5 Ideas para combatir la falta de tiempo

Decimos que perdemos el tiempo, pero eso es imposible. Nos perdemos a nosotros mismos Alice Bloch

Tiempo

¿Siempre andas falto de tiempo?

Me falta tiempo. Es la frase que más he escuchado en los últimos años. La he escuchado en cualquier sitio, en el trabajo, en casa, con los amigos, con la familia. Parece que todo se solucionaría si nos los días durasen 48 horas. Posiblemente dentro de unos años, aparezca una noticia en la que unos científicos proponen un mecanismo para hacer que la tierra gire más lentamente. Seguro que la mayoría lo acpeta. De momento, y espero que para siempre, la tierra da una vuelta cada 24 horas y son esas horas las que nos tienen que ayudar a ser felices. Y no al revés. No hay que verlas como una carga.

El tiempo libre. Este parece ser el objetivo de nuestra vida una vez que empezamos a trabajar. Yo no recuerdo estar tan obsesionado con el tiempo libre cuando no trabajaba. Aunque nuestra memoria está muy bien pensada, y suele recordar lo que nos interesa. Desde luego, hacía bastantes cosas, pero no recuerdo hablar con mis amigos y decir “es que no me da tiempo a nada”. Si, había apretones por los exámenes, y no me daba tiempo a estudiar porque lo dejaba todo para el final. Pero en mi día a día no tenía esa sensaión constante de que me faltaran muchas cosas sin hacer. Por supuesto, si eres padre o madre, el “no tengo tiempo” se multiplica.

La pregunta debería ser más concreta ¿para qué no tienes tiempo? ¿qué es eso que quieres hacer para lo que no tienes tiempo? Las afirmaciones genéricas “no tengo tiempo” son coletillas del lenguaje pero sirven de poco. Ni identifican la causa del problema, ni nos dan una solución. Y no, no vale hacer que tierra gire más lenta.

La causa de la falta de tiempo.

Vivimos en una sociedad sobreestimulada. Estamos constántemente bombardeados por todo tipo de reclamos. No hablo solo de publicidad. A diario, sentimos la necesidad de estar al tanto de un montón de cosas que suceden a nuestro alrededor. Nos gustaría leer varios artículos de uno o varios periódicos. Ver qué ha pasado en mi red de Facebook. Leer algunos artículos para el trabajo. Buscar algo en internet que nos interesa. Jugar. Hacer la comida. Pasar más tiempo en casa. Llamar a la familia. Hacer deporte. Ver una serie. Ver las noticias. Oir la radio. Seguro que podéis ir añadiendo muchas más cosas en esta lista que todos hacemos o tratamos de hacer a diario. El problema viene, cuando al terminar el día nos damos cuenta de que no hemos podido hacer 4 ó 5 cosas de esta lista. ¿Qué esperamos? Es imposible. Y aunque alguna vez lo hayas logrado, no podrás seguir con ese ritmo mucho tiempo. Tarde o temprano, aunque te gusten mucho todas esas cosas que haces diariamente, te cansarás. Somos, sin duda, la sociedad más formada e informada de la historia. Esto hace que nos hayamos criado con una necesidad enorme de saber, hacer y tener nuevas cosas casi constantemente. Una vez que sabemos que podemos hacer un montón de cosas, estamos constantemente buscando. Pensamos en qué aprender, qué leer, qué comprar…Todo eso está muy bien, pero precisamente esta superabundancia de oferta, no nos deja tiempo para lo más importante. Pararse a pensar.

Algunas soluciones a la falta de tiempo.

¿Cuántas veces piensas lo que quieres hacer ese día? Yo hasta hace muy poco, casi nunca. Me dejaba llevar por mi rutina, y todos mis pensamientos se dirigían hacia lo que iba a hacer dentro de un rato, o a lo que ya había hecho. Luego todo lo demás me venía dado. Pocas veces me preguntaba ¿qué quiero hacer hoy? Para mi esta es la pregunta realmente importante para combatir la falta de tiempo. Una vez que sabes lo que quieres hacer podrás organizar el resto de cosas alrededor de este objetivo. Es posible que tu objetivo de hoy sea oir música tranquilamente. Si te lo has planteado con antelación, es muy probable que puedas planificar tu día de forma que encuentres un hueco para oir música. Y lo que es más importante, podrás no hacer algunas de las cosas que realmente hoy no te apetecen hacer. Plantearse un único objetivo diario es importante, pero no es la única forma. Aquí van algunas sugerencias para combatir la falta de tiempo:

  1. Haz menos cosas. El tiempo es finito. Las cosas que podemos hacer deberían serlo también. Piensa en las cosas que quieres hacer hoy y sobre todo piensa en las cosas de las que puedes prescindir. ¿Qué cosas de las que haces habitualmente te aportan poco o nada?. Márcate un único objetivo diario, lo que más te apetezca hacer y piensa en cómo puedes hacerlo. Simplifica al máximo tu lista de tareas.

