El falso mito de la mediocridad

La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta. Gilbert Keith Chesterton

Así no hay quien estudie

Método sobre todo

Hoy os voy dar a conocer uno de esos blogs que marcan la diferencia. Es el blog Study Hacks de Cal Newport. Es el típico blog que me hubiera gustado conocer hace mucho tiempo, durante mi época de estudiante. Su autor es un estudiante de informática del MIT que empezó el blog para comentar y compartir secretos y trucos para estudiar mejor. Esta frase lo caracteriza bastante bien:

I’m interested in why some people end up leading successful, enjoyable, meaningful lives, while so many others do not. Being a geek, I’m not satisfied with simplistic slogans (e.g., “follow your passion!”) or conventional wisdom (e.g., student success requires stress). Instead, I dive deeper, looking to decode underlying patterns of success

Me interesa saber por qué algunas personas acaban teniendo unas vidas exitosas, con disfrute y con sentido, mientras que otros muchos no lo consiguen. Siendo un geek (¿friqui?), no me conformo con los eslóganes simplistas (por ejemplo, “¡sigue tu pasión!”) o la sabiduría convencional (ej.: estudiar requiere estrés). Por el contrario, voy más allá (cavo más profundo), tratando de descifrar las claves del éxito ocultas.

Sin embargo, su blog no solo se centra en “trucos para estudiar”, más que nada porque ya ha pasado en parte su fase de estudiante y ahora también escribe sobre el trabajo. Si queréis haceros una idea de por donde van los tiros, mejor os remito a un par de absolutamente imprescindibles post invitados que hizo para dos de los blogs de cabecera del cafelito, los de Ramit Sethi y Tim Ferriss:

Sugerentes títulos ¿no?

Me gusta mucho el enfoque de Cal, y creo que se resume muy bien en este post. En el explica cómo logró aprobar con la mejor nota de la clase la asignatura de Matemática Discreta, superando a estudiantes del este mucho mejor preparados que él. No lo consiguió por fuerza bruta, echándole codos, al menos no de la forma que todos pensamos. Utilizó técnica, método y disciplina. Como el comenta, “mucho trabajo pero no un trabajo muy duro“. Básicamente, repasaba la lección a diario, hasta que realmente la comprendía, no le llevaba más de media hora, y si algo no tenía claro iba a preguntar al profesor.

Creo que una de las principales carencias en nuestra educación es la falta de técnicas de estudio, creo que cada vez es menos importante qué estudiar y mucho más cómo estudiar. El blog de Cal es un auténtico filón en esto, y espero poder sacarle partido para mí mismo y para ayudar a mis hijas con sus estudios en el futuro.

Hay otro aspecto de su enfoque que también me gustaría compartir con vosotros y es la creencia cada vez más implantada de que llegan arriba los mediocres. Puede que sea cierto, pero este discurso me parece más una justificación o una excusa para aquellos de nosotros que pensamos que somos mejores que otros que ocupan ciertos puestos de responsabilidad, nuestros políticos, nuestros superiores, nuestros profesores universitarios, etc… Desde luego una forma de salir de dudas sería coger una muestra aleatoria proporcional de la población y ver qué carrera profesional ha seguido cada uno y luego ver que puestos ocupan. Por supuesto, habría que normalizarlo con factores como la renta, lugar de nacimiento/educación, etc… Pero intuyo, que en términos absolutos, los que más se esforzaron llegaron más arriba (y no hablo solo de sueldo o puesto), y los mediocres nos quedamos más abajo.

Creo que nos afanamos mucho en buscar los ejemplos que se salen de la norma para justificar nuestras carencias. En cuanto un político tiene un CV dudoso, o cuando un jefe es un enchufado, lo convertimos en norma. Digamos que nos deja más tranquilos pensar que están ahí por enchufe o suerte. Una pregunta, ¿alguna vez has repasado la biografía de los políticos con responsabilidades de este país? La mayoría de ellos tienen unos CVs de impresión. Si uno se para a pensar en ello, su esfuerzo y dedicación, ya sea como profesores o funcionarios del estado es, como poco, envidiable. Sí, muchos partían de posiciones de ventaja, pero otros muchos no. Y claro, hay mediocres, pero realmente son los menos.

