sinceramente, es también un ejercicio que me debía a mi mismo, y que es, en cierto modo, liberador. Podría decirse que con la información que tenía en el momento que escribí los artículos, lo que ponía era cierto. Pero también es verdad que es una lección a aprender para siempre. Conocer la realidad de cualquier aspecto es muy complejo. Rara vez un único punto de vista es completamente cierto, y siempre hay que investigar más. Sobre todo es importante buscar opiniones contrarias.

Otra enseñanza a la que me ha llevado el cafelito durante estos años es a desconfiar de lo que no esté aceptado por la mayoría. Me explico. Es normal y muy humano, que si toda la vida has oído que algo es de una forma, y de repente, alguien te dice, que no, que el mundo está equivocado, y te da una visión de 180º sobre el asunto, tiendas a creerlo. Eso me ha pasado varias veces a lo largo del cafelito. Desde la nutrición, a la educación pasando por la economía. Valga el post de hoy para señalar los que considero errores más importantes y también, como nota de aviso a los lectores. Ojo con lo que leéis, tanto aquí, como en otros sitios. Poned todo en cuarentena, y más si es algo especialmente contrario a ideas, novedoso o teorías sin suficiente apoyo todavía.

Vamos con la infame lista:

Sobre Nutrición y Salud

Si hay una serie de posts del cafelito que me arrepiento de haber escrito son todos los relacionados con nutrición y salud. Primero y principalmente, porque no soy experto en ninguno de los dos ámbitos. Sí, estudié Biología. Sí, tengo curiosidad científica. Sí, tengo una hija con fenilcetonuria y eso me ha hecho investigar mucho. Pero eso no me da ninguna autoridad en absoluto. Cuando escribres y te pueden leer 1000 o 2000 personas tienes una responsabilidad te guste o no, la quieras admitir o no.

Pues bien todo ese conjunto de artículos se vieron claramente influenciados por la moda “Low Carb”, “Paleo”… En mi caso, su origen se lo atribuyo a Tim Ferriss, al que sigo admirando, y cuyo podcast os recomiendo totalmente, pero que también tiene una serie de posts, y de escritos, rayando con lo magufo en temas de salud y nutrición.

Es más, seguir algunos de los consejos “paleo” me llevó a niveles de colesterol en sangre por encima de 300. Esto me llevó, con los datos en la mano, a pensar, ¿me estoy equivocando? Pues la conclusión es que sí, y mucho. Básicamente, lo que sí que es cierto es que las calorías marcan. No hay comidas mágicas, no hay métodos mágicos. Seguro que pueden existir casos particulares donde las grasas, los hidratos, o las proteínas se metabolizan de forma diferente. ¡A mí me lo váis a contar! Pero una caloría es una caloría. Si sumas calorías y esta suma es menor que lo gastas, pierdes peso. En general, y para la mayoría de nosotros, esto es así. Es complicado, sí. Pero es lo que hay, hay que comer menos, más sano y hacer menos ejercicio. Pero puedes perder peso comiendo patatas, comiendo carne o comiendo alcachofas, siempre que sepas controlar las calorías que ingieres.

Los posts son:

Evita el desayuno inflamatorio: tostada, cereales, zumo de naranja y café

El desayuno anti-inflamatorio. 3 ideas para empezar la mañana con energía

Entrevista a Andreas Eenfeldt. Médico experto en nutrición

La increible historia de Jimmy Moore. Cómo perdió 80 kilos y recuperó la salud

Sobre las Pensiones

Hace tiempo me hice eco de un artículo sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones. Básicamente hacía referencia a un de Vicens Navarro, en el que cuestionaba que el sistema no fuera sostenible. El principal argumento era que el aumento de la productividad por trabajador, al igual que había pasado con la revolución verde, haría el sistema perfectamente viable. Por tanto, no solo no haría falta aumentar la edad de jubilación, sino que se podría reducir. Varios artículos han desmontado este argumento, y el que mejor lo resume es este de Juan Ramón Rallo, argumentando que las pensiones sí están en peligro. No obstante, la experiencia es un grado, la solución de privatizar al 100% las pensiones que propone Rallo tampoco me convence, al menos sin un colchón garantizado para los que menos saben de finanzas. Sobre todo, dada la experiencia de las preferentes, hipotecas basura, etc… Por ejemplo:
Apunta el Sr. Navarro que el crecimiento económico real medio ha sido del 1,5%: bien, pues la revalorización real media de la bolsa estadounidense durante los últimos dos siglos ha sido del 7%. O dicho de otro modo, si cada español invirtiera sus cotizaciones medias actuales a la Seguridad Social (6.000 euros anuales) al 7% anual, en 35 años podría jubilarse con un patrimonio de 900.000 euros y con unas pensiones mensuales de 3.000 euros. Ése es el auténtico fraude de la Seguridad Social: el expolio y la pauperización al que han sido sometidos los trabajadores por parte del Estado, privándoles de cualquier posibilidad de acumular un patrimonio medianamente cuantioso que no consista en sus burbujísticas e hiperhipotecasas viviendas.
Argumenta que en dos siglos la bolsa ha subido al 7% y luego señala lo mucho que se puede ganar si lo que nos quitan por cotizaciones sociales, lo invertimos. Pero tiene truco. Por un lado, no vivimos 200 años (de momento). Nuestro rango vital de trabajo e inversión tiene una ventana de unos 45 años. En ese plazo, si nos toca una gran recesión nuestra rentabilidad en bolsa, puede ser menor y con mala suerte negativa. Por otro lado, lo que garantiza el sistema de Seguridad Social tal y como está ahora, es que si nos pasa algo, como una incapacidad permanente, estamos cubiertos, y no dependemos de lo que hayamos podido ir ahorrando. Claro que se podría cubrir con seguros de accidentes, laborales, etc… pero vamos, que la cosa se complica. Como decía al principio, tema complejo = ojo cuidado con las ideas. Es decir, que es muy probable que no nos quede más remedio que jubilarnos más tarde, para hacer el sistema sostenible.
Los posts son:
La locura del retraso de la edad de jubilación en España

