Cómo aprovechar al máximo los cursos de formación

El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje” – William Shakespeare

Aprovar no es aprender

Hay quien nunca aprovechará la formación...

Hace bien poco he asistido a un curso de formación organizado a través de mi empresa. Era un curso que me interesaba (es raro que una formación no lo haga). Pero nada mas empezarlo me puse en modo crítica, “yo explicaría esto así”, “no llevaría esta metodología”, “haría más ejemplos”, etc, etc… De pronto me di cuenta de lo peligroso de este tipo de razonamiento.

Si me ponía en modo crítica, me iba a resultar muy complicado aprovechar la formación. Haciéndome caso a mi mismo, decidí que antes de criticar el trabajo de los demás, debía, parafraseando a John Kennedy, preguntarme qué podía hacer yo por el curso y no al revés. Es decir, en vez de estar pensando sobre los detalles negativos o mejorables del curso, centrarme en qué actitudes y acciones podría adoptar yo para sacarle el máximo partido. Asi que estas son algunas de mis reflexiones, que tu puedes aplicar para sacar el máximo provecho a cualquier tipo de formación:

Actitud

La actitud ante un curso lo es todo. Si vemos el curso como una pérdida de tiempo o nos ponemos en modo crítica, será muy difícil que saquemos algo positivo del mismo. Piensa lo siguiente. Quizá lo más importante del curso no es la materia, o el profesor o los medios, hoy en día, lo más importante puede ser que vas a tener a tu disposición un tiempo exclusivo en el que solo vas a estar centrado en una cosa: aprender algo nuevo. ¿Cuándo fue la última vez que pudiste dedicar 3 horas seguidas a aprender algo? Con suerte, en la universidad. Aunque soy de la opinión de que la formación continua es inseparable del trabajo, y no siempre necesita de cursos, la oportunidad de dedicar toda tu atención a algo específico, es muy potente. No la desaproveches.

Motivación

Es posible que el curso no sea del todo de tu interés. En este caso será complicado que tu motivación y por tanto tu actitud, te permita sacar algo positivo del mismo. Lo que fácil sería dejarse llevar. Aparecer en el curso, cumplir con el expediente, firmar a asistencia y olvidarlo todo. Yo te sugiero todo lo contrario. Para empezar, ¿seguro que no te interesa? Ampliar conocimientos nunca está de más. Si no te interesa la formación  porque no tiene relación o aplicación directa con tus responsabilidades actuales, es un grave error. Para huir de la excesiva especialización y ser un general, necesitas ampliar tu repertorio. ¿Cómo sabes de antemano si estes conocimientos no te serán útiles en un mundo tan cambiante como este? ¿Cómo sabes de antemano que la materia de este curso, no te va a permitir que surgan nuevas ideas al relacionar conceptos distintos?

Dig Deeper (Cava más profundo)

Es posible que la materia del curso no sea motivante, o que a priori, no sea de tu interés. Cava más profundo, busca sobre el tema, infórmate. Tendemos a pensar que si algo no nos interesa, nunca tendremos motivación para aprender sobre ello. No es del todo cierto. Pero ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Muchas veces, algo que antes nos parecía sin interés, a fuerza de leer sobre el tema, nos llegue a apasionar. Por ello, busca información complementaria, investiga, aprende más sobre la materia que estás dando en el curso.

Aprovecha todos los recursos de aprendizaje

Tanto si la materia te interesa y aún más si no lo hace, aprovecha al máximo todos los recursos que hoy tenemos a nuestra disposición para aprender. ¿Concéis iTunes University? Yale, Standford, Oxford, Cambridge…, las mejores universidades del mundo están subiendo sus cursos aquí, y ya no hay nada que te impida asistir a sus clases. ¿Hay algún concepto del curso que no te ha quedado claro o algo que deberías saber de antemano? Búsca esta información. Mejor aún, aprovecha un rato por la noche para ver una charla o un vídeo en YouTube (hay millones) que refuerce lo que has aprendido durante la clase de hoy.

Desconectarte de internet

Durante el curso, y si se utilizan ordenadores, la tentación de conectarse a internet para navegar es muy fuerte. No lo hagas, recuerda, tienes un espacio de tiempo perfecto para hacer una sola cosa, que es aprender algo nuevo. Aprovéchalo al 100%. Solo hay una excepción, que busques información relacionada con el curso, para reforzar lo que estés aprendiendo.

Programa, programa, programa

Cierto político español hizo famosa esta frase. A mi no me parecen tan importantes los programas, com la capacidad de ser flexible y de adaptarse a los cambios. Sin embargo, es fundamental conocer el contenido del curso antes de asistir. Esto nos permitirá orientarnos bien y poder saber qué partes nos pueden costar más y cuáles menos. Nos va a permitir, ir con cierta preparación y podremos empezar el curso con un plus de conocimiento, que nos resultará muy provechoso.

Preguntar siempre

En la cultura social y escolar de este pais, al que pregunta se le tacha de pelota. ¿Somos tontos o qué nos pasa? ¿Cómo queremos aprender, por transfusión? Es imposible que una misma explicación de un profesor sea captada de igual forma por todos los alumnos. Muchas veces, una simple pregunta de refuerzo, “Entonces, si he entendido bien, lo que quieres decir es que…” es tan importante como una “buena” pregunta. No hay preguntas malas. Nadie se equivoca preguntando, solo lo hacen los que permanecen en silencio (o no tienen interés y están navegando en internet, o vergonzante sentido del ridículo les impide hacerlo). Que no seas tú.

Exige documentación y si no búscatela

La documentación se debería entregar siempre antes del curso, pero como ya tenemos el programa, nada nos impide ir con algunos apuntes del rincón del vago, para poder trabajar con ellos.

Socializate, haz contactos

Un curso no son solo el profesor, las materias, o la documentación. Son también los alumnos. Aunque sea un curso de pocos días, no te aisles, interactúa con la gente, presentate, di qué haces, quién eres, pregunta a los demás. No, no es ser cotilla. Un cotilla pregunta y lo cuenta a todo el mundo. Tu estás mostrando tu interés por conocer mejor a otras personas. Si algo nos puede enriquecer en un curso, son las opiniones y contactos que podemos hacer en el mismo. Trata siempre de quedarte con una forma de contacto, twitter, linkedid (para tu CV 2.0) o un email. Nunca se sabe…

Hay estudios que señalan que el 64% no aprovechan la formación que reciben. Yo me pregunto, ¿hacemos lo posible nosotros para aprovechar esta formación? ¿Y a vosotros? ¿Que otras actitudes o acciones se os ocurren para aprovechar mejor la formación?

2 comentarios para “Cómo aprovechar al máximo los cursos de formación”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje” – William Shakespeare Hay quien nunca aprovechará la formación… Hace bien poco he asistido a un ……

  2. Muy interesante, Aitor… creo que muchas de las cuestiones que planteas claramente se podrían mejorar mediante el uso de metodologías basadas en el uso de los servicios web 2.0, típicas del e-Learning 2.0 (o del uso de los PLE, como los queramos llamar). Es algo que tratamos de fomentar a través de nuestro proyecto, en http://epereport2.tadelformacion.com/.

    Por otro lado, siempre comento que la motivación inicial que tienen los alumnos (así como poder mantenerla, claro) es algo clave para sacar partido a un curso (en e-Learning, o en cualquier modalidad). Para mi es lo más importante.

    Sebastián Torres
    Director Técnico EPERe-PORT-II

Dejar un comentario