Lo que creo que ocurre, es que nos gusta pensar que los demás son mediocres, porque así nos libramos de mirarnos en el espejo, y ser conscientes de que no hicimos lo mismo que ellos cuando pudimos. Es fácil pensar, “bueno, es que yo, antes de pasarme N años haciendo un oposición para juez, prefiero vivir en el mundo real, y aprender más cosas etc…, etc…” Perfecto, pero no hay que confundirse, eso no te convierte en superior. La realidad es que esa persona tiene una capacidad de esfuerzo que tú, o bien no tienes, o que decidiste utilizar para otra cosa. En el fondo, creo que bajo la crítica a los funcionarios públicos hay mucho de esto.

Y ahí está la gran diferencia. Muchos de nosotros, en un momento dado, nos rendimos. “Bah, esto es un coñazo, no voy a perder mi tiempo en tratar de aprender esto que no me va a valer para nada”. Otros, por el contrario, aceptaron las reglas, y se dijeron, “esto es una piedra que tengo saltar, no me gusta, pero lo voy a hacer”. Es fácil caer en la autocomplacencia y decir que decidimos hacer lo que nos gustaba y que eso nos hizo más “sabios” porque tenemos más mundo. Nota al margen, ellos no estuvieron en una burbuja durante todo el tiempo.

Y es ahí donde entre el blog de Cal. Estudia un doctorado, ha escrito 3 libros, tiene un blog y saca buenas notas y termina de trabajar a las 17:30 todos los días. ¿Cómo lo hace? Es ahí donde quiero llegar, hay personas que han desarrollado un método que les hace diferentes, ya sea fuerza bruta o técnica.

Cal defiende, y con razón, que hay una excesiva creencia en el mito “cumple tu sueño” “sigue tus pasiones” “dedícate a lo que te gusta”. Pero, ¿qué nos gusta? ¿cómo sabemos que nos gusta? Lo más sencillo es seguir la senda fácil, hacer siempre lo que nos gusta, pero muchas veces, haciendo algo que no nos gusta acabamos por descubrir que tenemos acceso a otras opciones. Y lo que es más importante, muchas veces la técnica y el método nos hacen superar aquello que no nos gusta y nos abre las puertas a nuevas posibilidades.

Sí, ya sé que hay muchas situaciones injustas, que no todos partimos con las mismas opciones y por supuesto, hay que proporcionar mecanismos para compensar todo esto y para evitarlo, pero no está de más reflexionar sobre cómo otras personas han conseguido cosas que a nosotros nos hubiera gustado conseguir. Pongamos nuestro foco en los que han conseguido por méritos propios, que los hay y muchos. Eso, no dejemos nunca de señalar con el dedo, a los enchufados, a los aprovechados, a los ventajistas, pero que no nos sirvan para desviarnos del foco.

Es mucho más fácil criticar que admirar.

 

7 comentarios para “El falso mito de la mediocridad”

  1. Chema Cepeda dice:

    Gracias por el gran descubrimiento del blog de Cal, he leído un poco pero me gusta mucho la forma que tiene de encarar los proyectos.

    Como dice en su blog, todo se reduce a trabajo y método. Si te saltas uno de los dos, nunca llegarás a la meta.