  2. Automatiza. Muchas veces la sensación de no tener tiempo, viene reforzada por el ruido que genera en nuestra cabeza todas las cosas que tenemos que hacer. Sácalas de ahí. Deja espacio en tu cabeza para las cosas que realmente te interesan. Hoy todos tenemos móviles con agenda. Úsala. Apunta ahí, todo aquello que quieras recordar. No te preocupes, no vas a perder capacidades mentales. Al revés, al tener más “hueco” en tu cabeza, lo vas a poder usar para más cosas. Aquí tienes ideas sobre cómo usar tu móvil para otros usos.

  3. Compra en internet. ¿Has hecho alguna vez la compra del supermercado en internet? ¿Cuánto tiempo empleas en pensar la lista, ir a comprar, recorrer los pasillos, esperar las colas, pagar y volver a casa? Casi todas las grandes superficies tienen la opción de hacer la compra por internet. No solo eso, sino que te guardan las compras pasadas. Siempre hay cosas que repetimos en nuestro carrito de la compra cada més y que no necesitamos volver a pensar. Aprovecha la tecnología en tu beneficio. Si no lo has hecho antes, aquí tienes 10 consejos para comprar por internet. Además comprar por internet tiene otras ventajas.

  4. Busca, reivindica y encuentra tu momento. Deberías tener un momento en tu día que fuera exclusivo para ti. Pero un momento de verdad. Puedes madrugar para encontrar tu momento. Un momento en el que, el 100% del tiempo, lo pudieras dedicar a ese objetivo único diario. En mi caso, ese momento lo encuentro por las mañanas. Madrugo, y antes de ir a trabajar hago lo que más me apetece en ese momento. Escribir 1C11. Una vez que lo he hecho, todo lo demás son recompensas, en vez de cosas que no he podido hacer.

  5. Practica el arte de delegar. No trates de hacer todo tú solo/a. Si, hay muchas cosas que podemos hacer nosotros mismos, pero ¿significa eso que realmente tengamos que hacerlas nosotros? ¿has pensado alguna vez en las cosas a las que renuncias por hacer una cosa que podría hacer otra persona? Por ejemplo, te gastas muchos euros mensuales en comprar comida, ¿has pensado en gastar menos dinero en eso y que te planchen la ropa? Hay ya titorerías que te lo recogen y entregan a domicilio. No toda claro, pero puedes separar los que más te cuesta planchar (en tiempo) y hacer que te lo laven y planchen por muy poco dinero.

Si aún no has leído Momo de Michael Ende deberías hacerlo y darte cuenta de que el tiempo no se pierde ni se gana. El tiempo es lo que tu quieras hacer con el, pero si tratas de hacer todo al final acabará convirtiéndose en tu obsesión. Haz menos y disfruta más. ¿Qué hacéis vosotros para combatir la falta de tiempo? ¿tenéis constantemente la sensación de que no tenéis tiempo para todo?

¿Te ha gustado el artículo? Si es así te agradecería que lo promocionaras usando alguno de los botones de abajo. Muchas gracias.

6 comentarios para “5 Ideas para combatir la falta de tiempo”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El problema viene, cuando al terminar el día nos damos cuenta de que no hemos podido hacer 4 ó 5 cosas de esta lista. ¿Qué esperamos? Es imposible. Y aunque alguna vez lo hayas logrado, no podrás seguir con ese ritmo mucho ti…..

  2. Laura dice:

    A mi personalmente me crea una gran ansiedad no poder hacer todas las cosas que tengo organizadas en mi cabeza para ejecutar durante el día.Muchas son totalmente prescindibles,pero en muchas ocasiones nos domina un exacerbado hipercontrol sobre nosotros mismos que consigue que salirte de un exquema previo te llegue a frustrar.

    A veces habría que pasar de la frase"no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy" si lo que te has propuesto no es realmente importante.

    Gracias por tus consejos Aitortxu.

  3. Laura dice:

    A mi personalmente me crea una gran ansiedad no poder hacer todas las cosas que tengo organizadas en mi cabeza para ejecutar durante el día.Muchas son totalmente prescindibles,pero en muchas ocasiones nos domina un exacerbado hipercontrol sobre nosotros mismos que consigue que salirte de un exquema previo te llegue a frustrar.
    A veces habría que pasar de la frase”no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” si lo que te has propuesto no es realmente importante.
    Gracias por tus consejos Aitortxu.

  4. Aitor dice:

    Si, podría ser "piensa si puedes hacer mañana lo que no es tan importante que hagas hoy" 😉

  5. Aitor dice:

    Si, podría ser “piensa si puedes hacer mañana lo que no es tan importante que hagas hoy” 😉

Dejar un comentario