Sobre la Teoría Monetaria Moderna

En plena crisis, y buscando una forma de poder ayudar, investigué bastante temas económicos. Claro, sin ser economista. Y dando saltos, llegué hasta Warren Mosler y la Teoría Monetaría Moderna. Enseguida quedé enganchado. ¿Y si la limitación sobre la cantidad de dinero disponible se puede superar? ¿Y si podemos crear dinero, para apoyar la creación de empleo y crédito, si que haya inflacción? ¿Cómo no sentirse atraído por una idea así? Y empecé a leer muchos blogs y a muchos autores que seguían esta escuela de pensamiento. Antes, había estado siguiendo también a los de la escuela Austrica, Liberales y a Keynesiamos. De todos ellos, la MMT me enganchó. Y, dada la novedad, me sesgó.

Pero con el tiempo empezaron a surgir las dudas. Si la MMT era cierta, ¿por qué no se había aplicado nunca? Alerta. Y había otro asunto. Una herramienta que promete el pleno empleo, ¿por qué no había sido usada por políticos? ¿Conspiración? Lo dudo. Además, si uno puede imprimir dinero a espuertas, ¿cómo haces para evitar que políticos caigan en las ganas de hacer obras faraónicas, de dar regalos a los suyos, etc..? Un sistema donde se pudiera crear dinero sin consecuencias, ¿qué tipo de externalidades e incentivos negativos generaría? Se me antoja peligroso y difícil de controlar. El “qué hay de lo mío” se podría convertir el norma.

El último clavo en el ataúd, otra vez, y os aseguro que no fue fácil su lectura, lo puso Rallo con su libro “Contra la MMT“. Por cierto, que parece que ahora está escribiendo un libro más serio sobre el tema que, por supuesto, también leeré.

De nuevo dudas y complejidad. Eso sí, hay economistas en España, como Eduardo Garzón, que sí que consideran que este modelo podría funcionar. Ah, y por cierto, que muchos se han mofado de sus ideas, sin tener ni idea de la seriedad de todo lo que había detrás. Rallo, y eso le honra, fue de los pocos que le defendió en Twitter reconociendo que las ideas no eran disparates, sino que había que rebatirlas con fundamento.

Lo dicho, por mi parte, la MMT queda en la nevera con serias dudas sobre su viabilidad. De lo que no me arrepiento en absoluto, es de lo mucho que aprendí sobre economía leyendo a defensores y detractores.

Los posts son:

Teoría Monetaria Moderna. El déficit no es el problema, ¡es la solución!

Bono Warren Mosler. Cómo Financiar al Estado Español a menor interés

La solución al desempleo está en las ovejas australianas

La creación de Empleo Juvenil y el fichaje de Gareth Bale sin demagogia

La solución al desempleo estructural: garantía de empleo público estatal

La lista podría continuar, pero sin lugar a dudas, estas tres grandes categorías son de las que más me arrepiendo. De lo que no me arrepiento es de las puertas que me han abierto, y de las líneas de evolución y conomiento personal que me han abierto. De alguna forma, todos estos errores me han hecho más fuerte, más sabio a la hora de evaluar la información, de revisar con escepticismo crítico cualquier información o teoría novedosa. Espero que este post sirve como fé de erratas, que los que seguís desde hace tiempo el cafelito sepáis disculparme, y que cómo yo, sepamos reconocer errores, superarlos y seguir mirando hacia delante.

Otros posts con lo que ya no estoy de acuerdo son:

El Pico del Petróleo (Peak Oil) o la amenaza a nuestra forma de vida. Entrevista a Antonio Turiel.

En general todas las predicciones en torno el Peak “whatever” han sido humo desde que en los años 60 se anunciaron terribles hambrunas por falta de alimentos. Luego, llegó Norman Borlaug y hoy en día el mundo está mejor y más alimentado que nunca antes en toda su historia, y lo estaría mucho más si los grupos regresivos ecologistas dejaran de oponerse a los transgénicos (sí, y muchas gracias).

El Dr. Andrew Weil y algunos de sus consejos (geeks) sobre salud

Quizá mereza un post aparte pero baste decir que sus “rollos orientales holísticos cuánticos” tipo New Age no tienen ningún tipo de base científica. Si no queréis esperar en ScienceBasedMedicine lo cuentan muy bien.

Bienvenidos a la era de la energía extrema y la minería de riesgo

En este caso, la autocrítica es porque si bien es cierto que muchas prácticas mineras pueden ser peligrosas, no es menos cierto que cada vez más, las normativas y los medios que ponen las empresas para evitar daños son muy importantes. Y, en general, los terrenos se suelen recuperar. En España tenemos casos como Las Médulas o Cabárceno que ahora son lugares de visita y recreo. Por otro lado, estoy a favor del Fracking (hecho con garantías) y este tipo de posts van en línea, de todo lo que hace el ser humano para vivir mejor es malo.

 

 

Un comentario para “Fé de erratas del cafelito”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: â??Hoy en día, la mayoría de las personas mueren de una especie de rastrero sentido común y descubren, cuando ya es demasiado tarde, de que las únicas cosas de las que uno nunca se lamenta son de sus propios erroresâ? â?..…

Dejar un comentario