ET no existe o por qué estamos solos en el universo

“Es bastante mejor comprender el universo como realmente es que persistir en el espejismo, aunque sea reafirmante y gratificante” – Carl Sagan

Quiza en alguna estrella lejana. Pero... ¿llegaremos a tiempo?

Cuando hablamos de vida en otros planetas, siempre pensamos en la variable espacial. ¿En qué otros planetas ahí fuera habrá vida? ¿Dónde estarán? ¿A qué distancia? Voy a decirlo claro, a efectos prácticos estamos solos en el universo y es posible que nunca contactemos con otra forma de vida inteligente. Aun siendo muy importante, no será la distancia en años luz lo que nos separe de otras civilizaciones, será el tiempo.

Para entender este razonamiento, es necesario que antes comprendamos, lo insignificante de nuestra existencia en comparación con el tiempo que lleva la Tierra dando vueltas al Sol. Nuestro paso por la vida en la tierra es de apenas unos segundos. Usemos la metáfora del día. Si comparamos la historia del planeta tierra con las 24 horas de un día, nos daremos cuenta de la verdadera dimensión del tiempo y de lo poco que llevamos por aquí. A las 0 horas 0 minutos se habría originado la tierra, la vida habría aparecido a eso de las 3:42 de la mañana, y solo a las 21:18 habrían aparecido los primeros peces. ¡Más de 18 horas de vida en forma exclusiva de bacterias, algas y protozoos! Los dinosaurios se habrían extinguido a las 23:39 (a solo 21 min del final del día). Nosotros, bueno, el primer Homo vio la luz a las 23:50:00. Colón habría descubierto América a las 23:59:59,58 segundos. O lo que es lo mismo, el periodo de tiempo comprendido desde Colón hasta hoy en día solo son 2 centésimas de la vida de la Tierra. Como os podéis imaginar el proyecto SETI (búsqueda de vida inteligente) no llega a la centésima desde que está en marcha.  Quedaros con esto de momento…

La evolución por selección natural es el proceso por el que la naturaleza determina qué especies viven y cuáles mueren en un lugar y tiempo concreto. Este proceso es universal, es decir, lo mismo ocurrirá en cualquier otro planeta del universo en relación con la vida. Los mismos componentes de la vida, Carbono, Hidrógeno, Oxígeno (ya que otros potencialmente posibles para la vida como el silicio, no funcionarían), están repartidos por el universo. Por tanto, las mismas leyes físicas y biológicas serán de aplicación allí. Lo que ha funcionado en la tierra, será lo que estará en funcionamiento en cualquier otro lugar del universo. No hay que olvidar que las leyes de la física o química son universales, es decir, de aplicación en todo el universo.

Ahora bien, ¿qué probabilidades tenemos de que coincidamos en el tiempo y en el espacio con otra especie inteligente de otro planeta? En cuanto al espacio, según el catálogo de estrellas habitables (HabCat) se conocen unas 17.000, y que las distancias que nos separan de ellos son enormes. Por ejemplo, la estrella más cercana susceptible de albergar vida está a 200 años luz de la Tierra. Podemos asumir, que se podría (aunque aun estamos muy lejos de ello) construir una nave espacial que permitiera trasladar a miles de colonos a otros planetas (usando una biosfera cerrada). Por supuesto, serían los descendientes los que llegarían al destino final. Las implicaciones éticas y morales de un viaje de esta magnitud se me escapan. También habría condicionantes físicos muy fuertes ya que la falta de gravedad conlleva el atrofiamiento del organismo. Pero bien, superando todas estas limitaciones podría ser posible mandar a un número suficiente de seres humanos, en un viaje de no retorno, más allá de los límites de nuestro sistema solar, con la esperanza de que sus tatatatatatataranietos llegaran a un planeta que pudiera albergar vida inteligente.