  2. David dice:

    Enhorabuena por el Blog, me ha enganchado. Como suele suceder con esto de los blogs llegué por casualidad, leí la primera entrada y me gustó mucho, luego leí la entrada donde colgaste los vídeos del TED que me encantaron, y ahora el leído esta que también me ha encantado y con la que estoy bastante de acuerdo. Bueno, aunque en el caso en particular de nuestros políticos yo no es que piense que son mediocres, es que pienso directamente que son de la media para abajo, no así los que ocupan puestos relevantes en los ministerios (directores, subdirectores, jefes de departamentos, etc.), que son los que realmente saben del asunto, que si que tienen CV's de auténticos superclases; pero, ministros, senadores, diputados, concejales, consejeros, diputados provinciales, delegados, etc., son una casta que lo único que saben es que saben que en otra cosa no harían mas fortuna que medrando en la política. A las pruebas me remito, ¿cuantos ministros hablan un segundo idioma? ¿has comparado la carrera profesional de políticos en Francia, Alemania, Dinamarca, Inglaterra o incluso Portugal con la carrera de nuestros políticos? Zapatero se licenció en Derecho (aunque la titulación no es que me preocupe mucho hay muchos tontos con carreras y muchos sabios sin ella, pero da un orden de la preparación que puedas tener), no estudio Master , Cursos Expertos o Especialista en nada, Doctorado, no habla ningún idioma (a parte de la lengua materna, claro está), nunca estuvo en empresa alguna (pública o privada) no supo que es trabajar de Becario de 8 a 15 por 400 euros partiéndose los cuernos intentando mejorar, nunca supo que es pasar de becario a contrato profesional aunque te descuenten el 25 % durante 2 años por contrato en prácticas pero aun asi tengas ya plenas responsabilidades sobre los proyectos o trabajos que realiza, nunca supo que es que un jefe te ascienda a jefe de grupo, departamento, equipo, proyecto etc., haciéndote responsable de además de tu trabajo del trabajo de las personas de tu equipo al que diriges, así podría seguir hasta terminar de describir lo que es el paso por una empresa cualquiera, competitiva, donde si eres bueno, metódico y trabajador llegarás de Becario a Director Técnico inclluso a altos puestos en la empresa. en este proceso de selección debes mejorar tu capacidad de esfuerzo, mejorar y depurar conocimientos técnicos, aumentar tus conocimientos en otras áreas que puedan estar interconectadas con tu trabajo, desarrollar el coaching y la inteligencia emocional, en definitiva hacerte valedor para desempeñar puestos de dirección, puestos de gestión donde es necesario personas con una capacidad de análisis muy elevada, personas con un conjunto de cualidades muy difíciles de conseguir y que por eso muy pocas llegan ahí .

    El caso de este presidente del gobierno (como el de otros muchos de los políticos de nuestro país), presidente de un país como España, hablamos de más de 46 millones de habitantes, es el siguiente, después de acabar la carrera estuvo 3 años de ayudante en un Dpto. de la Univ. de León, hasta que obtuvo un escaño en el Congreso de los Diputados por la Provincia de León y a partir de ahí a subir en su partido (ojo! un partido no es una empresa, por todos es sabido que no se requieren los mismos méritos para ascender en el). Una persona que no pasó por ninguno de esos filtros o entrenamientos que antes nombraba, una persona que no habla idiomas, una persona que ya siendo presidente del gobierno y a micro abierto, sin el saberlo, admitió que no sabía nada de economía (y su asesor le respondía, tranquilo que esto te lo explico yo en 2 tardes), una persona que por su juventud y cargos desempeñados nunca se entrenó en el duro mundo de las reuniones y negociaciones empresariales, ni en el manejo de recursos y dirección de personal, ni en la toma de decisiones de importancia, ya que no creo que hubiera desarrollado como diputado un excelso análisis crítico ni de síntesis de problemas de la envergadura a los que se debe presentar un presidente del gobierno.

    Créeme nuestros políticos no es que sean mediocres (calidad media según la primera acepción de la RAE) es que directamente son malos.

    Un saludo, te sigo.

  3. Iván Curbelo dice:

    Buenas:

    Sir Ken Robinson no piensa igual, pero con una cosa que coincido bastante con el es que si te gusta determinada actividad y además se te da bien… Cual es el fin realmente de sacrificarnos por unos estudios o trabajo que no queremos. Mejor posición, status, dinero, seguridad… Que alguien me diga una causa realmente importante para pegarnos 1/3 de nuestra vida realizando algo que no nos gusta.

  4. Anónimo dice:

    […] ya tiempo os recomendé el blog de Cal Newport, que vengo siguiendo desde hace tiempo, y que ha inspirado, no solo este post, sino algunas […]

  5. Sale Systems dice:

    Buen Artículo, buenas refelxiones, gracias por compartirlo

Dejar un comentario