El teletrabajo a tiempo completo nunca será una opción

Encontrar regocijo en el trabajo es descubrir la fuente de la juventud – Pearl S. Buck (Escritora Americana, Madre de una hija con Fenilcetonuria)

Teletrabajo en tiempo de Olimpiadas

Teletrabajar puede que no sea tan idílico

¿Quién no se ha sentido o se siente atraído por el concepto de “trabajar desde casa”? A mi siempre me ha llamado la atención pero, de un tiempo a esta parte, cada vez lo veo como una opción más lejana. Incluso cuanto más fácil sería dadas mis circunstancias laborales.

Hoy en día tenemos absolutamente todo a nuestra alcanza para teletrabajar. Ya no hay excusas. Nos podemos conectar a la red desde casi cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. Incluyo el internet en el móvil parece que ya va rápido con las redes 4G, la cuestión es ¿por qué no teletrabaja más gente? En mi opinión, porque no es un tema tecnológico, ni siquiera de cultura de trabajo. Hay un factor que pesa más que todo ello, y es la necesidad de vernos las caras, de compartir espacios comunes, de que trabajar en equipo requiere cercanía, y por qué no decirlo, camaradería o compañerismo. Os voy a desarrollar esta idea.

La mayoría de los gurús que seguimos en internet, y que yo mismo he recomendado más de una ven en el cafelito, tipo Tim Ferriss, Ramit Sethi, etc… todos teletrabajan. Y parece que ese debería ser el camino a seguir. Si quieres vivir bien, teletrabaja y así tendrás más libertad, autonomía, podrás conciliar mejor etc, etc… Yo creo que estos modelos no sirven. Son un sesgo erróneo de la realidad. Precisamente nos llaman la atención y nos inspiran porque son casos únicos, casi irrepetibles. O al menos, cuya replicación es muy complicada y, desde luego, a nivel agregado, no escalable.

¿Por qué digo que no es escalable? Pues porque la mayoría de las personas no pueden teletrabajar. Muchos de los que leéis el cafelito, son lo que se denominan, trabajadores del conocimiento. Estáis en oficinas, con internet, ordenadores, etc… pero la realidad es que somos una minoría. Pensad en todos los amigos, familia, etc… que no trabajan en oficinas sino en tiendas, talleres, fábricas, etc… Sí, cada vez puede que sean menos, pero todavía es un número significativo. Por otro lado, si todo el mundo teletrabajara, está claro que había algunos ahorros evidentes en tiempo transporte etc… Lo de la conciliación no lo tengo tan claro, luego comentó el motivo.

Pero pensemos en las desventajas del teletrabajo y porqué creo que no está triunfando. ¿Habéis tenido alguna vez una reunión vía teleconferencia? Yo he hecho tres, así contadas, tres. Y mi sensación en las tres ocasiones fue pobre. Sí, te puedes ver, puedes hablar, pero sientes que falta algo. En una reunión presencia, y más aún si es con un nuevo cliente o conocido, necesitas más información de contexto. Hay un montón de detalles, de expresiones, de gestos, de entonaciones, que se pierden por completo en una videoconferencia. Y no hay forma de darle una solución técnica, es imposible, reproducir el entorno real. El efecto de estar en las oficinas del cliente, ver cómo trabajan, dónde están, etc… proporciona una valiosísima información de contexto. Es más, en cierto modo, a todos nos gusta que nos visiten. Nos sentimos anfitriones, ofrecemos cafelitos. Aunque estemos en el trabajo, durante es tiempo, es como nuestra casa y queremos que los demás se sientan cómodos.

Compañerismo y espíritu de equipo

Luego está la parte del trabajo en equipo. Seguro que muchos de vosotros estaréis pensando que vuestro trabajo se puede hacer perfectamente desde casa, y es cierto. El mío también, pero ¿habéis valorado alguna vez qué porcentaje de vuestro trabajo se ve favorecido por las interacciones con vuestros compañeros? ¿qué parte de vuestro trabajo mejora con sus consejos? ¿qué parte mejora con las pequeñas bromas sobre el pelo de Sergio Ramos?

Luego hay que tener en cuenta las ineficiencias de tener a los equipos disgregados. Y eso es algo que estoy viviendo ahora mismo. Estoy coordinando el trabajo de varios compañeros, pero estamos repartidos por distintas zonas de la oficina. La ventaja es que tenemos una visión muy amplia de varias áreas de la compañía, y eso es bueno. Pero el inconveniente es que apenas tenemos intercambio de información fluida entre nosotros. Cuando tus compañero o tus responsables están cerca, te pueden dar información, consejos y sugerencias en tiempo real sobre cualquier asunto de trabajo. Hay mucho más intercambio de información, por el simple hecho de estar cerca. De hecho, ¿por qué triunfan las ciudades, por qué todo el mundo quiere vivir en ellas de forma abrumadoramente mayoritaria? Por la cercanía con miles de mentes con las que intercambiar información.