Pero, ¿llegarían en el momento adecuado? Las probabilidades de que esto fuera así son casi nulas, si tomamos como referencia nuestra propia evolución como especie. Lo más seguro es que, o bien llegaran en un momento de la evolución del planeta de destino demasiado temprana, con lo cual, podría haber vida, pero no inteligente. O bien, que llegaran en un momento demasiado tardío, y la vida inteligente ya se hubiera extinguido. Todo esto, suponiendo que realmente en el planeta de destino, se hubieran dado las condiciones y accidentes necesarios para la aparición de la inteligencia. Es decir, puede que hubiera vida, pero esta nunca hubiera acabado en una mente pensante. Otra posibilidad, aunque menos plausible, es que hubiera vida inteligente y no fuéramos capaz de reconocerla.

Es por este motivo por el que ni creo en ETs, ni en OVNIS, ni abducciones ni situaciones similares. La inmensidad del universo se nos escapa. Realmente pensamos poco en ello. El universo, no es solo inmenso en espacio, lo es más, y esto es casi más abrumador, en tiempo. Nosotros no llevamos aquí más que un pequeño fogonazo, una chispa que, como en una hoguera, apenas representará un fracción mínima del tiempo total del fuego. Eso si, siempre podrá aparecer un cisne negro y darle la vuelta a todo, pero ya hablaremos de ello en el futuro.

¿Hemos de renunciar a buscar vida inteligente? Nunca, la propia búsqueda, define cómo somos, y siempre habremos dejado una constancia de que existimos. Quizá dentro de millones de años, en otras estrellas lejanas, girarán otros planetas y en ellos, un ser estará haciéndose las mismas preguntas que nosotros, ¿somos los únicos aquí? Con suerte, sus radiotelescopios captarán una secuencia proveniente del proyecto SETI de la tierra, y su vida cambiará para siempre.

¿Cómo lo véis vosotros? ¿Creéis como yo casi imposible contactar con otros seres inteligentes? ¿Existirá algún tipo de vida en otros planetas? Vamos a comentarlo.

No os olvidéis de compartir el artículo con los botones de abajo si os ha gustado. Muchas gracias.

19 comentarios para “ET no existe o por qué estamos solos en el universo”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tardas en leerlo de 6 a 9 minutos â??Es bastante mejor comprender el universo como realmente es que persistir en el espejismo, aunque sea reafirmante y gratificanteâ? â?? Carl Sagan Quiza en alguna estrella lejana. Pero… Â…..

  2. […] This post was mentioned on Twitter by Arlex Molina and Luz Elena, Aitor Calero García. Aitor Calero García said: Nuevo en 1C11: ET no existe o por qué estamos solos en el universo @ http://bit.ly/bXm6ZO […]

  3. Cristian dice:

    Buenos días!!! 

    Felicidades por el artículo y me gustaría hacer dos aportaciones.

    La primera es en referencia a las grandes distancias que nos aíslan completamente de todo el universo, haciendo que el universo que vemos hoy con nuestros telescopios no existe en realidad , lo que vemos son "fotografías" de hace 200, 500 años luz o 50 millones de años luz, dependiendo de la distancia, que viajan en el espacio y en el tiempo.  Por ejemplo, si nos pudiéramos trasladar a la estrella Vega, ( la más cercana a 25 años luz), en un segundo lo que vemos ahora y lo que veríamos un segundo después podría ser completamente diferente, solo que la imagen que vimos antes de salir era de hace 25 años luz. Tendríamos que despreciar además que el lugar que ocupan las estrellas en el firmamento no es el real, ya que la distancia y las perturbaciones del universo modifican la trayectoria de la luz que nos llega a la tierra. 

    La segunda, es en referencia a que siempre he creído que la estupidez humana es infinita, parafraseando a Einstein, que de todo esto sabia muy poco pero más que nadie en la tierra. Estamos buscando vida en el universo, pensando en conquistar otros planetas como marte, imaginamos como terraformarlos y nos hemos gastando infinidad de dinero en todo ello, sin darnos cuenta que nuestro planetas es único, es una nave perfecta llena de vida que nos permite viajar por el tiempo y por el espacio y que debido a la infinidad del universo estamos completamente solos y lo estaremos hasta nuestra extinción, que además creo que como sigamos castigando a nuestro planeta no tardará mucho en llegar. 

