Descubre el gran secreto de Arguiñano y encuentra la receta de la excelencia

Si un individuo está llamado a ser barrendero, debería hacerlo como Miguel Angel pintaba, o como Beethoven tocaba música, o como Shakespeare escribía poesía. Debería barrer tan bien que todos los ángeles de la tierra y del cielo se detengan para decir ‘Aquí vivía un barrendero grande que hizo su trabajo bien’ – Martin Luther King Jr

Karlos Arguiñano ha sido sin duda uno de los mejores comunicadores de los últimos tiempos. No sólo ha enseñado a cocinar y a amar la cocina a toda una generación, sino que además ha demostrado que la alegría y la pasión por lo que a uno le gusta es contagiosa. No solo hace felices a quien lo practica, sino también, y de ahí gran parte de su éxito, a quien escucha. Mi abuelo no cocinó en su vida, no era un apasionado de la cocina, pero no se perdía un programa. Arguiñano tenía un secreto para transmitir su pasión por lo que hacía, tenía una receta para conseguir la excelencia, ¿sabes cuál es?.

Arguiñano habrá hecho miles de recetas, y yo habré visto bastantes de sus programas, tanto en televisión como en internet. Apenas recuerdo dos o tres recetas. Sin embargo, algo que se me ha quedado grabado ha sido su método, su forma de afrontar el trabajo. Más allá de los detalles concretos de una receta o de las técnicas que empleara en la elaboración de los platos, Arguiñano siempre aplicaba estos tres principios:

  1. Alegría. Desconozco si, de puertas para adentro, será de otra forma. Lo dudo. Lo que está claro es que no ha empezado un solo programa de los que yo haya visto con una mala cara o sin una sonrisa sincera. Karlos destila felicidad en todo lo que hace. Seguro que pensáis que con su dinero tú también tendrías esa cara ¿estás seguro? Es más bien al revés. En mi opinión el siempre ha afrontado el trabajo de esa manera. Primero ha sido la alegría por lo que hace y luego los resultados. ¿Te gustaría hacer recetas de huevos fritos cuando eres un chef de renombre? ¿repetir recetas día tras día? Seguro que la monotonía también ha atacado Karlos. Le da igual, siempre busca la excusa para alegría y la felicidad. ¿Por qué no haces tú lo mismo? ¿Por qué me buscas cualquier detalle su vida o trabajo que te alegre?. Cada vez que alguien te pregunte ¿cómo estás? Devuelve una respuesta positiva, “estupendamente”, “pues muy bien”, “nunca había estado mejor”. Emite pensamientos positivos. Si contestas con un “hecho polvo”, “muerto de sueño”, será inevitable que te sientas así el resto del día. Por el contrario, si das una respuesta alegre, tanto tú, como tu interlocutor habréis cambiado a una onda positiva, vital, que te ayudará a pasar un mejor día.
  2. Preparación. ¿te has dado cuenta de que Arguiñano siempre tiene todo listo y preparado de antemano? Cuando prepara un plazo tiene todo cerca, utensilios ingredientes, paños de cocina… Pensarás, “claro, tiene todo un equipo que trabaja para él”. Sí, eso está claro. Pero de nuevo, creo que esto vino después. Esa es la forma de trabajar que se enseña en las escuelas de hostelería. Es una manera de afrontar una tarea que puede ser muy útil también fuera de la cocina. Primero, porque te obligas desde el principio a pensar en qué vas hacer y en cómo lo vas hacer. Te centra en la tarea. Segundo, y más importante, ahorra tiempo. Imagina que durante el programa Karlos tuviera que ir y venir todo el rato a por utensilios o ingredientes. Sería caótico. ¿Por qué no aplicas esto a tus actividades diarias? ¿sabes ya qué vas a hacer y cómo lo vas a hacer? ¿Tienes todo lo necesario? Preparar todo lo que puedas antes, evitarás problemas y ganarás tiempo. No tienes que ser perfecto, y tratar de tener todo absolutamente preparado, basta con las herramientas e ingredientes principales. Hazte esta pregunta, ¿con lo que tengo aquí y ahora puedo empezar a hacer lo que necesito? Si es así, adelante.
  3. Presentación. O lo que es lo mismo, el toque del perejil. ¿Tienes gusto a la hora de presentar tu trabajo? ¿le dás tu toque personal? Es importante que cualquier cosa que hagamos la vida y la hagamos nuestra. Dar un toque personal y buscar el gusto por el detalle habla bien del trabajo de uno mismo, pero sobre todo, nos ayuda a ver el trabajo como algo nuestro, y por tanto, a sentirnos realizados y felices con lo que hemos hecho. Puedes pensar que lo que haces ahora no merece la pena, que el esfuerzo por dejarlo bien y bonito no merece la pena. De nuevo, es al revés. Ten el gusto por lo que haces ahora, y cualquier otra cosa o actividad que hagas en el futuro, verá reflejada ese gusto por el detalle. El esfuerzo has de hacerlo por ti. Si no lo haces ahora ¿crees que sabrás hacerlo en el futuro? No lo creo.

En este método, habrás notado que falta la fase de elaboración. En la elaboración juega un papel muy importante de experiencia y el conocimiento que principalmente, se adquieren con el tiempo. Sin embargo, en muchas ocasiones estos factores son los menos importantes. Con alegría, preparación y presentación es más que probable que lo que hagas salga bien y no sólo en la cocina. También en tu vida diaria y en tu trabajo. Estos tres factores se puede aplicar siempre y para cualquier cosa que hagas tanto ahora como en el futuro. Ten presente que si buscas la excelencia en lo todo lo que hagas podrás conseguir casi todo lo que quieras. Este es el gran secreto de Arguiñano y su receta de la excelencia.

¿Qué pensáis de este método de trabajo? ¿Se puede aplicar a otras actividades?

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdame a promocionar 1C11 en Bitácoras.com, haciendo clic en el icono que aparece más abajo. Mil gracias.

6 comentarios para “Descubre el gran secreto de Arguiñano y encuentra la receta de la excelencia”

  1. […] Read more from the original source:  Descubre el gran secreto de Arguiñano y encuentra la receta de la … […]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tardas en leerlo de 5 a 8 minutos Si un individuo está llamado a ser barrendero, debería hacerlo como Miguel Angel pintaba, o como Beethoven tocaba música, o como Shakespeare escribía poesía. Debería barrer tan bien que todos…..

  3. WiZaRd_ dice:

    Completamente de acuerdo, si el tío es un crack es porque se lo ha ganado a pulso con el paso de los años. Y tanto en la cocina como en cualquier otra faceta de la vida pueden aplicarse sus máximas a la hora de enfrentar cualquier programa. Así es.

    Saludos.

  4. WiZaRd_ dice:

    Completamente de acuerdo, si el tío es un crack es porque se lo ha ganado a pulso con el paso de los años. Y tanto en la cocina como en cualquier otra faceta de la vida pueden aplicarse sus máximas a la hora de enfrentar cualquier programa. Así es.

    Saludos.

Dejar un comentario