Aunque tecnológicamente el teletrabajo permita ese intercambio de información por otros medios, nada sustituye a la mejor herramienta de comunicación jamás inventada, la palabra hablada. La comunicación oral frente a frente es, sin duda, el mejor mecanismo de transmisión rápida y efectiva de información y por eso nos resistimos a las teleconferencias y puede que al teletrabajo.

Sí, se que hay grandes proyectos que se han hecho de forma remota, desconectada, sin interacciones físicas, pero ¿cuáles? En su mayoría proyectos de software o similares, de creación intelectual, en los que gran parte del trabajo requiere altas dosis de concentración, puntuadas por algunas interacciones concretas para arreglar o discutir cosas. Intuyo que no es la mayoría de los casos. Muchos trabajos requieren una gran cantidad de interacción con clientes, internos y externos y/o con más compañeros y esos no son tan susceptibles de ser teletrabajo.

¿Cuándo es efectivo el teletrabajo?

Cuando necesitas concentración máxima. Por eso digo que teletrabajar a tiempo completo no, pero hacerlo a tiempo parcial, cuando realmente tenemos claro para qué vamos a emplear ese tiempo de aislamiento y soledad, sería la combinación ideal.

Permitirme que vuelva a la conciliación. Se dice que teletrabajar facilita la conciliación. No estoy de acuerdo. La facilita, si y solo sí, tus hijos no están en casa y/o tú no te tienes que encargar de ellos. Por experiencia propia, que seguro que mucho también corroboraréis, estar solo en casa con uno o dos niños, no es compatible con trabajar, salvo que están felizmente dormidos. Y eso, a lo sumo, en jornada laboral, serán tres horas. Si el teletrabajo concilia es porque tus hijos están haciendo otra cosa, o están atendidos por otra persona. En ese caso sí, es genial. Estás en casa y para relajarte vas a buscarlos al cole o les pones la merienda o el almuerzo. Ahora bien, ¿cuántos casos así conoces? Una minoría.

La combinación perfecta, algunos días de teletrabajo y otros días (puede que la mayoría) de trabajo en la oficina, con tus compañeros, clientes, y por qué no decirlo, en muchas ocasiones también amigos. Hay quien dice que “yo vengo a trabajar, no a hacer amigos” Soberana gilipollez, a cualquier sitio se puede y debe ir a hacer amigos y a ampliar tu red de contactos.

¿Cómo lo veis vosotros? Seguro que hay alguien que teletrabaja y me gustaría conocer, sobre todo, los aspectos negativos (si los hay) porque los positivos ya se han comentado en muchos sitios.

 

10 comentarios para “El teletrabajo a tiempo completo nunca será una opción”

  1. Gonzalo dice:

    Llevo 7-8 años teletrabajando al 100% y creo que tengo bastante experiencia. En primer lugar, aunque sea tonto comentarlo, es obvio que sólo se puede teletrabajar en ciertos puestos de trabajo, porque como quiera teletrabajar el conductor del Metro, me parece a mí que muchos no llegan a la oficina ese día… Por tanto, son más aquellos trabajos ligados a un ordenador, correo y teléfono y en este caso sí se puede teletrabajar, pero siempre habrá que complementarlo con reuniones, visitas, etc Aunque no quisiéramos, nos van a convocar…

    Estoy de acuerdo con lo del compañerismo, etc, pero no me parece esencial para ejecutar tu trabajo, sino que sería un lubricador, un facilitador. También es muy útil la información de pasillo, pero en cuanto a productividad, no me parece que aporte tanto como el tiempo que se pierde "charlando". Sé que son palabras un poco "asiáticas", pero el mundo ha cambiado y todo se basa en rentabilidad y productividad. Competimos contra el mundo entero.

    Y por último, comentas que no se teletrabaja más por una cuestión de necesitar el contacto humano etc, ya que tenemos todo lo necesario, pero creo que no es ese el motivo, sino que muchos jefes no se fían de sus empleados y de lo que harán en su casa si no está viéndolos. Eso lo que denota es que no tiene bien definida ni controlada su carga de trabajo. Ejemplo práctico: yo manejo una plataforma de 6 teleoperadores , pues bien, en cuanto cogí el puesto lo primero que hice fue mandarlos a casa 3 días en semana, pero hay 2 que quiero que sigan viniendo, porque estan todos sentados juntos y creo que es bueno para la química del grupo, al margen de que teletrabajar no es tan sencillo, dependiendo de cómo seas te puedes encontrar muy solo y desmotivado.