    Por cierto los que crean que desarrollaremos tecnologías que nos permitan viajar a otro planetas y hacer lo que sale en las películas, que sepan que toda tecnología tiene un límite y  que en la actualidad pocas cosas nuevas se descubren (No hablo de mejorar una tecnología sino de inventar algo completamente nuevo que no existía) y además la cantidad de dinero que hace falta para descubrir esas nuevas tecnologías aumenta exponencialmente cada vez más. 

    Por último decirte que estoy contigo y yo no creo en los UFO's ni en nada de eso…. 

    Muchas gracias por el artículo!!

    • Aitor dice:

      Muchas gracias a ti por la aportación. Tan "estelar" como la anterior.

      Es cierto lo que dices, respecto a que la mejor nave es nuestra propia casa. Como mucho solo nos veo colonizando Marte y quién sabe cuándo…

      Buscar vida en otros planetas es importante porque nos ayuda comprender mejor nuestra propia singularidad aun nos queda mucha vida que encontrar por aquí.

    • Rubén dice:

      Hola, dices que Vega es la estrella más cercana, pero me parece que la más cercana es Próxima Centauri. ¿no es así?

  4. Cristian dice:

    Buenos días!!! 

    Felicidades por el artículo y me gustaría hacer dos aportaciones.
    La primera es en referencia a las grandes distancias que nos aíslan completamente de todo el universo, haciendo que el universo que vemos hoy con nuestros telescopios no existe en realidad , lo que vemos son “fotografías” de hace 200, 500 años luz o 50 millones de años luz, dependiendo de la distancia, que viajan en el espacio y en el tiempo.  Por ejemplo, si nos pudiéramos trasladar a la estrella Vega, ( la más cercana a 25 años luz), en un segundo lo que vemos ahora y lo que veríamos un segundo después podría ser completamente diferente, solo que la imagen que vimos antes de salir era de hace 25 años luz. Tendríamos que despreciar además que el lugar que ocupan las estrellas en el firmamento no es el real, ya que la distancia y las perturbaciones del universo modifican la trayectoria de la luz que nos llega a la tierra. 

    La segunda, es en referencia a que siempre he creído que la estupidez humana es infinita, parafraseando a Einstein, que de todo esto sabia muy poco pero más que nadie en la tierra. Estamos buscando vida en el universo, pensando en conquistar otros planetas como marte, imaginamos como terraformarlos y nos hemos gastando infinidad de dinero en todo ello, sin darnos cuenta que nuestro planetas es único, es una nave perfecta llena de vida que nos permite viajar por el tiempo y por el espacio y que debido a la infinidad del universo estamos completamente solos y lo estaremos hasta nuestra extinción, que además creo que como sigamos castigando a nuestro planeta no tardará mucho en llegar. 

    Por cierto los que crean que desarrollaremos tecnologías que nos permitan viajar a otro planetas y hacer lo que sale en las películas, que sepan que toda tecnología tiene un límite y  que en la actualidad pocas cosas nuevas se descubren (No hablo de mejorar una tecnología sino de inventar algo completamente nuevo que no existía) y además la cantidad de dinero que hace falta para descubrir esas nuevas tecnologías aumenta exponencialmente cada vez más. 

    Por último decirte que estoy contigo y yo no creo en los UFO’s ni en nada de eso…. 

    Muchas gracias por el artículo!!

    • Aitor dice:

      Muchas gracias a ti por la aportación. Tan “estelar” como la anterior.
      Es cierto lo que dices, respecto a que la mejor nave es nuestra propia casa. Como mucho solo nos veo colonizando Marte y quién sabe cuándo…
      Buscar vida en otros planetas es importante porque nos ayuda comprender mejor nuestra propia singularidad aun nos queda mucha vida que encontrar por aquí.

