Café Solo. Asumiendo nuestra responsabilidad

Yo paso de la política. Estoy harto de tanto politiqueo. Los políticos son todos iguales. Frases como estas se oyen y se han oído mucho durante los últimos años. Es una desgracia, porque ¿qué es la política?

La política no es otra cosa que el que una comunidad de seres humanos decida qué va a hacer con los recursos. La política solo existe en la naturaleza en algunos mamíferos superiores, pero no tengo muy claro que sean relaciones conscientes. Dudo mucho que un grupo de chimpancés decidan si mañana van a ir a comer frutas al claro del río, o si se quedarán donde están comiendo termitas.

Nosotros, desde el mismo momento que fuimos conscientes de nuestra existencia hicimos política.

Sí, sé que de lo que mucha gente está harta, no es tanto de la política, como de los políticos o de sus políticas. Pero, ¿quiénes son los políticos? Desde luego, no son extraterrestres, no son como en Stargate, gente de otros planetas que han venido a gobernarnos, aunque a veces lo parezcan. Se sentaban y se sientan contigo en el cole, en la universidad, o en el trabajo. Es decir, tú puedes ser uno de ellos.

El siguiente pero es, “pero en los partidos solo se quedan los mediocres y los trepas”. ¿Has participado alguna vez en alguno de ellos?

Puede que tu sí, pero la gran mayoría de los que nos quejamos, no es que no hayamos participado nunca en un partido político, es que ir a una reunión de vecinos de nuestra comunidad nos horroriza. Y eso es también política.

Un ejemplo. En mi barrio de Sanchinarro, un barrio de los nuevos que se crearon en las ciudades, hay muchas zonas verdes que deberían ser mejoradas. No tienen árboles, no hay flores, y son precisamente las zonas donde más peatones circulan. Cualquiera que viva en el barrio lo sabe. Yo llevo 6 años en el barrio, y no he visto ni una sola iniciativa, que no sea promovida por la Junta Municipal de Distrito para hacer alguna actividad en el barrio. Cero. Tengo la impresión de que, en general, nuestra sociedad, tiene una falta de cultura política, democrática o de asociacionismo alarmante.

Es muy fácil quejarse de lo mal que lo hacen los partidos políticos, o los sindicatos, o cualquier asociación desde la barrera. La verdadera realidad es que dedicar parte de tus jornadas de ocio a una de estas actividades, tiene una carga de trabajo que la mayoría de nosotros desconocemos. Porque no hay que olvidar, que la inmensa mayoría de estas agrupaciones se mueven por el trabajo de voluntarios. Personas que por el motivo que sea, deciden donar parte de su tiempo para conseguir ciertos objetivos.

Nuestra generación, los que nacimos rondando la muerte de Franco, hemos vivido muy bien. La política era algo que habíamos delegado cómodamente en otros. En los profesionales de la política. Podían molestarnos ciertas decisiones puntuales o criticar a uno u otro en función de nuestras preferencias, pero en el fondo, nada realmente serio para la gran mayoría.

Y de repente, todo parece que dio un vuelco. Quizá fue el 15 de Marzo, pero de pronto, nuestra generación se dio cuenta de que habíamos dejado de lado nuestra responsabilidad como ciudadanos y nuestra relación con la política. La habíamos subcontratado. La indignación de los indignados, va dirigida contra la “clase política”, pero también creo que esconde parte de auto-indignación, porque si hubiéramos hecho bien nuestro trabajo, esa clase política “externa”, sería nuestra, o al menos, nos sentiríamos identificados, según las preferencias de cada uno, con unos u otros.

Dedicarse a la política, requiere tiempo, esfuerzo, trabajo y dedicación. Os voy a contar un ejemplo. Un compañero de trabajo se mudó a uno de esos nuevos barrios. Dentro de los planes del barrio, estaba la construcción de un nuevo colegio. Algo muy necesario en estos sitios, puesto que la población suele ser joven y hay más niños. Con la crisis, el proyecto se paralizó. El resultado era que tendrían que llevar a sus hijos a colegios muy lejanos porque no había plazas en la zona, aunque había un compromiso por escrito y algunas leyes que garantizan el acceso a los colegios. Mi compañero, que ya tenía cierta cultura política y que es un excelente gestor, empezó a organizar a los padres para lograr que construyeran el colegio. Yo he vivido la experiencia de cerca, y no ha sido nada fácil. Se ha tenido que acostar algunos días a las 3 de la mañana, ha tenido que montar webs, foros, ha hablado con periodistas, radio, y ha llegado a reunirse con el responsable en educación de Madrid. Resultado. El colegio está en construcción.

Eso es política y hacer que sea útil es NUESTRA responsabilidad. La generación post-dictadura, somos los que debemos tomar las riendas y dejar de delegar. Menos quejas, más acción.

3 comentarios para “Café Solo. Asumiendo nuestra responsabilidad”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Yo paso de la política. Estoy harto de tanto politiqueo. Los políticos son todos iguales. Frases como estas se oyen y se han oído mucho durante los últimos años. Es una desgracia, porque ¿qué es la política? La polít……

  2. skate dice:

    Tienes razón, hay mucho desentendido, pero la mayoría ahora está pillando cacho precisamente por ser tan desentendido…

  3. Totalmente de acuerdo yo paso de la politica tambien, mejor tomar una buena taza de cafe y pasar a otro canal 🙂

Dejar un comentario