    En definitiva, teletrabajo sí, pero bien diseñado y aplicado.

  2. Teresa dice:

    Pues yo estoy empezando con el teletrabajo, soy mi propia jefa desde hace un año y se hace muy duro estar sola 8 horas cada día, por no hablar de la enorme disciplina que hay que tener para sentarte en tu silla prontito por la mañana en lugar de quedarte en la cama: Los primeros meses funcionas muy bien, te sientes libre y cómoda, pero es muy difícil mantener ese espíritu todos los días.

    Hay que tener una enorme motivación, una disciplina aún mayor, y muy buena organización para hacer 8 horas y no sacrificar tardes o fines de semana. Es mucho más complicado de como lo pintan.

  3. Hola

    También se podría decir que teletrabajo por cuenta propia y en determinados momentos, a tiempo completo y en otros a tiempo parcial.

    Creo que catalogar de "Positivo" o "Negativo" no nos lleva a nada. Me gusta más expresarlo como una excelente opción y qué bueno que así sea, para algunas personas en situaciones particulares de sus vidas. Como todas las cosas a algunos les servirá y a otros no, tal cual como aquel que prefiere trabajar en situación de dependencia y otros en forma autónoma.

    Los dos modelos conviven.

    Me encantó tu artículo!

    Saludos

  4. Vanessa dice:

    Hola!! gracias por el artículo. Yo llevo 3 años teletrabajando al 100% de mi tiempo y me va bien. Claro está que no todos los trabajos se pueden realizar de esta forma.

    El teletrabajo requiere disciplina y una óptima organización de tiempos y trabajo. Si tienes la suerte de poder tener clientes es una buena oportunidad de realizarlo. Yo tengo libertad absoluta de mi tiempo, organizo el trabajo y concilio mi vida personal que para mí es lo primero.

    Saludos.

  5. Pues mola 🙂

    Dicho esto, sólo decir que tras tres años currando desde casa, he dado el paso al coworking. Era eso o salir en El Caso. Sólo digo eso 😉

  6. Luis Garcia Falaguer dice:

    Qué razón tenéis, el teletrabajo se pinta como algo idílico pero es necesaria mucha fuerza de voluntad para no dejar cosas pendientes para otro día, consultar las redes sociales o quedarse en la cama. Pero no solo eso, hay mucha gente que le ocurre todo lo contrario, no puede diferenciar el lugar de trabajo, del familiar y acaba haciendo más horas que is estuviera en la oficina. La verdad es que tu artículo es muy completo y analiza tanto los beneficios como las desventajas, Felicidades!

    a principios de verano leí este artículo sobre como teletrabajar en verano y facilitar la vida familiar y la laboral, os lo recomiendo!

    http://blog.videoconferencia.net/2013/08/12/es-po

  7. Bobysuh dice:

    Para que sea efectivo el teletrabajo debe ser planteado por objetivos económicos o cuando uno mismo es el emprendedor y jefe. De lo contrario, es muy fácil que el rendimiento se vea afectado. Si cumplimos uno de estos dos casos, creo que la opción es fantastica, en cuanto a libertad y calidad de vida.

  8. Groucho Marx dice:

    Evidentemente el teletrabajo 100% plantea muchos problemas (quizá más aquí, en nuestra querida España, que en otros lugares, todo sea dicho). El primero y, bajo mi punto de vista, el principal es la disciplina. No se trata de tener una disciplina militar en la que uno no puedo ni levantarse a dar un breve paseo por el pasillo de 2 minutos. Se trata de establecer unas rutinas inquebrantables que se lleven a cabo con tesón. Creo que guarda cierta relación el estudio de cierto nivel (hablemos de oposiciones de las llamadas élite)con el teletrabajo, e incluso creo que este último se encuentra en un terreno más "liberal" y menos acotado en cuanto a dispersiones mentales se refiere. Cierto que una de estas tareas no puede alargarse en el tiempo más de los 4-5 años de rigor y la otra pretendemos que sea para toda la vida. Dificultad, sí, posibilidad, también.

    Un saludo.

    http://pluripensamiento.blogspot.com/

  9. Sesion Porno dice:

    como siempre, sublime..

Dejar un comentario