  5. watcher dice:

    Hace un par de años asistí a una conferencia de la ESA sobre las posibilidades de encontrar vida (inteligente o no) fuera de la tierra. Me dieron algunos datos curiosos y cambiaron mi punto de vista de un modo parecido a como lo acabas de hacer tú.

    Ellos basaban su estadística únicamente en las probabilidades de que se den las condiciones necesarias para que surja y evolucione una forma de vida y explicaban que si bien hace décadas se era muy optimista, según avanzan las investigaciones se van volviendo cada vez más y más escépticos.

    El argumento que alimentaba el optimismo de hace años era: “Son tantos millones de estrellas! Si la vida ha surgido aquí en la tierra tiene que haber surgido también en algún otro lugar!”. Pero tras ese espejismo reafirmante y gratificante que dice Carl Sagan hay que estudiar las particularidades que hicieron posible que la vida pudiese surgir en la Tierra.

    Los principales motivos por los que las especies se extinguen son por cambios en el entorno en el que viven. No sobreviven los más fuertes sino los que tienen mayor capacidad de adaptación. Un ligero cambio en las condiciones de vida puede eliminar decenas de especies, un cambio brusco (como una época glaciar) puede terminar eliminando a la gran mayoría de especies. 

    Desde la creación del planeta Tierra (o al menos desde que nuestra compañera la Luna está ahí) las condiciones de vida en la superficie han cambiado mucho pero nunca de un modo brusco. Si han podido surgir y evolucionar formas de vida ha sido por la estabilidad del planeta, de un entorno cambiante e inestable nunca podría haber surgido vida. Eso es algo en lo que parece haber bastante consenso.

    Pues bien, no recuerdo todas, pero existen una serie de extrañas coincidencias que favorecen que en la Tierra disfrutemos de esa relativa estabilidad. Las que recuerdo son las siguientes:

    Órbita circular: la Tierra se mantiene practicamente a la misma distancia del Sol en su movimiento de traslación. Únicamente por la ligera inclinación del eje de rotación de la Tierra, que hace que en la mitad del recorrido un hemisferio esté más cerca que el otro del Sol, ya se producen los inviernos y veranos. Imaginaos cómo sería el cambio si la órbita de la Tierra fuese elíptica!!

    Una (no la única) de las características que permite que la órbita de la Tierra sea circular es que orbitamos alrededor de un sistema solar simple (no múltiple de dos o más estrellas), y aunque os parezca mentira ese tipo de sistemas solares son los menos abundantes. La gran mayoría de sistemas solares están formados por dos o más estrellas lo que produce que las condiciones en cualquier planeta que orbite a su alrededor cambie de modo tan brusco que haga imposible el que surja una forma de vida.

    Órbita estable alrededor del Sol: la Tierra se mueve, como el resto de planetas de nuestro sistema solar, dibujando una órbita circular siempre en un mismo plano estable, el plano de la eclíptica. Esto no tendría porque ser así. Por ejemplo si la Tierra fuese el único planeta alrededor del Sol, el efecto cambiante de las fuerzas gravitatorias de estrellas cercanas podría causar que la Tierra dejase regularmente de orbitar de un plano a otro lo cual causaría más cambios radicales en las condiciones de la superficie.

    Si la órbita de la tierra se ha mantenido estable en el plano de la eclíptica desde su formación ha sido únicamente a la presencia en el sistema solar de dos gigantes gaseosos (Júpiter y Saturno) que dan estabilidad a todo el sistema. Todos los planetas menores se ven atraidos al plano definido por la órbita de Júpiter alrededor del Sol. Si solo existiese Júpiter, este podría cambiar regularmente el plano de su órbita arrastrando con él a todos los demás planetas, pero la presencia de Saturno hace que Júpiter se vea atraído por él y que en consecuencia todos los planetas se hayan mantenido con una órbita estable en el mismo plano desde su formación.

    Pues bien, no sé a día de hoy, pero en el momento de escuchar esta charla de la ESA no se había encontrado ningún sistema estelar que tuviese más de un gigante gaseoso (y los gigantes gaseosos son los planetas más fáciles de ver).

    Polos estables: Imaginaos que de repente la Tierra dejase de girar sobre su eje y empezase a girar con otro eje distinto. No os podéis imaginar el infierno en el que se convertiría la superficie del planeta, todas las formas de vida desaparecerían sin duda. Y alguno se podrá preguntar: ¿Y por que iba a cambiar? La verdadera pregunta es ¿y por que no?. Los ejes de rotación de Marte, Venus, Mercurio… han cambiado muchas veces desde su formación. ¿Por que en la Tierra no? Por la presencia de la Luna. La atracción de la Luna mantiene relativamente estable el eje de rotación de la Tierra. La atracción que ejercen Fobos y Deimos sobre Marte no es suficiente para darle estabilidad y es que se necesita un satélite lo suficientemente grande (en comparación con el tamaño del planeta) para que esto se produzca.

    Pues bien, la formación de la Luna es fruto de otra gran coincidencia muy improbable. La gran mayoría de los planetas conocidos no tienen satélites o si los tienen son muy pequeños en comparación con su tamaño (exceptuando el caso de Plutón y Caronte).

    Había muchos más parámetros, muchas más excepcionalidades del planeta Tierra que habían permitido que la vida hubiese surgido, excepcionalidades que según se van descubriendo van volviendo más y más escépticos a los científicos sobre las posibilidades de encontrar vida fuera de la Tierra.

    Perdona por haberme extendido tanto, es un tema que me apasiona.

  6. watcher dice:

    Hace un par de años asistí a una conferencia de la ESA sobre las posibilidades de encontrar vida (inteligente o no) fuera de la tierra. Me dieron algunos datos curiosos y cambiaron mi punto de vista de un modo parecido a como lo acabas de hacer tú.

    Ellos basaban su estadística únicamente en las probabilidades de que se den las condiciones necesarias para que surja y evolucione una forma de vida y explicaban que si bien hace décadas se era muy optimista, según avanzan las investigaciones se van volviendo cada vez más y más escépticos.

    El argumento que alimentaba el optimismo de hace años era: "Son tantos millones de estrellas! Si la vida ha surgido aquí en la tierra tiene que haber surgido también en algún otro lugar!". Pero tras ese espejismo reafirmante y gratificante que dice Carl Sagan hay que estudiar las particularidades que hicieron posible que la vida pudiese surgir en la Tierra.

    Los principales motivos por los que las especies se extinguen son por cambios en el entorno en el que viven. No sobreviven los más fuertes sino los que tienen mayor capacidad de adaptación. Un ligero cambio en las condiciones de vida puede eliminar decenas de especies, un cambio brusco (como una época glaciar) puede terminar eliminando a la gran mayoría de especies. 

    Desde la creación del planeta Tierra (o al menos desde que nuestra compañera la Luna está ahí) las condiciones de vida en la superficie han cambiado mucho pero nunca de un modo brusco. Si han podido surgir y evolucionar formas de vida ha sido por la estabilidad del planeta, de un entorno cambiante e inestable nunca podría haber surgido vida. Eso es algo en lo que parece haber bastante consenso.

    Pues bien, no recuerdo todas, pero existen una serie de extrañas coincidencias que favorecen que en la Tierra disfrutemos de esa relativa estabilidad. Las que recuerdo son las siguientes:

    Órbita circular: la Tierra se mantiene practicamente a la misma distancia del Sol en su movimiento de traslación. Únicamente por la ligera inclinación del eje de rotación de la Tierra, que hace que en la mitad del recorrido un hemisferio esté más cerca que el otro del Sol, ya se producen los inviernos y veranos. Imaginaos cómo sería el cambio si la órbita de la Tierra fuese elíptica!!

    Una (no la única) de las características que permite que la órbita de la Tierra sea circular es que orbitamos alrededor de un sistema solar simple (no múltiple de dos o más estrellas), y aunque os parezca mentira ese tipo de sistemas solares son los menos abundantes. La gran mayoría de sistemas solares están formados por dos o más estrellas lo que produce que las condiciones en cualquier planeta que orbite a su alrededor cambie de modo tan brusco que haga imposible el que surja una forma de vida.

    Órbita estable alrededor del Sol: la Tierra se mueve, como el resto de planetas de nuestro sistema solar, dibujando una órbita circular siempre en un mismo plano estable, el plano de la eclíptica. Esto no tendría porque ser así. Por ejemplo si la Tierra fuese el único planeta alrededor del Sol, el efecto cambiante de las fuerzas gravitatorias de estrellas cercanas podría causar que la Tierra dejase regularmente de orbitar de un plano a otro lo cual causaría más cambios radicales en las condiciones de la superficie.

    Si la órbita de la tierra se ha mantenido estable en el plano de la eclíptica desde su formación ha sido únicamente a la presencia en el sistema solar de dos gigantes gaseosos (Júpiter y Saturno) que dan estabilidad a todo el sistema. Todos los planetas menores se ven atraidos al plano definido por la órbita de Júpiter alrededor del Sol. Si solo existiese Júpiter, este podría cambiar regularmente el plano de su órbita arrastrando con él a todos los demás planetas, pero la presencia de Saturno hace que Júpiter se vea atraído por él y que en consecuencia todos los planetas se hayan mantenido con una órbita estable en el mismo plano desde su formación.

    Pues bien, no sé a día de hoy, pero en el momento de escuchar esta charla de la ESA no se había encontrado ningún sistema estelar que tuviese más de un gigante gaseoso (y los gigantes gaseosos son los planetas más fáciles de ver).

    Polos estables: Imaginaos que de repente la Tierra dejase de girar sobre su eje y empezase a girar con otro eje distinto. No os podéis imaginar el infierno en el que se convertiría la superficie del planeta, todas las formas de vida desaparecerían sin duda. Y alguno se podrá preguntar: ¿Y por que iba a cambiar? La verdadera pregunta es ¿y por que no?. Los ejes de rotación de Marte, Venus, Mercurio… han cambiado muchas veces desde su formación. ¿Por que en la Tierra no? Por la presencia de la Luna. La atracción de la Luna mantiene relativamente estable el eje de rotación de la Tierra. La atracción que ejercen Fobos y Deimos sobre Marte no es suficiente para darle estabilidad y es que se necesita un satélite lo suficientemente grande (en comparación con el tamaño del planeta) para que esto se produzca.

    Pues bien, la formación de la Luna es fruto de otra gran coincidencia muy improbable. La gran mayoría de los planetas conocidos no tienen satélites o si los tienen son muy pequeños en comparación con su tamaño (exceptuando el caso de Plutón y Caronte).

    Había muchos más parámetros, muchas más excepcionalidades del planeta Tierra que habían permitido que la vida hubiese surgido, excepcionalidades que según se van descubriendo van volviendo más y más escépticos a los científicos sobre las posibilidades de encontrar vida fuera de la Tierra.

    Perdona por haberme extendido tanto, es un tema que me apasiona.

    • Aitor dice:

      Estelar aportación, nunca mejor dicho 😉

      En cuanto a lo de polos, lo que si se sabe es que los polos magnéticos han cambiado de norte a sur varias veces en la historia de la tierra. Cuando eso ha ocurrido el campo magético ha sido igual a cero en algún momento, lo que ha posibilidado que los rayos solares más mutagénicos llegaran a la tierra. Hay quien teoriza de que esto podría haber sido una causa de extinciones y aparación de nuevas especies por mutación.

      Algo que no añadí en el artículo, es que a pesar de las óptimas condiciones que apuntas que tiene la Tierra, la propia vida en ella la mantiene estable. Por ejemplo, el oxígeno que respiramos fue producido por las cianobacterias hace millones de años. Un hecho accidental.

      Una pregunta interesante es, una vez que surge la vida, ¿tiende a una mayor complejidad y a la aparición de la inteligencia, o esto es un hecho anecdótico y casi irrepetible?

    • Aitor dice:

      Estelar aportación, nunca mejor dicho 😉
      En cuanto a lo de polos, lo que si se sabe es que los polos magnéticos han cambiado de norte a sur varias veces en la historia de la tierra. Cuando eso ha ocurrido el campo magético ha sido igual a cero en algún momento, lo que ha posibilidado que los rayos solares más mutagénicos llegaran a la tierra. Hay quien teoriza de que esto podría haber sido una causa de extinciones y aparación de nuevas especies por mutación.
      Algo que no añadí en el artículo, es que a pesar de las óptimas condiciones que apuntas que tiene la Tierra, la propia vida en ella la mantiene estable. Por ejemplo, el oxígeno que respiramos fue producido por las cianobacterias hace millones de años. Un hecho accidental.
      Una pregunta interesante es, una vez que surge la vida, ¿tiende a una mayor complejidad y a la aparición de la inteligencia, o esto es un hecho anecdótico y casi irrepetible?

  7. Jorge dice:

    Muy interesante. Me había planteado el problema de las distancias, pero no el de la coincidencia en el tiempo.

    Yo sí creo que puede haber vida fuera de la tierra. Otra cosa es que lleguemos a conocerla. Podremos encontrar bacterias, pero de hombrecillos verdes con la cabeza gorda ya nos podemos ir olvidando. Todo eso se lo dejamos a Iker Jimenez y demás farsantes.

  8. Jorge dice:

    Muy interesante. Me había planteado el problema de las distancias, pero no el de la coincidencia en el tiempo.
    Yo sí creo que puede haber vida fuera de la tierra. Otra cosa es que lleguemos a conocerla. Podremos encontrar bacterias, pero de hombrecillos verdes con la cabeza gorda ya nos podemos ir olvidando. Todo eso se lo dejamos a Iker Jimenez y demás farsantes.

  9. MiguelHD dice:

    De lo más interesante, tanto el artículo como los comentarios.

     

    Cierto que se tienen que dar muchas condiciones para que se produzca la vida en otro planeta y, además, tendrían que darse muchísimas más para que nos encontraramos con ellos en el espacio y el tiempo.

     

    Es posible que no estemos solos en el universo pero, a efectos prácticos, es como si lo estuviéramos…

  10. MiguelHD dice:

    De lo más interesante, tanto el artículo como los comentarios.
     
    Cierto que se tienen que dar muchas condiciones para que se produzca la vida en otro planeta y, además, tendrían que darse muchísimas más para que nos encontraramos con ellos en el espacio y el tiempo.
     
    Es posible que no estemos solos en el universo pero, a efectos prácticos, es como si lo estuviéramos…

  11. Aitor dice:

    @Recu y MiguelHD. Yo como vosotros, creo que la vida a nivel bacteriano es posible, incluso en Marte. De hecho, en la propia Tierra, hay bacterias que se alimentan de las fumarolas volcánicas de las profundides marinas, y ni siquiera necesitan luz solar. De ahí a que se den todas las condiciones para que surga vida inteligente y para que coincidamos con ellos media un abismo (espacio-temporal).

    Gracias por los comentarios.

  12. Aitor dice:

    @Recu y MiguelHD. Yo como vosotros, creo que la vida a nivel bacteriano es posible, incluso en Marte. De hecho, en la propia Tierra, hay bacterias que se alimentan de las fumarolas volcánicas de las profundides marinas, y ni siquiera necesitan luz solar. De ahí a que se den todas las condiciones para que surga vida inteligente y para que coincidamos con ellos media un abismo (espacio-temporal).
    Gracias por los comentarios.

  13. Elena dice:

    Interesantísimos, artículo y comentarios, a veces he hablado sobre el tema y a lo del tiempo siempre le daba yo más importancia que los demás, pero creo que no me explicaba bien. Tomo nota para próximas conversaciones!

  14. Elena dice:

    Interesantísimos, artículo y comentarios, a veces he hablado sobre el tema y a lo del tiempo siempre le daba yo más importancia que los demás, pero creo que no me explicaba bien. Tomo nota para próximas conversaciones!

Dejar un comentario